14|10|2021

El fantasma de la expropiación que pisó la partida de Dow

14 de octubre de 2021

14 de octubre de 2021

Un proyecto del Senado que esquivó Perotti y asustó a la firma se coló en la discusión. No hay cierre de la planta, pero el cartel de venta sigue colgado.

El sorpresivo freno de mano de la gigante petroquímica Dow en el Gran Rosario revela una serie de intereses y temores que la multinacional evaluó para finalmente no avanzar en su partida inmediata ni en el cierre de la planta que produce polioles únicos en el país. El fantasma de una posible expropiación provincial se coló en los planes de la multinacional y la nueva estrategia a corto plazo parece ser descomprimir el conflicto y mejorar el escenario para negociar una venta futura.

 

El anuncio de la marcha atrás a puro bombo del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el gobierno nacional a través del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, debe leerse con cautela y detenimiento. La multinacional mantiene en pie el plan de marcharse del país, pero no en la brevedad sino posiblemente en el verano o recién en mayo, como anunció originalmente. Es decir, piensa en posponer su partida. Una cosa es que cierre totalmente la planta, algo que parece alejarse, y otra, que siga en el futuro con otros dueños. 

 

Por eso, el comunicado habla de abrir “una mesa de diálogo con el objetivo de discutir las condiciones de competitividad que permitan la continuidad de la operación de la planta”. Faltó aclarar: "Sea en manos de Dow u otro". Esto no es ni más ni menos que tiempo para preparar el escenario de continuidad del proceso productivo y también de una venta ordenada, que, como contó Letra P, tiene interesados. El plan parece ser desactivar el conflicto y emprolijar los procesos productivos para facilitarles el terreno a inversores. El ministro de Producción santafesino, Daniel Costamagna, al tanto de las negociaciones, explicó que, “en principio, la idea de Dow es tenerla en marcha ellos”. 

 

¿Qué fue lo que hizo dar marcha atrás con el cierre y sentarse a negociar? Los ejecutivos entendían que el tema se estaba desmadrando: el sindicato presionó por sus 110 empleos, eso encontró eco en la campaña electoral y, como remate, la semana pasada les metió ruido la aprobación en el Senado santafesino de un proyecto para expropiar la planta. 

 

Una fuente al tanto de la negociación y de contacto con la firma confió a Letra P que la iniciativa legislativa incidió en los representantes de la multinacional, más allá de que sea difícil de concretar. “Los norteamericanos -aclaró- no quieren ese tipo de problemas”. 

 

Perotti, tampoco. Por eso, apeló a darle un cierre y un anuncio al tema. El gobernador le escapa al concepto expropiatorio, algo que quedó claro en la novela Vicentin, aún fresca en la memoria. Cuando el gobierno nacional avanzó con esa idea luego frustrada, el rafaelino hizo lo imposible por encontrar una alternativa. En este caso, también la esquivó: los senadores oficialistas decidieron abstenerse a la declaración de expropiación.

 

“Estas cuestiones se abordan en el marco del diálogo. Hubo muchas reuniones por más que no se hayan hecho públicas y eso posibilitó la marcha atrás”, razonó Costamagna con este medio. Por eso, Perotti anunció “una mesa de trabajo en la instancia pública para garantizar el funcionamiento”. Allí surgió la opción de abrir la exportación al Mercosur, adermás de mejorar competitividad y procesos productivos y logísticos. Tarea para Kulfas. 

 

¡Exprópiese!

La iniciativa plantea que todos los activos de la firma -muebles, inmuebles, instalaciones y maquinarias- sean declarados de utilidad pública y sujetos a expropiación. El artículo 3º pone en aprietos a Perotti: faculta “al Poder Ejecutivo provincial a llevar adelante el procedimiento expropiatorio”. Con las novedades de este miércoles, Diputados no aprobará semejante aventura. 

 

Quien impulsó el proyecto fue el senador justicialista por San Lorenzo, departamento donde está ubicada la planta, Armando Traferri, enfrentado y sin vínculo de retorno con el gobernador Perotti. De hecho, en el recinto, al presentarlo, quiso marcar el contraste a sabiendas de que el oficialismo no acompañaría. “Voy a pedir, señor presidente, que se le envíe al sindicato químico y a la intendencia de Puerto General San Martín el resultado de esta votación: quiénes han votado a favor de la expropiación y quiénes se abstuvieron en su sano derecho democrático”, lanzó con picante Traferri.