17|10|2021

Los CEOS ven una tibia recuperación pero suman la inflación a sus reclamos

29 de julio de 2021

29 de julio de 2021

La encuesta de IDEA pronostica tenues mejoras en ventas, inversión y empleo, desde el pozo. Instituciones, impuestos y reforma laboral, en el Top 4 de demandas.

Las expectativas de los empresarios comienzan tibiamente a recomponerse desde la profundidad de la crisis pandémica. Según la última encuesta de IDEA, de la que participaron 250 ejecutivos de compañías de distintos sectores y tamaños, todavía más del 60% augura un semestre malo o muy malo, pero confiaron en que la reapertura de actividades mejorará ventas, inversiones y contrataciones. El lastre es el de siempre, pero con una novedad: a la triada de preocupaciones habituales (reforma laboral, baja de impuestos y mejora en la calidad institucional), los hombres y mujeres de negocios sumaron con énfasis la necesidad de bajar la inflación.

 

IDEA encarga a la consultora D'Alessio IROL dos encuestas de expectativas por año. Según Eduardo D'Alessio, en los indicadores que tienen que ver con la actividad de la empresa se notan mejoras. "Hay una incipiente recuperación", dijo el especialista, al presentar los resultados de su trabajo a la prensa. Los balances entre "verdes" y "rojos" siguen en terreno negativo, pero las brechas entre lo bueno y lo malo se acortan en los aspectos claves.

 

Al responder sobre la situación económica del país, el 69% de los encuestados ubicó en terreno negativo el semestre pasado y apenas 12% lo hizo de forma positiva. Hacia adelante, el "rojo" se reduce a 64% y el "verde" sube un par de puntos, a 14%. Las perspectivas son aún más negativas en el sector de servicios, el más afectado por las restricciones de movilidad. Pero también en este terreno se nota cierta mejora: las respuestas negativas bajan desde el 75 al 68 por ciento. IDEA fue el polo empresario más afín a Mauricio Macri durante su presidencia y las expectativas tocaron un techo en 2017, el año de la recuperación económica y la reválida electoral de Cambiemos. Desde entonces, comenzaron un descenso en picada con la corrida cambiaria de 2018 que recién ahora parece interrumpirse. 

 

En lo referente a la actividad de las empresas, la encuesta arroja mejoras en cuanto a ventas, exportaciones, inversiones y cantidad de empleo, aunque el balance en esos cuatro tópicos sigue en terreno negativo. El 62% de los consultados respondió que las ventas de la compañía no variarán (la mayoría) o mejorarán. El balance entre réplicas positivas y negativas cayó de -4 a -2, según el estudio. El 75% estimó que las exportaciones no sufrirán cambios o mejorarán; aquí el balance pasó de -8 a -4, con preponderancia de respuestas positivas entre grandes industrias. El 57% del empresariado pronosticó que la inversión no variará o mejorará. Aquí, quienes sostuvieron que "disminuirá significativamente" bajaron desde el 34% de la medición de octubre de 2020 al 22%. El balance negativo entre "verdes" y "rojos" pasó de -38 a -22. En cuanto al empleo, el 62% sostuvo que mantendrá o aumentará (levemente) las contrataciones. En este punto, la mayoría de respuestas positivas provino de pymes y el balance negativo pasó de -25 a -16 en seis meses.

 

"Hay indicios de recuperación de la economía. Cuatro de cada diez marcaron una evolución positiva de las ventas desde lo que parece haber sido un piso y el saldo neto del empleo privado continúa negativo, pero en menor medida", analizó D'Alessio. Santiago Bulat, economista jefe de IDEA, complementó: "Vemos que los sectores de servicios fueron muy afectados y la reapertura les da un rápido incremento; otros sectores, como la industria, planean exportar o ya están incluso en niveles superiores a los previos a la pandemia".

 

Ahora bien, la inflación parece haberse convertido en un tema preponderante que mina la competitividad del país, según los ejecutivos. "Bajar la inflación" saltó del 29 al 51% de las respuestas en apenas seis meses. Se sumó así las ya habituales menciones sobre la "reforma impositiva" (pasó del 61 al 64%), el "buen funcionamiento de las instituciones y la Justicia" (del 43 al 48%) y la "reforma laboral (del 47 al 45%). La preocupación por "el resguardo de la propiedad privada" bajó del 21 al 13 por ciento de las menciones. Al preguntárseles sobre las medidas adecuadas para incentivar la inversión, la "estabilidad institucional y las reformas impositivas y laboral se mantienen estables en el top tres de las menciones.

 

Bulat adelantó que IDEA prepara un documento con propuestas para aumentar el empleo formal privado en relación de dependencia, que cae de forma sostenida desde 2008, en relación con la población ocupada o dispuesta a trabajar. No sorprende, pero los ejecutivos mencionan la necesidad de una reforma laboral como disparador de mayores niveles de contratación.