11|4|2021

11|4|2021

“Me parece injusto que se haya ido Ginés”

24 de febrero de 2021

24 de febrero de 2021

Para el diputado del bloque 17 de Noviembre, es el sanitarista más importante detrás de Ramón Carrillo. PASO, Máximo y centro a la cabeza de Kicillof.

El diputado bonaerense del bloque 17 de Noviembre Mario Giacobbe destacó la trayectoria y gestión del exministro de Salud de la Nación Ginés González García, a quien ubicó como “el sanitarista más importante después de Ramón Carillo”, y lamentó su salida del gobierno por el escándalo de la Sputnik Vip. Al mismo tiempo mostró respaldo al gobierno de Axel Kicillof en el área de salud: “Que el sistema de salud no haya colapsado como en Europa es su primer mérito”, concedió.

 

El legislador oriundo de Berazategui obtuvo una banca en 2017 por Juntos por el Cambio pero a fines de 2019 formalizó su salida del espacio y conformó un bloque junto al chivilconense Fabio Britos. Desde entonces, es uno de los árbitros de la grieta en la Cámara de Diputados de Buenos Aires. Habilita el cuórum para el oficialismo, otorga mayorías en comisiones trascendentes e incomoda con alguno de sus movimientos a sus exsocios macristas.

 

En diálogo con Letra P, Giacobbe también se refirió a la agenda que impulsará desde la Comisión Bicameral de Normas de Procedimiento para el Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial. Y habló sobre la posibilidad de eliminar las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y sobre la conducción de Máximo Kirchner en el peronismo.

 

-¿Cómo analiza el escándalo en torno al denominado vacunatorio VIP?

 

-No refleja lo que fue el programa de vacunación, aun con todas las dificultades que tuvo. Creo que reviste más importancia desde el punto de vista simbólico. De hecho, lamentablemente, el caso recayó sobre el programa de vacunación en general.

 

-Es decir, destaca la gestión del ministro González García.

 

-La gestión y la trayectoria de Ginés no se mancha por este episodio. Es más, me parece injusto que su gestión haya terminado de esta manera. Por supuesto que es una decisión que tomó el Presidente, pero eso no cambia el rumbo que tomó durante la pandemia y lo que le puso en término de gestión a esta crisis extraordinaria y desconocida para los argentinos y el mundo.

 

-Aun así, pocos oficialistas lo destacaron tras su salida…

 

-Sí, y cada uno sabrá. Lo que puedo decir es que siempre lo reivindiqué porque es el referente sanitarista del peronismo más importante después de Ramón Carrillo. No solo en su gestión, sino también en la construcción de cuadros que generó en términos de políticas sanitarias. Infinidad de ministros de Salud salieron de su escuela. Y el manejo de la pandemia fue correcto, más allá de alguna que otra declaración desafortunada en algún momento. Por eso me parece injusto que se haya ido por algo así. Hoy la sociedad está muy sensible, entonces no se mide la cantidad de casos, sino de otra manera. 

 

-¿También ve puntos destacables en la gestión sanitaria de Kicillof?

 

-Sucede algo similar. Pasó por un tiempo extraordinario que requirió de medidas extraordinarias. Todos pensamos que se venía un sistema de salud colapsado como en Europa al principio de la pandemia, con gente muriéndose en los pasillos de los hospitales. Que eso no haya pasado es el primer mérito del gobierno. 

 

-¿Qué postura tiene sobre la propuesta para eliminar las PASO?

 

-Nosotros plantemos que, al menos por este año, hay que eliminar las PASO. Por un lado, porque vamos a estar en pleno plan de vacunación, pero por el otro porque es una herramienta que dio cuenta que es ineficaz para lo que fue pensada: los partidos no tienen internas y se transforma en una gran encuesta. Tampoco creo que la plata que se invierte en una elección está mal gastada. 

 

-¿Su eliminación perjudicaría a Juntos por el Cambio?

 

-No beneficia ni perjudica a ninguno. Creo que no habrá PASO para las listas de gobernador y seccionales, entonces se podría liberar sólo las PASO distritales en aquellos lugares donde hay internas. Pero, incluso así, se podrían buscar otros mecanismos para garantizar la democracia interna de cada uno de los partidos. 

 

-¿Hay lugar para una tercera posición en estas elecciones?

 

-En toda elección legislativa se abre un poco el juego, no obstante veo una sociedad cada día más polarizada, que hace difícil que aparezca una tercera fuerza porque tampoco hay referentes que atraigan. Hoy no hay un Sergio Massa en la cancha y todos los que están no miden más de dos o tres puntos, con lo cual las dos fuerzas mayoritarias van a seguir reuniendo unos 90 puntos. 

 

-¿Cómo ve que Máximo Kirchner conduzca el PJ bonaerense?

 

-Lo más sano para la política es que coincidan los liderazgos reales con los formales. En este caso, La Cámpora es una organización política nueva con mucha importancia y después se verá la capacidad de incluir a otros sectores y sintetizarlos. A veces, el sello solo no quiere decir nada y hay un ejemplo muy claro de eso: en la época de Néstor Kirchner le dieron la presidencia a Hugo Moyano y duró una reunión del consejo nacional. Por eso el desafío que tiene es incluir y sintetizar a todos y no tengo ningún tipo de prejuicio sobre eso.

 

-¿Cuál es su futuro político?

 

-Por ahora me propongo terminar mi paso por la Legislatura de la mejor manera posible. Seguro seguiré vinculado a la política, pero no necesariamente con un cargo. 

 

-¿Qué agenda tendrá la Bicameral de Enjuiciamiento a Magistrados este año?

 

-Primero hay que ponerla al día, porque el año pasado por la pandemia no funcionó y después estamos charlando algunas ideas para revitalizarla y devolver el rol que establece la Constitución, que es de contralor del poder judicial, algo que se desdibujó en los últimos tiempos; eso motivó repartir roles que le correspondían a la Bicameral a otros actores como la Corte Suprema y la Procuración. El control político de la magistratura debe quedar en manos de la política legitimada que son los legisladores.