06|10|2021

100% CFK: centralidad mediática y furor en YouTube antes de la rosca electoral

16 de julio de 2021

16 de julio de 2021

La expresidenta se quedó con toda la atención en la audiencia por la causa del Memorándum con Irán. Mientras, el Presidente estaba con Rossi y las FFAA.

El canal de YouTube del Poder Judicial registró más de 20 mil televidentes en simultáneo para la audiencia que también transmitieron, en paralelo, varios canales de noticias. Cristina Fernández de Kirchner se quedó este viernes al mediodía, con su intervención en la sesión pública por la causa del Memorándum con Irán, con toda la atención mediática y ciudadana, para su apoyo o reproche.

 

La previa prometía un tono enérgico y sin concesiones, como el que Cristina acostumbra a utilizar cuando le toca ejercer su defensa, ya sea en el ámbito judicial como en el político. Lo hizo en 2018, cuando el Senado discutía la habilitación de los allanamientos a su domicilio, con ella sentada en su banca, y lo repitió en marzo de este año, cuando pidió la televisación de la audiencia en el marco de la causa conocida como “dólar futuro”.

 

La vicepresidenta fue entonces impiadosa con jueces y fiscales y denunció una persecución promovida por el gobierno de Mauricio Macri con apoyo del poder económico y mediático. Con condimentos propios de la causa del Memorándum y del atentado a la AMIA, la línea discursiva se mantuvo este viernes, mientras miles de personas seguían la audiencia vía YouTube, canales de televisión y redes. Cristina, #CFKMemorandum, Amia, Nisman, “#LadronaDeLaNacionArgentina, #CFKulpable, fueron tendencia en redes durante toda la jornada.

 

Durante más de una hora de exposición, CFK justificó el pedido de nulidad de la causa con una explicación detallada de la relación entre la denuncia, el curso de la investigación, la intervención de jueces y fiscales y los contactos entre el Poder Judicial, el gobierno de Macri y la supuesta presión externa de los fondos buitre, que pujaban en la negociación con su administración.

 

“Cuando uno ve todo lo que pasó, ve todo lo que hicieron, me ponía a pensar antes de venir acá si realmente fue para perseguir a opositores políticos. Tanto disparate, tanta violación de todo, de códigos de forma, de fondo, de Constitución, de derechos, de garantías. No les quedó nada por violar. ¿Todo únicamente para perseguir a opositores? ¿Estigmatizar a los opositores para que no ganen las elecciones? Yo creo que hubo otras cosas”, dijo Cristina, con la voz casi quebrada.

 

Y siguió: “Uno lo mira con retrospectiva y perspectiva. En aquellos años en los que me tocó ser presidenta, sobre todo 2014 y 2015, nos habían declarado la guerra los buitres que querían cobrar de la Argentina lo que finalmente cobraron. Decían que si les pagábamos a los buitres iba a venir mucha inversión. (…) Los fondos buitre hacían campaña en todos los diarios con el memorándum de entendimiento con Irán y con la AMIA. Esto era lo que se publicaba en los principales diarios europeos: estoy yo con el entonces presidente de Irán, como que teníamos un pacto con el diablo. Estas solicitadas las pagaba el grupo de choque de los buitres para doblegarnos. Nos quisieron doblar las manos durante años para pagarles cualquier cosa y me negué, me negué a pagarles cualquier cosa”.

 

Aunque se quedó con todos los títulos, la aparición de Cristina no alteró la rutina de la Casa Rosada,  ya acostumbrada a la atención que genera la vicepresidenta, que hizo su intervención desde su despacho en el Senado. A la misma hora, el presidente Alberto Fernández almorzaba con el ministro de Defensa, Agustín Rossi, y la cúpula de las Fuerzas Armadas en el Colegio Militar de la Nación, ubicado en El Palomar.

 

Fernández llegó minutos antes de las 13 al Colegio Militar, justo mientras Cristina comenzaba su discurso. El Presidente participó primero de un acto en el que agradeció a las Fuerzas Armadas la asistencia para enfrentar la pandemia. Cuando terminó de dar su mensaje, la vicepresidenta seguía hablando ante los jueces. Después, el primer mandatario, Rossi y los jefes de las fuerzas compartieron un almuerzo. Una vez terminado, Fernández se fue.

 

Cristina llegó el miércoles desde El Calafate, donde pasó los últimos días preparando su intervención en la audiencia pública. Antes de partir, a principios de julio, había participado de un acto en Lomas de Zamora, donde marcó algunos lineamientos en la agenda de campaña y de gobierno.

 

Tras su aparición en el ámbito judicial, esta semana, Cristina se abocará de lleno junto al Presidente y a la mesa principal del Frente de Todos al cierre de listas. En esa faena también será protagonista.