28|11|2022

Scioli intima con el "amigo Bolsonaro" y asfalta la ruta de Fernández a Brasil

03 de diciembre de 2021

03 de diciembre de 2021

El embajador nada en su salsa. FMI y gasoducto Néstor Kirchner. Foto, video y la paritaria por las declaraciones que los presidentes firmarán en Brasilia.

Daniel Scioli suena entusiasmado. "Por tercer mes consecutivo subió el superávit fiscal", le cuenta por teléfono a un amigo que lo escucha en Buenos Aires. En noviembre de 2021, las exportaciones argentinas a Brasil fueron de U$S 1.355 millones y las brasileñas, de U$S 1.047 millones. Es decir, un saldo superavitario para el país de U$S 308 millones. El embajador argentino en Brasil también está contento por el raid que hizo con Gustavo Béliz, mano derecha de Alberto Fernández, y con Jorge Neme, el hombre de extrema confianza de Juan Manzur.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La gestión más exitosa del embajador fue el encuentro que mantuvo esta semana con el presidente Jair Bolsonaro, quien se muestra cada vez más amigable con la Argentina. De manera informal, Scioli y Béliz fueron a visitarlo a su despacho. Bolsonaro los recibió vestido con un mameluco porque tenía un acto por el Día del Piloto. En portugués grabó un video junto a ambos para que lo proyectaran un rato después en la embajada.

 

"Nuestros presidentes José Sarney y Fernando Collor de Mello están especialmente presentes. Le pedimos a Dios, en particular, que esta amistad dure para siempre. A final, Brasil y Argentina son vecinos y socios. Somos viejos amigos, tenemos ante nosotros la eterna misión de luchar por el bien de nuestros pueblos y colaborar por el bien de la América del Sur. A todos ustedes, nuestros compañeros y hermanos argentinos muchas gracias por existir. Siempre estaremos juntos, un abrazo a todos", dijo Bolsonaro. Sus palabras fueron música para los oídos del embajador y el secretario de Asuntos Estratégicos. Después, hubo bromas, risas y un juego con una pelota número cinco. 

 

La relación entre Bolsonaro y Fernández fue tirante desde un comienzo. De hecho, el mandatario de Brasil conserva un vínculo más amigable con Mauricio Macri y hasta su hijo estrechó lazos con el liberatario Javier Milei. Los jefes de Estado solo se vieron, vía Zoom, en el aniversario de la creación del Mercosur. En ese evento, Bolsonaro y el uruguayo Luis Lacalle Pou se quejaron del encuentro a distancia y de la falta de consenso para abrirse a acuerdos comerciales con otros países. A esto se le suma la falta de coordinación entre ambos países para enfrentar la pandemia del covid. También, se sabe que Fernández siempre manifestó su predilección personal y política por Lula da Silva, a quien visitó incluso en la cárcel.

 

Ahora, la Cancillería argentina busca recomponer lazos y trabaja en un posible encuentro bilateral que se concretaría el 17 de diciembre en el marco de la primera visita oficial de Alberto Fernández a Brasil. En el Palacio San Martín son optimistas y confían en que en la cumbre del Mercosur, que tendrá lugar en Brasilia, habrá bilaterales informales y que se darán de manera natural. 

 

Detrás del acercamiento hay política y negocios. En lo político, el mandatario argentino busca apoyo regional en su negociación con el FMI, mientras que Bolsonaro se prepara para las elecciones de 2022. Después del viaje del canciller Santiago Cafiero a Brasil, la sintonía con su par Carlos França es mayor. Lo mismo ocurre con el ministro de Economía, Paulo Guedes, con quien se acordó la baja de aranceles externos un 10%. 

 

Béliz viajó este miércoles para devolver gentilezas a su par Flavio Viana Rocha, que ya había estado en Buenos Aires y le había propuesto reciprocidad. También participó del acto organizado por Scioli en la embajada, donde la dirigencia política y empresarial celebró los 36 años de la Declaración de Foz do Iguazú, firmada por José Sarney y Raúl Alfonsín en 1985.

 

Béliz y Neme hicieron un tour veloz por distintas oficinas, siempre con Scioli como lazarillo. Además del encuentro con Bolsonaro, estuvieron con el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, y con Guedes, en Economía. En la embajada, Béliz recordó que estuvo en Foz do Iguazú pero como periodista, no como político. También estuvo el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, quien viajó a fomentar vínculos comerciales. En el acto, además, se entregó el premio René Favaloro al expresidente Fernando Collor de Mello, la figura más destacada en el cóctel.

 

En las sucesivas reuniones de Béliz, Neme y Scioli se habló de negocios. Guedes reiteró el apoyo brasileño a las negociaciones argentinas con el FMI, en vísperas del viaje de una comitiva a Washington. Con el ministro de Minas y Energía conversaron sobre Vaca Muerta y la construcción de un gasoducto con financiamiento internacional. El "Néstor Kirchner" (ya lo nombran así) irá desde Neuquén hasta la frontera con Brasil. "Acceder al gas natural de Vaca Muerta es prioridad absoluta para Brasil, reiteró Alburquerque a sus interlocutores. 

 

En el mensaje que envió Alberto Fernández pidió "fortalecer nuestra amistad". Toda la expectativa está ahora en su primer viaje a Brasilia.