25|6|2021

El ministro de Economía de Cristina

17 de mayo de 2021

17 de mayo de 2021

El gobernador no se quita el traje que se calzó en 2013. Consulta permanente de CFK, diálogos cotidianos con AF y chats con Guzmán. Tarifas, precios e Hidrovía.

En medio del debate interno en el Frente de Todos (FdT) respecto del rumbo que debe tomar la economía, con una inflación por encima de lo previsto y el tema tarifas y (des)control de precios en la mesa de discusión, la voz del gobernador Axel Kicillof en la materia excede su investidura y los límites de la provincia que gobierna. Hombre de consulta permanente de Cristina Kirchner, socia mayoritaria de la alianza de gobierno, el peso de sus declaraciones y su mirada sobre la macro resultan determinantes; al menos para su mentora, quien sigue viéndolo como su ministro de Economía.

 

Fuentes de su entorno reconocen que es un actor “muy importante” en ese plano y destacan no sólo el diálogo y la consulta constante con la vicepresidenta, sino también el vínculo que mantiene con el presidente Alberto Fernández, con quien habla permanentemente. Aunque con menos asiduidad, también mantiene contacto “por teléfono o vía mensajes” con el ministro Martín Guzmán.

 

“Está totalmente involucrado”, “los temas económicos no le pasan por el costado”, dice una fuente de la gobernación a Letra P, que reconoce el doble rol del dirigente, gobernando Buenos Aires y asistiendo a su jefa política: es fuente de “consulta permanente” de CFK en temas económicos, ampliaron en su entorno.

 

Kicillof se calzó el traje de gobernador de la provincia más populosa del país el 10 de diciembre de 2019, pero parece no haberse sacado jamás el que le puso la expresidenta el 20 de noviembre de 2013, cuando lo ungió al frente de la cartera que hoy conduce Guzmán.

 

El gobernador reconoce diferencias internas respecto al rumbo económico. Lo hizo en el acto en Ensenada en el que el oficialismo mostró una foto de unidad tras el affaire Guzmán-Basualdo, que volvió a sacar a la superficie las dificultades de la convivencia en Todos, aunque las menciona como “lógicas” en el marco de una pandemia inédita en el mundo.

 

Funcionarios cercanos al gobernador insisten con que esas diferencias tienen que ver con cuestiones de formas o de tiempos, pero que en el pensamiento macro hay coincidencias. Destacan la buena relación entre Guzmán y Kicillof y recuerdan la cena que ambos compartieron, en 2014 en Ecuador, con el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz; “las coincidencias de raíz son innegables”, argumentan y subrayan el apoyo del gobernador en la elección de Guzmán para Hacienda.

 

Además de respaldar al subsecretario de Energía, Federico Basualdo -quien resiste la embestida de Guzmán con la banca del kirchnerismo duro-, y hacer una defensa de su propio modelo en épocas de CFK presidenta, en los últimos días el gobernador avanzó públicamente sobre temas centrales de la agenda que más le gusta, como tarifas, precios y hasta la Hidrovía.

 

En declaraciones periodísticas, habló de lo que a su juicio debe hacerse con la vía navegable, uno de los temas calientes y de fondo que debe resolver la gestión Fernández. “La decisión sobre cómo funciona nuestro sistema de puertos es una decisión soberana que debe tomar la sociedad a través del Estado”, dijo en momentos en que la administración central estudia reflotar la Sociedad del Estado que tomar el control de ese corredor, por donde sale el 80% de las exportaciones del país.

 

También dio su opinión sobre la inflación, muy por encima de las proyecciones de Guzmán, con los aumentos de alimentos como principal problema. “Me parecería desastroso que una vuelta al consumo sea aprovechada por algunos sectores y que los precios suban demás.

 

Tenemos que estar mirando estos temas muy de cerca”, afirmó Kicillof, quien ya semanas atrás había dicho que hace falta una coordinación del Estado en la lucha contra la suba de precios.

 

En ese sentido, el gobernador y su ministro de Producción, Augusto Costa, recibieron a representantes de supermercados y empresas productoras para trabajar en la ampliación del programa Comprá Más Cerca, una propuesta que acuerda precios de referencia para artículos esenciales en comercios de proximidad. Además, proyectan hablar con intendentes e intendentas para hacer un trabajo de control conjunto.

 

Costa, quien fue secretario de Comercio Interior durante la gestión de Kicillof en el Ministerio de Economía, afirmó que “la política tarifaria no puede ser la del gobierno de Macri”, lo que fue leído como un mensaje a Guzmán, quien insiste con su plan: disponer un aumento de tarifas de dos dígitos, aunque de manera segmentada. Sobre los precios de alimentos, dijo que tiene que haber una intervención del Estado para “evitar que las desigualdades de poder hagan que sectores se lleven lo que no les corresponde. Se lo llama intervencionismo, pero es lo que el Estado tiene que hacer”, aseguró.

 

Al coro provincial se sumó también el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, quien consideró que el tema precios es “uno de los elementos centrales para el día a día de la gente y eso después tiene un impacto electoral”, por lo que es necesario -dijo- “prestar suma atención a ese tema”. “Le corresponde a la política ordenar eso y asumir los costos para que las mayorías la pasen menos mal, porque estamos hablando de una situación que es desesperante”, concluyó.