26|6|2022

El nuevo Javkin rompe la coraza de Perotti y copa la vacunación

11 de marzo de 2021

11 de marzo de 2021

La Casa Gris habia alambrado el operativo. Articulación a la fuerza tras diferencias por las dosis y fallas logísticas. Nueva normalidad Rosario-provincia.

Como demostró en su discurso de apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, donde dejó de lado las cortesías habituales y se mostró más hostil con el gobernador samtafesino, Omar Perotti, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, está decidido a construir una nueva normalidad en la relación con la Casa Gris. En las últimas horas, jugó fuerte en la cancha sensible de la vacunación contra el coronavirus y consiguió intervenirle al gobierno provincial la campaña de inoculación con el aporte de centros de inoculación y personal de su aceitado sistema de salud. Fue luego de que la provincia demorara la participación municipal y centralizara todo el procedimiento para no ceder protagonismo. 

 

La atención y estructura de salud municipales en Rosario se muestra sólida desde hace décadas, por lo que el intendente Pablo Javkin preveía ponerlas a disposición cuando la vacunación comenzara. Sin embargo, el gobierno provincial abordó integralmente el tema, en parte, para mostrar capacidad de gestión en contraste con las críticas en otras áreas y en un año en el que lo electoral empieza a tallar.

 

El gobernador Omar Perotti encontró agenda y previsibilidad en los primeros meses de la pandemia, por lo tanto, repetir y demostrar un operativo sin fisuras se transformó en la apuesta 2021 de su gobierno. Desde el principio concentró el operativo en la ministra de Salud, Sonia Martorano, y puso especial énfasis en la distribución de las dosis que iban llegando. Es preciso recordar que a fines de enero renunció la encargada del programa de vacunación por diferencias en la planificación.

 

Mientras Rosario ya se encontraba con los equipos y vacunatorios a disposición, las dosis no llegaban con la dinámica prevista, según comentó a Letra P personal del área de Salud local. Para colmo, empezó a hacer ruido que Santa Fe figurase entre las provincias con menos vacunas aplicadas, con menos del 50% de las 235.000 dosis recibidas. El gobierno argumenta que engrosa ese porcentaje la falta de aplicación de la segunda dosis, por lo que es cuestión de tiempo y de afinar la logística.

 

A su ritmo, la provincia fue inoculando al personal esencial y a docentes, pero con el grupo de riesgo de adultos mayores la situación se complejizó. Algunas falencias en la organización en el vacunatorio de la Ex-Rural, en el céntrico Parque Independencia, sobre todo con los turnos y en la espera, generó un desorden importante en los dos primeros días del operativo que generó el malestar de las autoridades locales desde donde hicieron oír sus reclamos a la provincia. Esta situación se fue corrigiendo.  

 

Con este escenario, sumado a la falta de despliegue territorial de la Provincia y a una evidente necesidad de mayor articulación, es que el gobierno de Javkin comenzó a apurar para salir a la cancha. Incluso el intendente en su discurso de apertura de las sesiones del Concejo municipal del pasado jueves, envió un mensaje a la Casa Gris: ofreció la “eficacia” de sus equipos de salud municipal, centros de inoculación y hasta “vacunación casa por casa”. 

 

Este martes, la Municipalidad de Rosario entró de lleno en la vacunación para adultos mayores de 90 años con la apertura de los Centros de Distrito, una suerte de minimunicipios en diferentes zonas de la ciudad, luego de la entrega por parte del ministerio de Salud de 2.000 nuevas dosis. Off the record, en la Municipalidad explican que esa cantidad resultó escasa de entrada y que desde hace dos semanas podrían haber empezado a vacunar a los adultos mayores.