04|1|2022

Las 15 islas azules en la inundación roja y amarilla del interior bonaerense

20 de noviembre de 2021

20 de noviembre de 2021

Los distritos provincia adentro en los que el FdT logró imponerse. Foco en campaña local. Lecturas del rol del peronismo más allá del GBA.

La revitalización de la ola cambiemista en el interior bonaerense en las legislativas del último domingo se sintió con fuerza incluso en muchos municipios administrados desde hace largo tiempo por el peronismo: en 22, ganó el frente opositor. No obstante, en medio de la inundación roja-amarilla, persisten algunos islotes azules: de las 91 comunas que conforman las cinco secciones electorales del interior de la provincia de Buenos Aires, el FdT logró imponerse en 15.

 

Voces del FdT destacaron a Letra P que las elecciones de medio término suelen ser adversas para los oficialismos municipales en virtud de que no se decide quién toma las riendas del Ejecutivo. Eso, sumado a variables de corte nacional como las que –analizan– jugaron fuerte en esta rueda, pueden generar un viento en contra.

 

Solo en tres distritos gobernados por el cambiemismo el Frente de Todos dio un batacazo. Uno es General Alvear, donde Miguel Dornaco logró una ventaja de casi cuatro puntos en la comuna administrada por el radical Ramón Capra, quien, como efecto del cimbronazo electoral, recibió renuncias de parte de su gabinete. De extracción sindical, Dornaco condujo cuatro años el gremio de los trabajadores municipales en el distrito, etapa donde, en el esquema local del FdT, ponderan que los municipales de Alvear se posicionaron “entre los primeros diez sueldos de la provincia”. Militante de base, más tarde ingresó como gerente distrital de Anses.

 

Kicillof junto a Miguel Dornaco (General Alvear), uno de los pocos candidatos del FdT en el interior bonaerense que logró triunfar en un distrito gestionado por Juntos.

En Alvear, el peronismo arrastraba una década sin ganar una elección, desde que se fracturó en 2011. Para esta rueda, lograron unirse tres de las cuatro líneas. Es ahí donde encuentran una de las claves del triunfo. “Nuestra sociedad estaba esperando una renovación”, sostuvo Dornaco a Letra P, que analizó que el distrito “está chato y la gente le está pasando factura al gobierno de turno porque no escucha las necesidades de los vecinos”. Allí, focalizó en lo habitacional, productivo y laboral. “La sociedad nos pone un voto de confianza para que empecemos a trabajar en esos temas”, enfatizó.

 

Con el triunfo, el FdT logra la mayoría en el deliberativo: “Era uno de los objetivos, que el Concejo no sea una escribanía y que se pueda plasmar la política desde otro punto de vista y que el intendente tenga ese contrapeso para que sea más productivo”. En ese aspecto, subrayó que sus proyectos se harán eco de “los planteos de los barrios”.

 

En Chacabuco, Cuarta sección, el exintendente Darío Golía se atribuyó la victoria por 55 sufragios frente a la lista bendecida por el actual jefe comunal, el radical Víctor Aiola, que venía de una seguidilla de victorias por amplio margen que se cortaron este domingo y que, al igual que su par de Alvear, generó movimientos en su gabinete, como la salida del secretario de Producción, Julián Ramundo. En General Villegas, otro distrito al mando de Juntos, logró ratificar su triunfo en las PASO Sol Fernández.

 

El resto de la quincena de comunas en el que el FdT sobrevivió a la ola rojo-amarilla son gobernadas por el peronismo. En la Quinta están los casos de Tordillo, Mar Chiquita –superando a Juntos por más de nueve puntos–, Castelli –donde la boleta oficial liderada por el secretario de Salud, Mariano Akino, se impuso con el 51,77%–, Pila –donde el presidente del Concejo Deliberante, Edgardo Menconi, logró la reelección con el 51,50%–, General Paz (Ranchos) –donde se impuso Ana Clara Álvarez, hermana del intendente Juan Manuel Álvarez, quien logra sostener así la presidencia del Concejo– y Las Flores, donde el oficialismo local había sido superado por la oposición en la compulsa frentista durante las PASO pero logró dar vuelta la taba.

 

“Tuvo mucho que ver la gestión que estamos llevando adelante en la ciudad junto a la Nación y a la Provincia. El pueblo lo valoró y ganamos la legislativa, que es bastante esquiva a los oficialismos en los distritos. La gestión local tiene mucha impronta en Las Flores. Fue un mix, pero con una campaña de gobierno local”, describió a Letra P el intendente Alberto Gelené, quien pidió “aprovechar las experiencias de gobiernos peronistas exitosos” en el interior.

 

“No todo es GBA (Gran Buenos Aires). Se necesita un mayor reconocimiento a los dirigentes del interior que no solo la pelean todos los días, sino que la ganan”, reclamó el dirigente.

 

En la Segunda, el FdT logró una victoria ajustada en San Pedro. El armado del intendente Cecilio Salazar –que no logró ingresar a la Legislatura bonaerense– obtuvo cinco bancas en el deliberativo. La lista que encabezó Daniel Creus superó a Juntos por 200 votos.

 

En la Cuarta, el FdT también cosechó victorias en comunas propias como General Pinto (donde juega fuerte el ministro de Transporte y exintendente de esa comuna, el massista Alexis Guerrera) e Hipólito Yrigoyen (donde el frente gobernante ganó por más de diez puntos).

 

En la Sexta, revalidó triunfos en tres distritos propios: Daireaux, Laprida y Monte Hermoso, éste último, al mando de Alejandro Dichiara, que se despide de la gestión municipal para asumir en diciembre una banca en la Cámara de Diputados. “Es imposible no ganar en Monte Hermoso porque el acompañamiento de la gente es total. Aparte, acá el peronismo es un peronismo completo”, dijo Dichiara tras conocer los resultados y enumeró que el FdT está integrado por La Cámpora, la JP, los movimientos sociales y el Frente Renovador.

 

Como dato concreto del foco puesto en municipalizar las campañas locales en estos distritos supervivientes, se advierte que en todos ellos fue mayor el volumen de votos que obtuvo el tramo local de la tira del FdT con relación a la cosecha de la boleta de Victoria Tolosa Paz. Por caso, en Daireaux o Alvear, la diferencia por el corte e boleta llegó a merodear los diez puntos.