13|9|2022

La mística radical se adueña de Ferro: temperatura, color y ritmo militante

28 de octubre de 2021

28 de octubre de 2021

Se van colmando las instalaciones del microestadio donde la UCR bonaerense muestra músculo y a su candidato estrella, Manes. Liderar la oposición para volver.

Cerca de la hora pautada, las calurosas inmediaciones del microestadio de Ferro, en el barrio porteño de Caballito, van ganando temperatura, color y ritmo militante, en la previa al acto que el radicalismo bonaerense diseñó para una fecha histórica y con el candidato a diputado nacional Facundo Manes como estrella sobresaliente y 2023 como mojón destacado en su incipiente carrera política.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Un inflable gigante con el apellido del principal orador del acto recibe a la militancia que va accediendo por grupos de pertenencia. Los primeros en llegar fueron el sector porteño de Adelante, junto también a miembros de la Juventud Radical y una comitiva de Mar del Plata, ciudad base del titular de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad.

 

La dirigencia va arribando de a poco. Los primeros en aparecer fueron las legisladoras bonaerenses Flavia Delmonte y Melina Greco, junto con el presidente del Concejo marplatense y cabeza de lista en la Quinta sección electoral, Ariel Martínez Bordaisco.

 

En medio de las batucadas, también aparece la militancia de largo aliento: “Yo estuve acá en el 83”, vociferó una señora con capelina blanca y bandera rojiblanca en mano.

 

La épica alfonsinista es una marca indeleble del acto. Incluso, dirigentes como el exsecretario de Salud Adolfo Rubinstein portaba remera con el rostro del expresidente fallecido. “La UCR tiene que liderar la coalición”, sentenció a Letra P.

 

Dentro del estadio del verde todo es rojiblanco. De movida, el hit de cabecera fue “volveremos a ser gobierno como en el 83”.

 

Debajo de una de las plateas, un palco para la dirigencia radical, que fue la última en ocupar sus lugares, entretenidos con selfis con la nutrida concurrencia radical de fondo.

 

Como había adelantado Letra P, a diferencia del escenario 360 característico de la era cambiemista, se emplazó un escenario con pantalla LED de punta a punta.