22|7|2021

Libertad & soja: el halcón chacarero que lleva López Murphy en Santa Fe

22 de julio de 2021

22 de julio de 2021

Es hijo de la 125, pero ganó protagonismo desde una organización del campo anti-K. Va con lista propia en JxC dentro de la pata liberal. ¿Un nuevo De Ángelis?

"Dieter von Pannwitz, productor agropecuario más anti-K que el PRO”. Así tiene agendado en su celular un dirigente del macrismo santafesino al hombre de campo que encabezará una lista para Diputados dentro de Juntos por el Cambio (JxC) Santa Fe. Alimenta ese nervio rural con el republicanismo libertario de Ricardo López Murphy, quien apadrinará al precandidato. Se trata de un arquetipo que a JxC le cierra por todos lados: alemán duro a lo Lole Reutemann, criatura de la 125, con manos cuajadas por labrar la tierra y engordar vacas y manejo afilado del discurso de la grieta.

 

López Murphy lo contactó en su búsqueda de tener, al menos, algo de presencia con Republicanos Unidos en otros distritos que no se limiten a la General Paz. “A Ricardo lo corren con que estuvo 15 días en el Ministerio de Economía, pero no lo dejaron hacer; eso pasó”, defiende Von Pannwitz al economista con una elipsis de 20 años. 

 

El nombre de la lista es de manual: Republicanos por la libertad. El sello, aún más: Liberales por Renovación Democrática. La nómina se completará con productores, propietarios de tierra, jubilados, docentes y titulares de pymes. “La gente común es la que debe llegar al Congreso, no solo el profesional de la política”. Curiosamente, lo mismo propuso el dirigente social Juan Grabois en las últimas semanas. “Es lo único con lo que puedo estar de acuerdo con Grabois”, gruñó en contacto con Letra P.

 

La propiedad privada de la tierra es uno de los evangelios intocables para la Asociación de Productores Autoconvocados, donde Von Pannwitz hizo pie. Bordeando lo reaccionario, esta organización horizontal es una continuidad de las protestas contra la resolución 125 implementada por el gobierno de Cristina Fernández. El germen anti-K nació allí, cuando la distribución de la riqueza pasó de los manuales de Economía a la real política y los chacareros no dudaron en hacer un surco. 

 

Autoconvocados es una plataforma sin ningún tipo de filtro, que critica descarnadamente las políticas que tocan al campo, como las retenciones, y que terminan sirviéndoles a las entidades rurales, principalmente a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Sociedad Rural Argentina (SRA), para decir lo que no pueden decir por un mínimo gesto de institucionalidad. 

 

Las referencias geográficas de Autoconvocados son los cruces de rutas donde cortaron durante el lockout patronal de 2008. El “alemán” hace pata ancha en la A012 y la ruta 34, a 25 kilómetros de Rosario. Parado al lado del camino, acusó a grupos kirchneristas de vandalizar los silosbolsa donde almacenan la soja a la espera de que la cotización del commoditie suba. 

 

En JxC se relamen con la idea de un nuevo Alfredo De Ángelis, en momentos en que el campo vuelve a tensionar con el Gobierno. “Si calzó justo De Angelis, que provenía de Federación Agraria y con esa pinta, ¿no va a calzar Dieter que está en un extremo de la grieta?”, reflexionó un dirigente macrista. El 9 de julio fue uno de los que organizó el reclamo contra el Gobierno en San Nicolás y vio como Patricia Bullrich entraba a caballo. Un año antes juraba poner el pecho a la causa de Vicentin ante el intento de expropiación. 

 

Von Pannwitz dice que el único político con quien se referencia es López Murphy, a quien ya le tomó el tono mesurado para matizar las ideas más liberales y diferenciarse lo justo y necesario del macrismo. “Mauricio Macri hizo cosas muy buenas y le erró en otras tantas. No hay que borrar todo, algo bueno siempre dejan todos los gobiernos”. El gran reclamo en el que encuentra teoría en el excandidato a Presidente es la fuerte presión tributaria del Estado sobre los productores. "De los 600 dólares que vale la soja, el 70% se lo queda el Gobierno. Son recetas que atrasan". 

 

El apellido es germano, de hecho, su padre peleó para el Ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. Cuenta que fue prisionero de guerra hasta el año 1948 y luego emigró al interior de la Argentina gobernada por Perón. “Luego de la guerra, investigaron a la familia por si tenía vínculos con el nazismo; logró ser liberado y vino al país porque el comunismo le sacó todo. No hay que confundir ser soldado alemán con ser nazi”, aclara. 

 

Nació en plena pampa húmeda, en Correa, a pocos kilómetros de Rosario. Entre ese pueblo y la ciudad de Carcarañá administra los campos y la explotación de la familia. “Hay que evitar las trabas para producir que hay hoy, no sólo el campo sino toda la producción”, promete como plataforma electoral. 

 

Hay una conexión ineludible y hasta quizás hereditaria entre aquel reproche al comunismo soviético que, aparentemente, despojó a su familia de los bienes, y su impronta actual: “Soy liberal, hablo con liberales, la salida es el liberalismo”.