15|11|2021

Kicillof relanza su gestión: paquetazo de medidas y cambios de gabinete

15 de noviembre de 2021

15 de noviembre de 2021

Envalentonado por la remontada que le permite terminar con la mayoría opositora en el Senado, anunciará fuerte inversión en infraestructura. Nuevos ministerios.

Axel Kicillof enviará esta semana a la Legislatura bonaerense los proyectos de Presupuesto y Ley Fiscal 2022 para que empiecen a ser discutidos en las cámaras. Además, en los próximos días presentará un paquete de medidas “muy potentes” para el conurbano y el interior, vinculados a infraestructura social y viviendas.

 

Esos serán los primeros movimientos de relanzamiento de la gestión por parte del gobernador, después de la inyección anímica que significó en la Gobernación bonaerense el resultado de la elección legislativa de este domingo. A pesar de la derrota, el Frente de Todos terminó festejando una importante remontada con respecto al resultado de las PASO y en la sede de gobierno platense el ánimo es distinto.

 

La nueva etapa de la gestión traerá seguramente nuevos cambios en el equipo de ministros, con la probable creación de nuevas áreas y ministerios, según pudo saber Letra P. “Es una nueva etapa y no se puede hacer con la misma estructura y los mismos nombres”, apuntaron fuentes del gobernador en la madrugada de este lunes.

 

Pero esos eventuales cambios tal vez ya no se leerán como una “intervención” sobre el gobierno, como ocurrió después de las PASO con el desembarco de los intendentes cercanos a Máximo Kirchner. Más fortalecido por la remontada electoral en territorio bonaerense, ahora Kicillof intentará aparecer en el centro de los próximos movimientos de su gabinete.

 

El gobernador no consiguió “darla vuelta” en su territorio, pero sí alcanzar el primero y más elemental objetivo electoral: lograr la paridad en el Senado bonaerense y darle un duro golpe a la oposición en su aspiración de seguir controlando la más importante de las cámaras legislativas.

 

Para Kicillof, los comicios legislativos de este domingo dejaron varias buenas noticias. La elección en el interior le permitió al peronismo ingresar un senador por la Séptima sección por segunda vez desde el regreso a la democracia en 1983, un dato que era resaltado y festejado en el entorno del mandatario.

 

“Logramos lo más importante que nos propusimos: recuperar el Senado y conservar la primera minoría en Diputados. Además, en el reparto de las bancas a diputados nacionales terminamos 15 a 15 con Juntos. Es para resaltar”, decían en la noche del domingo en el equipo de colaboradores estrecho de Kicillof.

 

El cambio de aire que significó haber recortado unos tres puntos la diferencia que le había sacado la oposición en septiembre era evidente en el gesto y la actitud del gobernador cuando le tocó subirse al escenario del comando de campaña del Frente de Todos en Chacarita, pasadas las 23 horas.

 

“Lo que viene es reconstruir, recuperar, renacer. Gracias, gracias”, dijo Kicillof, que había sido presentado minutos antes por Sergio Massa como “el hombre que se puso al hombro la campaña en la provincia”.

 

En efecto, después del baldazo de agua fría de las Primarias, Kicillof volvió a calzarse el traje que usó durante la campaña de 2019 y que le permitió despojar a María Eugenia Vidal del gobierno. La campaña del “cuerpo a cuerpo” lo encontró encabezando mateadas en plazas y tomando contacto estrecho con militantes, especialmente en aquellas zonas calientes donde el FdT más necesitaba recuperar terreno electoral.

 

Con los números ya confirmados, Kicillof exteriorizó el domingo a la noche sus sensaciones ante su equipo de trabajo. Lo primero que dijo es que el resultado confirmó que después de la PASO hubo “más ficción que realidad” en las interpretaciones políticas que se hicieron sobre su gobierno. “Se agrandaron a propósito algunas diferencias lógicas. Se forzó una lectura catastrófica de la situación”, se quejaban en la mesa chica del mandatario provincial.

 

Por eso, el gobernador interpretó el resultado de este domingo como “un voto de confianza” sobre el rumbo de su gestión. “Nosotros decíamos antes que la recuperación económica de la post pandemia era clara pero que mucha gente todavía no la había podido sentir. Ahora sí se empieza a sentir. Y la gente confía en este camino”, era la primera lectura que se hacía en la mesa chica del mandatario.

 

Apenas baje la espuma electoral, Kicillof pondrá en marcha los primeros movimientos de relanzamiento de la gestión, dicen a su lado. Por eso, festejaban el hecho de que la Legislatura con la nueva composición “ya no va a poder oponerse a todo, poner palos en la rueda, hacer una ‘paritaria’ permanente”.

 

La primera novedad llegará en los próximos días. Antes de que termine la semana, trascendió, Kicillof girará los dos proyectos más importantes del año, los de Presupuesto y Ley Fiscal 2022. Serán ejes de una negociación dura, pero con un nuevo horizonte, mucho menos hostil que el de los últimos dos años.

 

La semana siguiente, en los primeros días de diciembre, anunciará un paquete de programas de gestión para el conurbano y el interior. “Es el relanzamiento de la gestión, con el objetivo de cambiarle la vida a la gente”, dicen en la gobernación, donde sin embargo mantienen el hermetismo sobre el contenido de esas medidas. “Van a ser muy potentes”, avisan. En la lista figuran anuncios de infraestructura social para el Gran Buenos Aires y de vivienda, desarrollo productivo y puertos para el interior.

 

En ese marco, el gobernador no descarta hacer nuevos cambios en la estructura del gabinete. “Son parte del relanzamiento de la gestión. Es una etapa nueva y no podés seguir con la misma estructura, los mismos nombres”, admitieron a Letra P.

 

¿Se crearán nuevos ministerios, como los de Cultura y Turismo? ¿Habrá movimientos en Educación? ¿Tendrán los intendentes y La Cámpora más sillones en la Provincia? Las incógnitas comenzarán a resolverse en los próximos días.