03|12|2021

El salmo de Traferri: lo que no te mata te fortalece

18 de diciembre de 2020

18 de diciembre de 2020

La Cámara Alta rechazó el desafuero del senador por amplia mayoría. Derrota de Sain y nubarrones para la agenda legislativa de Perotti. ¿Reseteo en el PJ?

Finalmente el corporativismo del Senado santafesino paró en seco al tren bala de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra. El cuerpo legislativo rechazó por amplia mayoría el desafuero del senador Armando Traferri pedido por los fiscales para poder imputarlo en la causa del juego ilegal. El justicialista sale victorioso tras la decisión de sus pares, que, indirectamente, resetean el escenario del PJ de acá en adelante.

 

Durante dos semanas, la política santafesina se mantuvo en una tensión inédita: el histórico senador estuvo a un paso de ser imputado por el delito de ser organizador de una asociación ilícita destinada a recaudar del juego ilegal. 

 

Se habló del fin de los privilegios de la clase dirigente, de que esta vez se le pondría el cascabel al gato, y hasta de un posible mani pulite. No ocurrió nada de eso. 

 

El Senado trabó la pretensión de los fiscales enfocada en que Traferri pierda la inmunidad parlamentaria para poder acusarlo. De los 19 senadores, tres se abstuvieron (entre ellos el propio Traferri y dos radicales), los cuatro leales al gobernador Omar Perotti votaron a favor, y doce rechazaron la moción, entre ellos los radicales que terminaron siendo decisivos. Primó el statu quo y la sensación de que entre fantasmas no se pisan las sábanas. 

 

Lo claro es que los senadores tienen la facultad de frenar una investigación penal. "El Senado eligió posar como juez de sentencia", definió el diputado del Frente Social y Popular, Carlos Del Frade

 

"Entendemos que se hizo una utilización corporativa de una inmunidad parlamentaria que no está prevista para estos fines", agregó el fiscal Schiappa Pietra.

 

Alivio y revancha

Traferri estaba ancho y aliviado luego de ver cómo sus pares levantaban la mano en el recinto para respaldarlo. Por eso dedicó su discurso a repasar su carrera política que pintó de impoluta y, luego, a cuestionar tanto al ministro de Seguridad, Marcelo Sain, como a los fiscales. 

 

Insiste en que todo fue una operación guionada por Sain, quien siempre hizo pública su enemistad con el senador. 

 

"No hago conjuras ni supongo, como hacen los fiscales", disparó Traferri en su discurso, y arriesgó: "Están molestos porque no quieren que la Legislatura, ni nadie, los controle". Vale recordar que desde el núcleo de Traferri se cocinó hace tres años una ley para facultarse para remover fiscales. 

 

Ahora, el senador sanlorencino está renacido, fortalecido porque los suyos no dudaron y, quizás, con ánimos de devolver el mal trago que le hicieron pasar.  Será difícil que el vínculo con el gobernador tenga vuelta atrás, dado que Perotti respaldó siempre a Sain sin dudarlo. Traferri orquesta las mayorías del Senado, situación determinante para el rafaelino, quien ya carga con minoría en Diputados.

 

Los coletazos en el PJ ya se dieron durante la semana con la decisión de los leales al gobernador a cortarse con bloque propio. Venían masticando la decisión y este episodio le dio el empujón y relato: separarse de todo lo que esté salpicado o, al menos, sospechado de corrupción. 

 

Traferri habla, Rodenas escucha mientras preside la sesión en el Senado.

Una incógnita es cómo continuará el vínculo con la vicegobernadora y presidenta del Senado, Alejandra Rodenas. Por lo pronto, la llenó de flores en su discurso y y no dejó de recordar cuando decidió impulsarla para su cargo. La exjueza logró hacer equilibrio en estas dos semanas en que la tierra política pareció abrirse bajo sus pies.  

 

Los fiscales avisaron que continuarán la investigación, al entender que el revés en el Senado "no es un punto final". 

 

 "Si esta evidencia no alcanza, yo diría que cerremos los tribunales penales y no metamos preso a más nadie", indicó Schiappa Pietra en la radio Sí 98.9.