ES LA ECONOMÍA

Con la cruz del FMI, JxC avizora un debate áspero por la deuda en Diputados

Voces económicas de la oposición abren el paraguas y focalizan en la “dolarización de hecho” que mencionó el Fondo. Cautela en el interbloque. Macri, ignífugo.

Los próximos pasos de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) pasarán por el Congreso. Desde el plan plurianual que el Gobierno sigue sin enviar, aunque lo prometió para el 6 de diciembre, hasta el eventual acuerdo, que deberá tener respaldo parlamentario. En el medio se coló el impacto del informe “ex post” del Fondo sobre el crédito que le otorgó al país durante el gobierno de Mauricio Macri. Las críticas que recaen en su contra impactan directamente en la Cámara de Diputados y en el interbloque de Juntos por el Cambio (JxC), donde mantienen cautela, mientras dejan que el expresidente se defienda, solamente acompañado por algunas voces que tuvieron roles clave durante su gestión.

 

Los diez bloques que integran el conglomerado de JxC todavía no salen del estado de zozobra luego de la sesión del martes, donde fracasó el intento de aprobar cambios en el impuesto de Bienes Personales como lo habían planeado en el PRO. En su lugar, el oficialismo impulsó otras modificaciones y logró imponerse por un voto, debido a la ausencia de dos diputadas y un diputado. Una se contagió de covid y los otros estaban de viaje, pero con aviso. Ese hueco todavía no cicatrizó dentro del espacio y siguen los cruces internos por la responsabilidad del descuido.

 

En ese clima, los diputados del interbloque que forman parte de la Comisión de Presupuesto estudian el documento de 132 páginas en el que el FMI reconoce la responsabilidad de Macri en la gestión del crédito, pero le carga todas las culpas sin revisar sus procedimientos. Las principales autoridades del bloque no han hecho ningún pronunciamiento, salvo respaldar las declaraciones que el diputado macrista Luciano Laspina hizo desde su cuenta de twitter. “Primero, que, a contramano de la versión del gobierno, el FMI y su staff técnico no incumplieron los procedimientos y estatutos a la hora de otorgar el préstamo a la República Argentina. La auditoría desmiente la principal acusación del gobierno que dio lugar a una denuncia penal”, aseguró el legislador, que estuvo al frente de la Comisión de Presupuesto en la era Macri. 

 

En su análisis, también destacó que “el reporte reconoce que el régimen monetario-cambiario que le impuso al gobierno no funcionó: ‘El dólar se ha convertido de facto en la unidad de cuenta de gran parte de la economía y sirve como un ancla nominal para las expectativas de inflación’”, cita.

 

En el bloque Evolución Radical, el principal vocero económico es el puntano Alejandro Cacace. En diálogo con este medio hizo foco en un párrafo del informe. El que dice que los auditores “consideraron que la estrategia y la condicionalidad del programa no eran lo suficientemente sólidas para abordar los problemas estructurales profundamente arraigados de Argentina, incluidas las frágiles finanzas públicas, la dolarización, la alta inflación, la débil transmisión de la política monetaria, un pequeño sector financiero interno y una base exportadora estrecha”. 

 

Desde su punto de vista, “allí está la clave de la declaración del Fondo, su propio reconocimiento de no adecuar las políticas que recomienda a los problemas monetarios propios que tiene nuestro país. Argentina tiene un alto nivel de dolarización de facto (sustitución de moneda) y persistente inflación que no se resuelve con la política monetaria tradicional”, remarcó el diputado. “Lo ha señalado esto hasta Cristina Kirchner al marcar el problema del bimonetarismo en nuestro país. Es la historia monetaria de nuestro país, y requiere de una reforma profunda que cambie estructuralmente el sistema”, advierte y dispara: “A mí juicio, requiere de la dolarización oficial de la economía, como han hecho algunos países en la región. De otro modo, aún la reducción en la emisión monetaria y el déficit fiscal no van a ser suficientes para el control de la inflación”. 

 

La cuestión de la dolarización es coincidente en las expresiones de Laspina y Cacace. Para otros integrantes del interbloque se trata de una “ofensiva preventiva” para anticipar las críticas que le aguardan al espacio cuando suceda el debate en el recinto sobre la deuda. Lo cierto es que, por fuera de las dos espadas económicas del interbloque, el silencio ha sido llenado por la carta de fin de año que publicó Macri y la autodefensa pública de su exministro de Finanzas, Nicolás Dujovne

 

“Se dio en una situación de excepcionalidad debido a la sequía, la suba de tasas en Estados Unidos y al elevado déficit heredado. Tuvo el apoyo de todos los países miembros del FMI. Fue un apoyo político mundial a un proceso de cambio que había comenzado en el país”, escribió el exministro y le pegó la Casa Rosada: “Llama la atención que el actual Gobierno ahora sí tome como propia la visión del FMI sobre el programa de 2018, pero no haya podido alcanzar consensos básicos como para firmar un programa en más de dos años de gestión. El Gobierno kirchnerista concluye erróneamente que los problemas de la economía argentina pueden resolverse defaulteando deudas e imponiendo cepos y controles”, insistió Dujovne, aunque una de las críticas del FMI es que precisamente no impuso cepos y controles.

 

Lourdes Arrieta, la diputada del patito en la cabeza, a cargo del armado de La Libertad Avanza en Mendoza. 
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad.

También te puede interesar