17|11|2021

México, entre la expectativa por la votación y el espanto por la violencia

06 de junio de 2021

06 de junio de 2021

Precedidos por una ola criminal, los comicios más grandes de su historia se celebraron en medio de atrocidades. López Obrador buscaba consolidar su gobierno.

Los mexicanos y las mexicanas fue este domingo a las urnas para elegir en total más de 21.000 cargos, entre ellos 15 gobernaciones y 500 diputaciones federales. Los comicios más grandes de la historia del país, de los que no se conocían resultados al cierre de esta nota, estuvieron marcados por la aparición de restos humanos en al menos tres centros de votación y otros hechos de violencia.

 

La gran mayoría de los colegios cerró a las 18 de la Ciudad de México (las 20 en la Argentina), aunque las urnas seguían abiertas en aquellos estados con otros husos horarios y diferencia de una y dos horas con el resto del país.

 

Una cabeza humana fue arrojada por la mañana en una mesa en el barrio Terrazas del Valle de la ciudad norteña Tijuana, informó el diario local El Universal.

 

El hombre que la lanzó se fue a pie y el resto del cuerpo de la víctima fue encontrado a cinco cuadras del lugar donde se depositó la cabeza, describió el diario La Jornada de Baja California.

 

En tanto, una caja de madera que contenía una cabeza, dos manos y dos pies fue dejada sobre una mesa en otro centro de votación, también en Terrazas del Valle, según el periódico.

 

Asimismo, una hielera con una cabeza fue dejada en un centro de votación en el barrio Mariano Matamoros, en los alrededores de Puebla.

 

El Instituto Nacional Electoral (INE) reportó la cancelación de 41 centros de votación, de los cuales 20 directamente no fueron abiertos, debido a diversos episodios de violencia.

 

En el estado central San Luis Potosí, la fiscalía local informó que abrió varias investigaciones por delitos electorales, entre ellos el caso de un grupo armado que irrumpió en un colegio de la capital, donde realizó varios disparos y robó algunas urnas, sin que se reportaran víctimas, según la agencia de noticias ANSA.

 

En el estado México, dos personas fueron heridas en una pelea en Valle de Chalco y 33 hombres fueron detenidos en Naucalpan por portar palos y caños metálicos cuando se dirigían a votar, en tanto en Tuxtepec, Oaxaca, tres personas fueron agredidas, acusadas de comprar votos, según El Universal.

 

Paralelamente, el INE aprobó medidas cautelares contra el cardenal Juan Sandoval Iñíguez por difundir un video en el que llamó a votar “contra quienes están en el gobierno”, según la agencia Europa Press.

 

Al margen de esos incidentes, se registró una participación “masiva y copiosa”, aseguró el presidente del INE, Lorenzo Córdova.

 

“Por lo que hemos visto no ha habido grandes incidentes de violencia, en relación con lo que ha sido esta campaña, que sí ha sido marcada por la violencia”, dijo a Télam, a pesar de todo, la jefa de la misión de observación electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Dolores Gandulfo.

 

 

Las elecciones se celebraron tras el asesinato de 91 dirigentes políticos desde septiembre pasado, de los cuales 36 eran candidatos o precandidatos.

 

Este sábado mismo, cinco personas fueron emboscadas y asesinadas en Pueblo Nuevo Solistahuacán, en el estado sureño Chiapas, cuando recibían urnas y otros materiales para organizar la jornada electoral, informó la fiscalía regional.

 

La secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez, dijo tras votar que había focos de violencia identificados durante la jornada electoral, aunque afirmó que “en líneas generales pudieron abrir casi todos los centros de votación en el tiempo normal” y agregó que se estimaba que la participación ciudadana “podría llegar a 40% o 50%”.

 

Unos 94,8 millones de personas estaban en condiciones de votar en unas elecciones que representaron un examen para el presidente Andrés López Obrador al promediar su sexenio de gobierno.

 

“Viva la democracia”, exclamó el mandatario tras votar en el Museo de Arte de la Secretaría de Hacienda, a metros del palacio de gobierno, en el centro de la Ciudad de México, sin hacer más comentarios.

 

López Obrador mantiene una popularidad superior a 60% y, según las últimas encuestas, conservará una cómoda mayoría parlamentaria aunque perderá algunas bancas, pues la perspectiva de un voto de castigo se debilitó ante el retroceso de la pandemia de coronavirus.

 

A la espera de los resultados, permanecía la expectativa por saber si el oficialismo conservará la mayoría calificada de dos tercios en la cámara baja.