24|7|2022

Todo(s) por cinco puntos: cómo dar vuelta la taba en el Senado bonaerense

09 de noviembre de 2021

09 de noviembre de 2021

El oficialismo cree que puede ganar incluso perdiendo. Dos puntos más en la Primera y tres en la Séptima y mantenerse en la Cuarta. Plan microcampaña.

El Frente de Todos (FdT) bonaerense tiene una obsesión: revertir la correlación de fuerzas en el Senado, donde manda la oposición. Es la meta que se puso Axel Kicillof en el amanecer del año electoral. Pese a la derrota en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), ese objetivo no cambió. “Se puede ganar perdiendo”, repiten dirigentes del peronismo. Se refieren a que, incluso perdiendo, pueden sumar tres representantes para la Cámara Alta y quedar igualado en número con Juntos. ¿Qué necesita para lograrlo? Subir dos puntos en la Primera sección y tres en la Séptima, además de mantener el resultado de la Cuarta.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La Cámara de Senadores está compuesta por 46 representantes; 26 son de Juntos por el Cambio y los 20 restantes, del Frente de Todos Por, lo que, en los dos primeros años de gestión, el gobernador tuvo que lidiar con una mayoría opositora que le complicó la marcha. Revertir esa relación de fuerzas se convirtió en el objetivo central del mandatario.

 

Las secciones donde se eligen representantes para la Cámara alta son la Primera, la Cuarta, la Quinta y la Séptima. La estrategia trazada por el oficialismo tras las PASO para alcanzar las 23 bancas es sumar un representante por cada sección a excepción de la Quinta, donde la contundente derrota sufrida en septiembre echa por tierra toda aspiración de sumar un legislador respecto de 2017.

 

En la Primera, se ponen en juego ocho bancas. Actualmente, cinco pertenecen a la oposición y tres al oficialismo. Para sumar la banca que necesita, el peronismo necesita sacar dos puntos más que lo obtenido en las PASO (fue 40,02% Juntos – 35,86% Todos). Si lo logra, entraría la cuarta candidata, Sofía Vannelli. La ganancia es inversamente proporcional a la pérdida de la oposición, porque la pelea es mano a mano.

 

Allí, el peronismo se centra en el trabajo territorial, la campaña de cercanía y la búsqueda del elector que no concurrió a las urnas. “En las PASO dormimos, estábamos confiados y no trabajamos con la fuerza que lo teníamos que hacer. Ahora es diferente, por eso creo que vamos a poder achicar la diferencia”, afirmó a Letra P un referente de San Martín.

 

En la Cuarta, el FdT perdió 49,79% a 33,13%. Pese al resultado, entrarían a la Legislatura los tres primeros postulantes de la lista que encabeza el intendente de Carlos Casares, Walter Torchio. Es decir, uno más que en 2017. La sección pone en juego siete bancas, de las cuales hoy la oposición tiene cinco, por lo que allí la tarea es, de mínima, mantener el resultado y cumplir así con el pedido del gobernador.

 

La Séptima es la sección de mayor complejidad para el oficialismo. El Frente de Todos necesita superar el piso de 33,33% de los votos para meter al primer candidato de la lista, Eduardo Buca. La sección elige sólo tres representantes. Hoy, todas las bancas están en manos de Juntos por el Cambio. En las PASO, el oficialismo obtuvo el 30,15% de los votos, lejos del 51,57% de la oposición; por lo que necesita mejorar el resultado en algo más de tres puntos.

 

En el último tramo de la campaña, los principales referentes de la coalición de gobierno llegaron hasta la región para reforzar la campaña. Estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, junto a la candidata a diputada nacional Victoria Tolosa Paz; y el gobernador tiene prevista una visita a las obras del río Salado a menos de 48 horas de la veda electoral.

 

Massa es uno de los hombres clave para librar la batalla. Como contó Letra P, está ocupado, junto con los referentes de su espacio, en fortalecer la campaña en estas regiones clave. Además, de los tres candidatos que pelean por el ingreso al senado, dos (Sofia Vannelli en la Primera y Juan Alberto Martínez en la Cuarta) le responden.

 

Mientras tanto, la oposición hace lo suyo y pelea también por mantener la mayoría que hoy ostenta en la Cámara Alta. Es por eso que pone toda la artillería para bloquear la iniciativa del frentetodismo. En el sprint final de la campaña, los candidatos a diputados nacionales Diego Santilli y Facundo Manes, junto al resto de la dirigencia que se postula, recorrieron Bolívar y Olavarría (Séptima) y Pehuajó y 9 de Julio (Cuarta).

 

En la Primera sección, el peso opositor también es fuerte. Allí, referentes como Jorge Macri y Gustavo Posse buscan mantener la diferencia y reafirmar victorias en distritos gobernados por el peronismo como Morón, Ituzaingó, San Martín y Tigre; a los que buscan sumar otros con resultados desfavorables pero ajustados, como Hurlingham. La agenda nacional, consideran, juega a su favor. Y confían en que las presencias de los referentes nacionales del espacio empujarán para sostener la diferencia.