20|9|2021

Valle Medio, el desafío del pago chico de Doñate para ser candidato en 2023

05 de mayo de 2021

05 de mayo de 2021

El senador kirchnerista busca revertir el predominio de JSRN en esta zona productiva que tiene a Choele Choel como cabecera. El mapa de poder de los municipios.

El Valle Medio de Río Negro es el pago chico del senador nacional Martín Doñate, quien sueña con pelear por la Gobernación en 2023, y reducto que le dio un contundente respaldo a Juntos Somos Río Negro (JSRN) en instancias provinciales y nacionales. De cara a las próximas elecciones, el legislador kirchnerista intentará recuperar terreno en esa región que comprende un puñado de localidades con Choele Choel como insignia, mientras el espacio de Alberto Weretilneck buscará mantener allí su fortaleza electoral.

 

Después del 2019, con la derrota del hoy ministro de Justicia Derechos Humanos, Martín Soria, Donate asumió el rol de conductor y empezó a construir su equipo con intendentes y legisladores su camino hacia la Gobernación. La designación de Soria le allanó el camino, a pesar de que el hoy funcionario estaba dispuesto a esperar que madure este proceso partidario con un estilo más horizontal. Es por eso que el senador nacional deberá empezar por conquistar al electorado de Valle Medio, entre otras regiones, si quiere convertirse en un candidato potable por el peronismo K de Río Negro. 

 

En el departamento Avellaneda, Weretilneck ganó en 2019 el tramo de senadores cuando Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner se impusieron ante Mauricio Macri y el rionegrino Miguel Pichetto. El exgobernador le sacó 797 votos de diferencia al conductor de La Cámpora, que a nivel provincial salió victorioso.

 

Chimpay, Luis Beltrán, Coronel Belisle, Darwin, Pomona, y Lamarque completan esta zona en la que convergen el radicalismo, el peronismo y otras fuerzas inmersas en JSRN. El caudal electoral no se acerca ni por asomo al de grandes ciudades como San Carlos de Bariloche, General Roca, Cipolletti o Viedma, pero comprende una visión estratégica de lo que sucede con las figuras más relevantes del oficialismo y la oposición. Son unos 30 mil los electores habilitados.

 

Choele Choel expone cómo el provincialismo tuvo un avance notable en 2019. El hoy legislador rionegrino Daniel Belloso (PJ) cumplía por entonces su mandato de intendente y Sebastián Altamiranda intentó que el peronismo continúe en el Ejecutivo. Pero Diego Ramello (JSRN), un ferviente seguidor de Pichetto en otros tiempos, acompañado del aparato provincial, anexó la ciudad al partido verde.

 

Ramello, que llegó a ser secretario administrativo de la Legislatura provincial y tuvo un paso laboral por el Senado bonaerense, se hizo un camino gracias al espaldarazo de Weretilneck, de notable llegada al electorado. Actualmente, gobierna Choele Choel con un Concejo Deliberante absolutamente a favor: cuatro bancas de JSRN, dos del Frente de Todos y uno de Juntos por Choele, la versión del PRO cercano a Weretilneck.

 

Significativa es la realidad en Luis Beltrán, la ciudad natal de Doñate. Esa pequeña localidad también quedó en manos de JSRN, a pesar de un período de La Cámpora en el Ejecutivo con Pablo Delgado de 2015 a 2019. Robin del Río, un viejo conocido de los beltranenses, se subió a la ola verde y le arrebató al kirchnerismo duro el único lugar que gobernaba en Río Negro.

 

Del Río ya había sido intendente por la UCR y funcionario en el gobierno de Pablo Verani, pero una cara visible de La Concertación en tiempos de Miguel Saiz. Tras el acuerdo de Weretilneck con Daniel Sartor, terminó como candidato en una vuelta sustentada solo por la bendición del senador patagónico. El equipo de Doñate quedó expuesto por el resultado local y también por el nacional ya que el FDT ganó en todos los tramos menos en el de senador, que él encabezaba.

 

Coronel Belisle y Lamarque son gobernadas por el peronismo. Ambas tienen una buena relación con la provincia, pero se acercaron a Doñate en la transición del Partido Justicialista (PJ) tras el corrimiento del hoy ministro Soria. David Mendoza y Sergio Hernández son los intendentes justicialistas que comandan las localidades y se anotaron en el proyecto provincial de Doñate.

 

Hernández es un histórico de la liga de intendentes peronistas. Con gestión, se afianzó en uno de los reductos más pintorescos del Valle Medio. Con Carlos Soria, su hijo Martín, con Pichetto y ahora con Doñate, ostenta un récord: en cantidad de habitantes es el lugar con más afiliados al PJ en Río Negro.

 

Pomona, Darwin y Chimpay completan el organigrama. La primera se mantiene bajo el mando de un peronismo afín a JSRN, que siempre se referenció en Miguel Pichetto. Miguel Jara es el intendente de Pomona y fue uno de los más fervientes defensores del Plan Castello, el bono internacional que utilizó Weretilneck para realizar obra pública en su mandato. Este año irá a elecciones a finales de junio para renovar el legislativo municipal.

 

Las otras dos localidades están en manos del radicalismo: Hugo Funes, en Chimpay, y Victor “Curi” Mansilla, en Darwin. Éste último, durante el gobierno de Cambiemos, recibió al expresidente Mauricio Macri luego de una visita al parque eólico de Pomona. Si bien ambos tienen su pertenencia a Juntos por el Cambio, son muy cercanos a la Casa de Gobierno. También habrá elecciones para renovar parcialmente su Deliberante.

 

Anclada en un lugar estratégico, donde empresas multinacionales mantienen la producción frutícola, Valle Medio aportará un caudal de votos para nada despreciable y en el que se juegan instancias simbólicas a futuro, donde la carta fuerte del peronismo tiene su base territorial.