07|5|2022

Evangélicos: la pelea por la sucesión en el reino

10 de diciembre de 2021

10 de diciembre de 2021

La mayor alianza cristiana elige sus espadas y decide si hay bendiciones políticas. Prédica más dura y el legado de un presidente “eterno”.

El poder terrenal de Dios. La Alianza Cristiana de Iglesia Evangélica de la República Argentina (ACIERA) va por sus elecciones internas para proclamar nuevas autoridades con el peso a cuestas del legado del pastor Rubén Proietti, quien presidió la federación religiosa desde 1998 hasta su fallecimiento por covid, a los 74 años, el pasado 9 de septiembre, con apenas un bache de dos años entre 2007 y 2009.

 

En su mandato institucional de poco más de dos décadas, Proietti puso al evangelismo en el punto más alto de influencia: roce con presidentes -bendiciones (literal) incluidas- y gestiones ante funcionarios, protagonismo en la agenda pública y desarrollo de programas religiosos de acción social de impacto comunitario: recuperación de personas en situación de adicciones, gestión de comedores en barrios populares y pastoreo en las cárceles.

 

Proietti, referente de la Iglesia Evangélica Bautista en Olivos, fue clave en el armado del lobby de las religiones contra el aborto legal en 2018, cuando movilizó a una multitud de personas de fe cristiana y agrupaciones celestes en la avenida 9 de Julio, y también para unirse a la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) en una queja ecuménica al presidente Alberto Fernández por lo que consideraron un tratamiento “inoportuno” en medio de la pandemia y su sanción poco después de la Navidad de 2020.

 

El pastor bautista también fue uno de los promotores, sin mucho cuórum legislativo, de una ley que garantice no solo la libertad religiosa, incluida en la Constitución Nacional, sino el ejercicio igualitario de este derecho, sin discriminaciones en el país. Asimismo, fue el guía espiritual del crecimiento de la feligresía evangélica que, según la última encuesta nacional del Conicet sobre creencias, pasó del 9 al 15,3% en la última década.

 

Sin Proietti como candidato cantado a la presidencia, las 15.000 organizaciones e iglesias representadas en ACIERA elegirán autoridades el próximo 16 de diciembre en una asamblea que tendrá como condimento adicional que será la primera con los nuevos estatutos institucionales, aprobados en 2018, que impiden la reelección indefinida, acotándola a cuatro años y una sola renovación de mandato.

 

Interinamente a cargo del gobierno de ACIERA, el pastor Christian Hoof encabezará la asamblea electiva y, como antiguo vicepresidente primero, aparece con buenas chances previas para seguir al frente de la mayor alianza evangélica del país. El abogado y predicador es fundador, junto con su esposa y también pastora María José Agostinelli, de la comunidad de fe “Llegar Alto” (barrio porteño de Recoleta) y su voz se hizo pública en agosto pasado a raíz de la polémica desatada por la serie El Reino.

 

Otro con buen predicamento interno para presidir es el pastor Osvaldo Carnival, actualmente a cargo de la vicepresidencia de Relaciones Externas. El referente celeste de los evangélicos es fundador de la Catedral de la Fe, una de las congregaciones cristianas con más fieles en el país. Lo sigue en intención de voto Norberto Saracco, director institucional de Legislación y Justicia y actualmente al frente del pastoreo de la Iglesia Buenas Nuevas.

 

La única postulante mujer a la conducción de ACIERA es Silvia Arn de Mateo, su actual vicepresidenta de Planificación y Gestión. Contadora de profesión, supo ser vocal de la Sociedad Bíblica Argentina (SBA) y una de las encargadas de motivar espiritualmente a las fuerzas de seguridad en tiempos de Mauricio Macri en la Casa Rosada. Tiene la bendición del alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

 

El Consejo Directivo Nacional evangélico que resulte electo el próximo jueves deberá, además, establecer su estrategia ante las autoridades políticas, sobre todo frente a los residentes de Balcalce 50, y qué postura institucional asumirá ante las temáticas “malignas” del debate legislativo que dice se viene: "Buena muerte y regulación de la eutanasia", adhesión a la Convención Interamericana contra toda forma de Discriminación e Intolerancia, la que, según evalúa, puede atentar contra la libertad religiosa, y el avance de lo que la grey cristiana define como “ideología de género”...

 

Otra cuestión importante para la consideración de la dirigencia de ACIERA que sea proclamada será la búsqueda de consenso interno en cuando a si debe apoyar o no la conformación de estructuras partidarias propiamente cristianas como han surgido últimamente -a las que Proetti se oponía- o la bendición de las personas de fe con compromiso político que se suman a otras fuerzas.