03|9|2021

Neuquén: atomización, festival de internas y el poder del MPN en debate

25 de julio de 2021

25 de julio de 2021

El oficialismo local mide fuerzas y anticipa el 2023. El FdT y JxC con nueva marca, dispersos. Solo tres lugares para demasiadas ambiciones.

Las elecciones de este año pueden iniciar un proceso de recambio que clarifique la sucesión del gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, impedido constitucionalmente de ir por otro mandato. El primer paso se dará en la interna del Movimiento Popular Neuquino (MPN), en la que su exvicegobernador, Rolando Figueroa, buscará imponerse ante María Eugenia Ferrareso, la candidata de la conducción partidaria. En esa atomización giran el Frente de Todos y los exsocios de Juntos por el Cambio, que se dividieron entre la alianza Cambia Neuquén y la CC-ARI. En medio de ese tumulto, se asomó Jorge Sobisch y salió a competir en búsqueda de un rol principal -en el reparto de votos- en el partido de gobierno que lo hizo tres veces gobernador hasta atravesar las fronteras provinciales como presidenciable. En ese mar revuelto, serán tres bancas las que se renuevan en un juego de espacios divididos en condiciones de llevarse una por sector.

 

El MPN acapara la atención. La interna entre las dos grandes vertientes de la fuerza reedita el enfrentamiento de 2018. En aquella oportunidad, Figueroa rompió con Gutiérrez y Jorge Sapag para desafiarlos en la interna que definía el candidato a gobernador. Tuvo una derrota asegurada, pero logró agrietar el compacto armado oficialista al obtener el 40% de los votos partidarios. Hoy, con una lista repleta de sorpresas, se juega un pleno para empezar a construir el sueño de ser el jefe del MPN, aunque fuentes partidarias juren y perjuren que su armado fue dilapidado.

 

El peronismo, con sus problemas, también busca su destino. El FdT tiene inscriptas tres listas, pero las figuras más influyentes (Darío Martínez, Oscar Parrilli y Ramón Rioseco) apuestan a que Tanya Bertoldi, vicepresidenta del PJ y secretaria de gobierno de Centenario, gane la interna y retenga la banca peronista en noviembre. La negociación, sin importar que la unidad fue mayoritaria pero no total, significó un resultado favorable para el secretario de Energía, que construye para competir en 2023.

 

Los heridos de este cierre organizaron sus propuestas. El caso más resonante es el de Asunción Miras Trabalón, de Nuevo Encuentro, que reunió los avales necesarios para presentar la lista Eva Perón. “Es una unidad ficticia la que venden, nosotros ni siquiera fuimos convocados”, le explicó la sabbatellista a Letra P, que congregó a dirigentes de diferentes ciudades neuquinas.  

 

En tanto, el macrismo residual y sus socios no están en mejor posición. Tras la impugnación de Juntos por el Cambio, se armó Cambia Neuquén para que converjan el PRO, la Unión Cívica Radical (UCR) y Nuevo Compromiso Neuquino (NCN). El candidato es Pablo Cervi, que empezó el año con el recuerdo de perder una batalla judicial contra la senadora Lucila Crexell y termina como cabeza de lista. “Estoy agradecido con los dirigentes de los tres espacios por haber confiado en mí”, le contestó Cervi a Letra P, apenas los apoderados llevaron los avales ante la Justicia.

 

El que está a la expectativa es el ARI. Carlos Eguía, al que comparan con Baby Etchecopar por su estilo descarnado y despectivo, se presenta como la renovación. Ferviente anti-K, Eguía es acusado por el radicalismo y las autoridades del PRO de “jugar para el MPN”.

 

Sin acuerdo entre los principales partidos, las elecciones para Diputados aceleran los tiempos en una provincia en la que el gobernador no tiene reelección. Ahora llegó el momento de la verdad, que marcará a fuego el destino inmediato de la provincia.