01|8|2022

El campo le hace un guiño a la impositiva de Kicillof y apunta a municipios

01 de diciembre de 2021

01 de diciembre de 2021

Para Carbap, el proyecto “no generaría demasiadas controversias”, pero persisten reclamos en varios puntos. Malestar por subas en tasas viales municipales.

El proyecto de Ley Impositiva 2022 que el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, grió este lunes a la Legislatura no genera demasiados nubarrones en la relación de la administración del Frente de Todos con el campo, aunque sigue flotando en el aire reclamos por la persistencia de tributos largamente refutados por entidades ruralistas que, a la vez, siguen detectando signos de “discriminación” entre campo e industria a la hora de establecer los pisos para algunas extensiones impositivas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Como casi la totalidad de los impuestos patrimoniales, el proyecto estipula un techo del 45 por ciento de aumento para el Inmobiliario Rural bajo el mecanismo de escalonamiento progresivo que arranca en un 25% de suba. “No tiene ningún tipo de modificación con respecto a la ley anterior”, observó, en diálogo con Letra P, el titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Horacio Salaverri, que hizo un guiño de aval a la iniciativa: “No generaría demasiada controversia”, agregó.

 

En ese sentido, el dirigente ruralista ponderó que se han elevado los mínimos de facturación para que más pymes agropecuarias puedan quedar exentas del pago de Ingresos Brutos, pisos que –remarcó- habían quedado retrasados porque en 2021 no se actualizaron y fueron erosionados por la inflación.

 

“Ese fue un planteo que hicimos y también la facturación máxima para la producción lechera”, describió Salaverri, que de todas maneras advirtió que sigue existiendo una “diferencia” entre los montos exentos del campo y la industria. “Si bien este año se elevó al doble el monto exento en la actividad agropecuaria, queda siempre lejos de la industrial. No sabemos cuál es el entendimiento de esa discriminación entre el valor de una pyme agropecuaria de una industrial”, señaló.

 

El ruralista expresó que el sector no fue sondeado por el Ejecutivo antes de la elaboración de la Fiscal Impositiva 2022 y mencionó, en ese punto, que la mesa provincial tributaria “que teníamos en determinado momento” no se reactivó por no ser del paladar del mandatario. “Quedó en hacer reuniones con ARBA a través del Ministerio de Desarrollo Agrario, pero nunca se concretaron”, indicó.

 

El presidente de Carbap dijo que la entidad mantendrá el planteo de derogar dos tributos que se mantienen en la Impositiva 2022: el Inmobiliario Complementario y el Impuesto a la Transferencia Gratuita de Bienes (Herencia). “El primero –observó- es totalmente innecesario en su aplicación y el segundo es una carga adicional de muy baja cobrabilidad. Es más compleja que la relevancia tributaria que tiene. Tal vez tenga un componente de características más ideológicas que por la eficacia tributaria que pueda tener”.

 

Lupa sobre los intendentes

Carbap exhibe mayor preocupación sobre las ordenanzas fiscales que están presentando varios intendentes del interior bonaerense y que, de acuerdo a los primeros sondeos de la entidad, contemplan incrementos de la tasa vial por encima de la inflación. Se trata de un tributo largamente cuestionado por el ruralismo, que asegura que la contraprestación de servicio no es acorde a los montos a pagar por cada productor en lo que refiere al mantenimiento de los caminos rurales por donde sale la producción.

 

“En tasas viales, estamos viendo que, en algunos casos, las pautas municipales se han ido muchísimo más arriba que el proceso inflacionario y eso sí puede generar una complicación. Incluso, en muchos lugares, la tasa vial está excediendo el Inmobiliario. A priori, las ordenanzas que están ingresando generan preocupación”, detalló Salaverri.

 

En Carbap hacen una diferenciación a la hora de analizar la eficiencia de esta contraprestación que se aplica bajo distintos mecanismos, según el distrito. Consideran que es óptimo el trabajo de mantenimiento de los caminos rurales cuando está a cargo de consorcios viales de participación público-privado (muchas de las cuales integran Sociedades Rurales afiliadas a Carbap), pero que, en líneas generales, los que están a cargo del municipio “no tienen un resultado muy eficaz”, etiquetó Salaverri, que entiende que varios intendentes “desvían” los fondos provenientes de las tasas viales hacia otras áreas de la gestión municipal.

 

Amén de esto, el titular de Carbap consideró que el tema de los caminos rurales “no se puede ver solamente como una cuestión municipal y de una tasa”. Así, ponderó que el gobierno de Kicillof “ha hecho” en materia de inversión en este punto, pero estimó que se necesita una inyección más significativa de recursos de la Nación bajo una mecánica de “empréstito internacional”, para “una reconversión total de los caminos troncales y no un mantenimiento. No alcanza con la cuestión municipal”. En ese sentido, puntualizó: “No se le da la importancia que tiene esa primera salida; tenemos pérdida de competitividad muchas veces por el estado del camino; hay que salir con menos kilos y eso aumenta el flete”.