31|8|2021

CFK aceptó a Camau para el Senado y selló la unidad del FdT en Corrientes

22 de julio de 2021

22 de julio de 2021

Con pragmatismo, la vice puso en stand by viejas cuitas con el medallista. Apuesta a su arrastre electoral para sumar en la Cámara alta. Ana Almirón, segunda.

Un diálogo que amasaron durante meses Eduardo “Wado” de Pedro, Máximo Kirchner, Sergio Massa, y el interventor del PJ de Corrientes, Juan Zabaleta, terminó en la reunión privada que mantuvieron el miércoles en el Senado la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y Carlos “Camau” Espínola, para sellar la candidatura del exmedallista olímpico a senador nacional por Corrientes por el Frente de Todos. Así, con una dosis de pragmatismo, la expresidenta eligió la que considera que será la mejor opción en su búsqueda de mantener la mayoría oficialista en la Cámara alta. Esta semana, ya se había asegurado que una dirigente leal, la exgobernadora Lucía Corpacci, ocupará el tope de la nómina de aspirantes al Senado en Catamarca. 

 

La relación entre la vicepresidenta y Espínola estaba rota. Con Cristina como presidenta, el correntino fue electo intendente de la capital provincial, candidato a gobernador y secretario de Deportes de la Nación. En 2015, encabezó la lista de postulantes al Senado junto a la camporista Ana Almirón.  

 

Sin embargo, tras el triunfo de Mauricio Macri, el correntino se encolumnó detrás de Miguel Ángel Pichetto en el ala peronista del Senado que colaboró con el gobierno de Cambiemos y que impulsó la renovación del PJ sin Cristina. Almirón, por su parte, se mantuvo siempre fiel a Cristina y se mudó al bloque que armó la vicepresidenta cuando asumió como senadora, en diciembre de 2017.

 

El momento de mayor tensión entre el cristinismo y Espínola se produjo cuando el correntino formó parte del grupo de ocho senadores del interbloque Argentina Federal que votó para habilitar los allanamientos a los domicilios de Cristina que pedía el fallecido juez Claudio Bonadio. Puertas adentro, Espínola dijo que bajó al recinto para no dejar solo a Pichetto, a sabiendas de que la sesión se caería por falta de quórum.

 

El agua corrió bajo el puente, y tras el triunfo de Alberto Fernández, Espínola volvió a acercarse al kirchnerismo. Este año, su nombre volvió a sonar como posible candidato a gobernador de Corrientes, una de las dos provincias que tiene desfasado su cronograma electoral del nacional.

 

En mayo, el Presidente le encomendó a Zabaleta la tarea de ordenar el peronismo correntino, sumergido en internas. Como interventor del PJ local, el intendente de Hurlingham trabajó para conseguir la unidad del Frente de Todos, que incluyó a todos los sectores del peronismo. El 10 de julio, Espínola participó de la foto conjunta en la que se oficializó la candidatura a gobernador de Fabián Ríos y que les asignó otros lugares a los jugadores de peso en la provincia.

 

Quedaba, todavía, la confirmación de las candidaturas nacionales, en particular la de la boleta de senadores, que dependía de la voluntad de Cristina. “Si quiere ganar, va a aceptar que el candidato sea Camau. Más allá de si está enojada con él, Cristina es pragmática y quiere retener las dos bancas”, le dijo a Letra P un funcionario nacional que siguió de cerca las negociaciones. Más allá de la foto de unidad que se había logrado en Corrientes estaba latente, también, la posibilidad de que Espínola decidiera competir por su cuenta, por fuera del Frente, y complicara el panorama. En junio, el senador presentó su propio espacio, Hacemos por Corrientes

 

En voz baja, Zabaleta fue tejiendo el acuerdo en Buenos Aires, en reuniones que mantuvo con Massa y Máximo Kirchner, en Diputados, y con De Pedro, en Interior. El miércoles, Espínola se reunió con Cristina en el Senado para terminar de firmar la paz. Más tarde, Almirón confirmó en sus redes sociales que habrá repetición de la boleta de 2015.

 

“Con esta fórmula que resultó ganadora en 2015 volveremos a competir para alcanzar las dos bancas de la Cámara Alta de cara a las elecciones generales del mes noviembre”, dijo la senadora de La Cámpora.

 

En octubre de 2015, Espínola y Almirón ganaron la elección con el 53% de los votos, adheridos a la boleta que llevaba a Daniel Scioli como candidato a presidente del Frente para la Victoria. Tres meses antes, Corrientes había celebrado elecciones legislativas provinciales, en las que se había impuesto con comodidad, con casi el 50% de los votos, el frente Encuentro por Corrientes, impulsado en ese entonces por el gobernador radical Ricardo Colombi. A nivel local, el peronismo había conseguido el 34%.

 

El Gobierno cree que el escenario podría repetirse este año. El 29 de agosto, Corrientes elegirá gobernador con un panorama que aparece a priori como favorable al radical Gustavo Valdés, que va por la reelección. Pero el Frente de Todos cree que el resultado será otro en la elección nacional.