26|7|2021

29 de abril de 2021

29 de abril de 2021

El Gobierno ordenó la negociación con JxC para postergar las primarias tras el pressing de las provincias para suspenderlas. Ahora, tira la pelota al Congreso.

Con la decisión de Juntos por el Cambio de apoyar la postergación de las elecciones primarias en el bolsillo, la Casa Rosada dio un sorpresivo paso al costado y decidió delegar completamente en el Congreso las negociaciones para conseguir los votos que se necesitan para sancionar la ley que modifica las fechas del llamado a las urnas este año.

 

“El ámbito para debatir los proyectos es el Congreso de la Nación”, dijeron este jueves en el Ministerio del Interior, después de que se diera de baja la posibilidad de que el titular de esa cartera, Eduardo “Wado” de Pedro, concurriera a la Cámara Diputados para dar detalles sobre el borrador que él mismo envió a la oposición en el que propuso, entre otras cosas, postergar las elecciones primarias previstas para el 8 de agosto, para el 12 de septiembre, y las generales, programadas para el 24 de octubre, para el 14 de noviembre.

 

La estrategia del ministro levantó sospechas en la oposición, que teme que el Gobierno juegue a último momento la carta de suspensión de las primarias, a contramano de lo acordado. Sin embargo, en el tándem que forman la Casa Rosada y la jefatura del bloque del Frente de Todos en Diputados, a cargo de Máximo Kirchner, afirman que no hay ningún giro y que la decisión de modificar la ley únicamente para postergar las elecciones un mes sigue en pie.

 

“El único interés del Ejecutivo en el tema siempre fue el sanitario, separar las elecciones lo más posible del invierno como recomendaron los sanitaristas y ganar el máximo de tiempo posible para vacunar más argentinos y argentinas”, afirman en la cartera de Interior.

 

Las opciones sobre la mesa en Diputados son tres. La primera es un proyecto que presentó a principios de diciembre el diputado del Frente de Todos Pablo Yedlin, que propuso la suspensión de las PASO. Sin consenso interno en el Frente de Todos, el Ejecutivo nunca terminó de respaldar esa idea, pese a los constantes pedidos de los gobernadores al presidente Alberto Fernández. Ni Cristina Fernández de Kirchner ni La Cámpora la comparten.  

 

La segunda opción es un proyecto que presentaron, a mediados de diciembre, los diputados radicales Carla Carrizo y Emiliano Yacobitti, que propone únicamente la postergación de las PASO desde agosto a septiembre. La tercera es una iniciativa que lleva el sello del diputado Pablo Ansaloni, del bloque Unidad y Equidad Federal, aliado del oficialismo. Esta última tiene letra calcada del borrador que presentó De Pedro, según el compromiso que asumió ante la oposición en la reunión que mantuvo en Diputados junto a Sergio Massa con los jefes de los bloques de Juntos por el Cambio, Mario Negri, Cristian Ritondo y Juan Manuel López.

 

En la Casa Rosada afirman que el Gobierno ya cumplió con su parte y ahora la pelea queda en el ámbito del Congreso, que dará el debate “en torno a los tres proyectos”. La semana pasada, los gobernadores volvieron a jugar la carta de la suspensión de las PASO a través de la voz del jefe del bloque del Frente de Todos en el Senado, José Mayans. "Con esta emergencia habría que suspender las PASO y toda esa plata destinarla a la generación de empleo, a la salud, a un nuevo IFE de ayuda. Es momento de decir paremos esto", dijo el formoseño. En Balcarce 50 no tuvo eco. “Tema de los gobernadores. Alberto mandó a Wado a negociar otra cosa, la postergación”, explicaron en Presidencia ante la consulta de Letra P.

 

 “Los temas electorales requieren mucho consenso político, es bueno que se diriman en el ámbito parlamentario, es lo más sensato”, dice una fuente del oficialismo que sigue de cerca las negociaciones con la oposición. La pelota está ahora en manos del Congreso.

 

Tres provincias en la mira por la pandemia

Mientras la Casa Rosada y el Congreso negocian para postergar las elecciones debido a la segunda ola de Covid-19, las provincias que decidieron adelantar los comicios locales, Misiones, Salta y Jujuy, empiezan a mirar con más atención la situación epidemiológica y a evaluar la posibilidad de postergarlas.

 

En el caso de Misiones, las elecciones están fijadas para el 6 de junio, mientras que en Jujuy serán el 27 de junio y en Salta, el 4 de julio. Las fechas están ahora en revisión. “Ningún gobernador va a ir a elecciones en medio de un desastre sanitario. Lo más probable es que, si la situación se complica, la fecha de las elecciones se postergue. Pero se mantendrán los plazos fijados para la inscripción de alianzas y el cierre de listas”, le dijo a Letra P desde Salta un colaborador del gobernador Gustavo Sáenz.

 

La mirada es similar en Jujuy. El secretario de Gobierno, Diego Rotela, se reunió con los apoderados de todos los frentes políticos que se inscribieron este miércoles y autoridades electorales para empezar a organizar la elección. El mensaje fue claro: por ahora, le fecha de la elección se mantiene como estaba prevista, pero si el escenario sanitario se complica, habrá postergación. “Obviamente, no somos necios. Llegado el caso, lo reconsideraremos”, explicó un funcionario de confianza del gobernador Gerardo Morales.