14|6|2021

Voto vacuna: Perotti pasa a nafta la campaña y tensiona con Rosario

08 de junio de 2021

08 de junio de 2021

El gobernador relanzó el plan de inoculación que venía regulando. Centraliza la campaña con la llegada de más dosis y choca con Javkin, que pide más juego.

El gobernador Omar Perotti reaccionó ante las críticas sobre el ritmo de vacunación de la provincia de Santa Fe y redobló la apuesta con una suerte de relanzamiento al que denominó “megaoperativo”, que busca inundar de turnos, terminar de inocular a la población de riesgo en menos de dos semanas y levantar el perfil de la gestión con las elecciones cada vez más cerca. A la par y por lo bajo, se mantiene la disputa con la intendencia Pablo Javkin por la centralidad provincial del proceso vacunatorio, que en la Municipalidad de Rosario califican de excesiva y contraproducente.

 

Durante seis meses, la vacunación en Santa Fe anduvo al trote, sin dar grandes zancadas, principalmente porque las dosis que entraban al país eran escasas y encima la distribución no favorecía a la provincia respecto al porcentaje de vacunas recibidas en relación a su población. Mientras en los últimos días de mayo el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillofanunciaba la distribución de un millón de turnos y el comienzo de la inoculación a menores de 60 años sin comorbilidades, Santa Fe arrancaba con personas con patologías de entre 59 y 18 años y estiraba definiciones sobre el resto de los objetivos. El porcentaje de las dosis aplicadas sobre las recibidas era del 80%, similar al promedio nacional y Buenos Aires, pero faltaba una marcha más.  

 

El fin de semana pasado, Perotti reaccionó, tomó impulso en el ingreso de mayor volumen de vacunas que empezó a percibir Argentina y armó una suerte de relanzamiento de la campaña con la promesa de lanzar 210 mil turnos para recortar el tiempo de inoculación de toda la población de riesgo en estos días -que alcanzó al 70%- y encaminar la vacunación a personas adultas sin patologías. 

 

En un video donde repasó las restricciones decididas para esta semana, el gobernador defendió el ritmo de vacunación y habló del número mágico: un millón de dosis aplicadas al momento. “La prioridad es vacunar cuanto antes; gran parte del fastidio es el tema de la vacunación y ahora tomamos un muy buen ritmo. Esto es estar encima de la gestión, como pretende el gobernador ”, explicó a Letra P el ministro de Turismo, Alejandro Grandinetti, quien gana lugar en la gestión perottista.

 

La disputa 

El dato que levantó polvo es que el sistema sanitario de Rosario mostraba una capacidad ociosa de sus vacunatorios en centros de salud primarios que estaban listos para pinchar brazos, pero sin el aval provincial para recibir las dosis. Quedó la percepción de que podía acelerarse la campaña, aunque el gobierno de Santa Fe fundamentaba la no inclusión de esos 50 centros para aceitar la vacunación en la imposibilidad de mantener las vacunas a -20 grados.

 

De esta manera, volvió a colarse la discusión de la plena centralidad que parece pretender la provincia con la vacunación para no perder protagonismo, en un tema en el que el gobernador apuesta mucho de su capital. No es más que un nuevo episodio de lo que ocurrió meses atrás y contó Letra P, cuando la Municipalidad tenía listos los cinco centros de distrito para vacunar pero el gobierno de Perotti demoraba sumarlos a la campaña.

 

En ese momento, hasta el intendente Javkin reprochó, entrelíneas, la actitud de Perotti en su discurso de apertura del Concejo municipal. La Provincia hace pata ancha en el predio de la ex-Rural, el centro de vacunación más grande de Rosario, que es manejado por la administración Perotti. Este lunes, la ministra de Salud, Sonia Martorano, habló de “megaoperativo” en marcha y destacó ese centro vacunatorio como la clave de esta nueva apuesta.

 

Al mismo tiempo, se habilitaron 49 vacunatorios provinciales en toda el territorio y los 50 centros de vacunación de la Municipalidad de Rosario, dado que, con la llegada de las Astrazeneca, dosis que no requieren más que una simple refrigeración, no había motivos para no abrir la campaña. Según supo Letra P, las áreas de Salud municipal aún notan que la provincia pisa la distribución de vacunas. “Podríamos tener 50 mil vacunados si se abriera más la campaña de vacunación y no quedara todo centralizado en la ex-Rural”, explicó una fuente al tanto de las gestiones sanitarias.