11|8|2022

“Larroque es un distinto en la gestión provincial”

20 de abril de 2021

20 de abril de 2021

El armador del PRO elogió al dirigente de La Cámpora y valoró su “diálogo”. Dijo que trabaja en el proyecto Jorge Macri 2023 y apuntó contra La Territorial.

El exdiputado provincial de Juntos por el Cambio César Torres criticó el funcionamiento de numerosas áreas del gobierno nacional y del gobierno provincial, aunque destacó a los ministros Andrés Larroque (Desarrollo de la Comunidad) y Julio Alak (Justicia). “Tiene una historia militante que contribuye en el trabajo y, sin dudas, es un diferente en todo el resto de la gestión provincial”, dijo de uno de los líderes de La Cámpora, en contraste con algunos de sus pares como Carlos Bianco y Teresa García.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Además, en diálogo con Letra P, el apoderado del PRO en la provincia de Buenos Aires se refirió a las próximas elecciones y sostuvo que para volver a ganar su espacio “necesita algo más que andar gritando en la calle que somos republicanos”. En este sentido, apuntó también contra la reciente agrupación La Territorial, que disputa lugares con el Grupo Dorrego que integran los intendentes del partido amarillo, por tener pocos votos y haber “alimentado el corte de boleta” en los últimos comicios. Dijo que quiere volver a la Legislatura y que trabaja para cumplir el “sueño” Jorge Macri 2023, que persigue junto a algunos legisladores y legisladoras. 

 

-¿Cómo cataloga la gestión de la pandemia del gobierno nacional y del gobierno provincial?

 

-Al principio hubo madurez política, incluso vi al Presidente y a un gobernador dialogando con los intendentes para evitar la saturación de camas. Pero después se enamoraron de la buena imagen que tenían y así llegamos al último verano sin tener una planificación sobre cómo encarar la pandemia, con mucha improvisación en la Jefatura de Gabinete, Salud y Seguridad. Y eso, junto con la vacunación vip y las clases, generó mucho malestar.

 

-¿Cuánto beneficia ese contexto al ala dura de Juntos por el Cambio?

 

-Genera un enojo con toda la política por la falta de coordinación y respuestas. Aquellos que tienen mayores responsabilidades tienen mayores costos. Por eso los comentarios innecesarios del Presidente nos perjudican a todos.

 

-¿Algo positivo que observe del gobierno?

 

-El gobierno no sólo que no tiene buenas noticias para comunicar, sino que, además, comunica muy mal. Dos factores que son como una dinamita encendida.

 

-De todos modos, mantiene comunicación y reuniones con los intendentes de la oposición.

 

-Sí, pero el nivel de tatoborismo de Kicillfof es increíble, sólo usa las reuniones para hablar y escuchar poco. Así no le sirve a nadie.

 

-¿Qué esperan?

 

-Los intendentes del Grupo Dorrego tienen la responsabilidad de atender las necesidades de casi cuatro millones de habitantes y si mirás las cabeceras de las secciones electorales están conducidas por Juntos por el Cambio, es decir, tenemos una enorme responsabilidad, que requiere de un acompañamiento del gobierno provincial que hoy no tenemos. Si a eso le sumamos a (CarlosBianco o (Daniel) Gollan cacareando por redes sociales, peor.

 

-¿No destaca algún ministro o ministra?

 

-El ministro de Desarrollo de la Comunidad, Larroque, tiene una historia militante que contribuye en el trabajo y, sin dudas, es un distinto en la gestión provincial. Además, tiene un equipo de mucho diálogo.

 

-¿Está conforme con su trabajo?

 

-Sí, en parte porque veo que él y su equipo, que están en constante consulta con los secretarios de cada municipio, generan orden y coordinación. Pero no es el único, también puedo destacar a Julio Alak, un hombre de mucha experiencia, con una gran carga militante y profesional.  

 

-Suelen destacar a Teresa García, ¿coincide?

 

-Debería ser la ministra de mayor diálogo, pero no lo es. Incluso, muchas veces manda a callar a los demás.  

 

-¿Qué le falta a Juntos por el Cambio para ser competitivo?

 

-Decirles a los ciudadanos que entendimos el mensaje de las urnas en 2019, que estamos en un proceso de autocrítica y construcción multipartidaria. Y, desde ahí, llevarle en 2023 un plan ejecutivo claro. Necesitamos algo más, un sinceramiento más allá de andar gritando en la calle que somos republicanos.

 

-¿Sin PASO hay riesgo de ruptura?

 

-No, de ninguna manera. Queremos ampliar el espacio sin amontonar o ir a buscar dirigentes porque sí. Los espacios revolucionarios del café no nos sirven.

 

-¿Se refiere a espacios como Peronismo Republicano, Hacemos o Podemos?

 

-Son cosas distintas. Joaquín De la Torre nos suma, porque no está buscando romper a los nuestros para llevarse uno, sino que está detrás de los que hoy no están en el espacio. En cambio, lo que hace (Roberto) Costa y (Lucas) Fiorini hay que separarlo. El vecinalismo que trae es bienvenido, pero después muestran a personas que ya estaban con nosotros, sea en el PRO, la UCR o la CC, es decir, no tienen nombres nuevos. (Diego) Kravetz tiene una lógica seccional que va a ser muy buena en tanto y en cuanto no vaya en desmedro de los dirigentes que ya teníamos en algunos distritos.

 

-¿Qué opina de La Territorial?

 

-Deberían mirar cómo les fue en las elecciones de 2015, 2017 y 2019, y el corte de boleta que tuvieron, con excepción de (Segundo) Cernadas y (Martiniano) Molina. Además, muchos alimentaron el corte en la última elección. Es un contraste con el Grupo Dorrego, por la campaña marquetinera que tienen, intentando hacer pie en lugares en los que si tuvieran la voluntad de construir hubieran ido a buscar consenso. Incluso, a muchos les acercamos gente para construir sus candidaturas, pero les cerraron las puertas a todos y se creyeron que tenían las llaves de toda la provincia de Buenos Aires.

 

-¿Quién conduce Juntos por el Cambio?

 

-Es un espacio horizontal, no hay un manejo único. Hay una mesa de dirigentes.

 

-¿Quién va a tener la lapicera?

 

-Lo mismo, hay un montón de manos que van a estar escribiendo en 2021 y 2023. Algunos que están y otros que irán apareciendo.

 

-¿Quién debería encabezar la lista de diputados nacionales?

 

-Me encantaría que sea Jorge Macri. Sería un paso fundamental por su conocimiento de la provincia. Todos los que integren la lista se tienen que quedar en el bloque y no golpear la puerta del oficialismo 10 días después de la elección como pasó con Cambio Federal.

 

-Monzó pide internas en el espacio.

 

-Su partido no es parte de esta coalición. No lo es a nivel nacional ni en el ámbito bonaerense. Si rompieron, están lejos de poder decir que son parte de este espacio. Hoy, simplemente son un bloque con cuatro diputados con fecha de vencimiento y dos que están viendo para dónde salir corriendo.

 

-¿Posse va a tener influencia en la Primera pese a haber perdido la interna radical?

 

-Es una definición que deberá tomar primero la UCR y después, el presidente de Cambio Federal (Walter Carusso), que también rompió el bloque. Después de ahí, veremos en Juntos por el Cambio.

 

-¿Le gustaría ser candidato?

 

-Sí, me encantaría. Pero también entiendo que soy parte de un equipo que trabaja por la candidatura a gobernador de Jorge (Macri).