12|10|2021

Hidrovía: Kicillof pegó de visitante y quiere llevar agua para su molino

22 de febrero de 2021

22 de febrero de 2021

Sin medias tintas, pidió más protagonismo para Buenos Aires y que no gane sólo Santa Fe. Empuñó el hit de soberanía nacional que promueve el kirchnerismo.

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, tomó el toro por las astas en la primera reunión del Consejo Federal de Hidrovía (CFH), que llegaba cargada de tensión este lunes a Rosario, al exponer de manera concreta las pretensiones y el rol que quiere para su provincia en el negocio exportador nacional. Pidió por mayor protagonismo bonaerense en el diseño de la nueva licitación para la autopista fluvial y bregó por modificaciones al actual esquema de administración de la vía navegable que en sólo 70 días quedará fuera de juego, tal como en las últimas semanas venía fogoneando el kirchnerismo.  

 

El Consejo Federal es un espacio de coordinación política y estratégica para la administración de la Hidrovía Paraguay-Paraná, el principal canal por donde fluyen las exportaciones que reportan dólares a la economía local. El ente lo preside el ministerio de Transporte de la Nación y lo integran las carteras de Interior y de Desarrollo Productivo junto con las provincias de Buenos Aires, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe. En ese escenario de pesos pesados, rodeado de los ministros de Transporte, Mario Meoni; y de Defensa, Agustín Rossi; y de los gobernadores Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Oscar Herrera Ahuad (Misiones) y Omar Perotti (Santa Fe), Kicillof lanzó sin mosquearse los intereses de su provincia y las diferencias que hasta ahora circulaban por carriles secundarios.

 

El exministro de Cristina Kirchner superó la elocuencia de algunos gobernadores, como la demostrada por Capitanich, y barrió con la prudencia discursiva de otros mandatarios, funcionarios y actores privados. Sin vueltas, dejó en claro su postura. “No es un tema empresarial ni exclusivamente económico, es una cuestión fundamentalmente de soberanía nacional”. Y agregó quirúrgicamente: "Hay que fijar los objetivos: para Buenos Aires es una oportunidad. Estamos en la puerta que abre el camino al desarrollo de una marina mercante de pabellón nacional, de nuevos canales, de discutir de dragas locales, y una mejora logística”.

 

De esa manera coincidió con la línea que vienen expresando referentes del kirchnerismo y el Instituto Patria, como el senador Jorge Taiana, sobre la necesidad de hacer modificaciones para preservar la soberanía nacional y que, de esa manera, no todo lo que ocurre en la Hidrovía quede en manos de los usuarios privados, desplegados principalmente por la costa de Santa Fe.

 

También, caída la idea de la administración estatal anunciada en agosto pasado por el presidente Alberto Fernández, fue de los pocos que blanqueó su posición acerca de la concesión, contraponiéndose con aquellos mandatarios que piden no reconfigurarla sino mejorar los pliegos. “La situación actual, que trajo prosperidad, pero también muchos problemas, cuenta la historia de una concesión de 25 años, que vence el 30 de abril, porque Alberto Fernández dijo que no pensamos en prorrogar la concesión y que se licite. Estamos dando paso a un nuevo capítulo después de un cuarto de siglo. Es fundamental ser amplios y veloces por los tiempos corren”, manifestó el economista.

 

En este sentido, el ministerio de Transporte reveló que quiere presentar los pliegos poco antes del 30 de abril, fecha en que cae el contrato actual, y aclaró que la adjudicación demorará unos 180 días. Por lo tanto, se da el escenario para una eventual prórroga o esquema similar, tal como vino contando Letra P, ya que en dos oportunidades Meoni aclaró: "Garantizaremos la navegación en el río Paraná y en todo el proceso de licitación hasta que este el nuevo adjudicatario funcionando”.

 

Canal de Magdalena

El gobernador aceleró el pedido de licitación del ingreso alternativo a la Hidrovía, el Canal de Magdalena, que minutos antes había sido confirmado por el ministerio de Transporte. Ese canal, en teoría, otorgaría mejoras logísticas para los puertos del sur bonaerense, por eso la resistencia de los privados santafesinos y del propio Perotti, al entender que encarecería los costos del flete en el núcleo exportador.  

 

"La provincia de Buenos Aires considera que la etapa de la (licitación) vía navegable troncal tiene que estar atada a la discusión del canal Magdalena, es fundamental, porque no se puede cortar un organismo en dos y tratarlo como dos cosas distintas", sostuvo el gobernador a diferencia del ministerio de Transporte que aclaró que se harán por separado.  

 

Con todo, Kicillof fue por más tajadas de la torta: “Hay que discutir la reintegración del sistema portuario nacional, un sistema privatizado en los 90, en parte con los consorcios, lo que redundó en una fragmentación que impide la potenciación del sistema. Esto implica la redistribución de las cargas entre Buenos Aires y las otras provincias”.

 

Controles

En el núcleo exportador, por donde sale el 75% de los granos del país, el gobernador bonaerense se metió en el control de las cargas y evasión fiscal, un tema que jamás se abordó hasta el hueso. El Gobierno sentó en el Consejo Federal a la Unidad de Información Financiera (UIF) para la persecución de distintas maniobras, entre ellas el lavado de dinero.

 

“Hay que ponernos muy firmes en el control, en la carga de los buques, en la fiscalización de los excedentes, en los problemas de subdeclaración y, para hablar con todas las letras, de contrabando. Estoy cansado de que se hable de estos ilícitos, de que el Estado no tiene instrumentos para controlar o que a través de la fiscalización no puede tener mejor información. Es una arteria global”, instó el gobernador bonaerense.