20|11|2021

"Concordia es la capital del PJ, pero la gente castigó a la gestión nacional"

11 de octubre de 2021

11 de octubre de 2021

El intendente apuesta al repunte económico y a la militancia de cara al 14-N. El desempeño de Cresto en su distrito y el coletazo de la pandemia. 

Alfredo Francolini gobierna una ciudad de Entre Ríos que suele estar en el podio de la lista de conglomerados con mayor índice de pobreza del país, según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). En los primeros días de 2020, tomó las riendas de Concordia luego de que el intendente reelecto Enrique Cresto decidiera aceptar un cargo nacional (al frente del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento). En diálogo con Letra P, analizó la derrota del peronismo en la provincia y, en especial, en su distrito, donde Juntos se impuso en la sumatoria de las boletas, y consideró que el electorado "castigó" la gestión nacional. 

 

"Las elecciones de medio término son para que los ciudadanos hagan una evaluación de la gestión nacional. Este año, hubo muchos factores que complicaron a los oficialismos de todo el país. El principal fue la situación económica", explicó el jefe comunal y se mostró esperanzado en que el peronismo mejore su performance en las generales del 14 de noviembre.

 

Días atrás, Francolini mantuvo junto a sus pares un encuentro con el gobernador Gustavo Bordet para diseñar la estrategia de campaña. Más militancia y mayor territorialidad parecen ser las apuestas del oficialismo entrerriano."Mientras la economía se reactiva, como viene ocurriendo desde hace un tiempo, nuestra tarea es escuchar. Al día siguiente de las elecciones y con la apertura para eventos sociales, el peronismo comenzó un fuerte trabajo territorial" señaló. 

 

-Cresto fue el candidato más votado en Concordia, pero en la sumatoria ganó Juntos por Entre Ríos, ¿esperaba ese resultado en las PASO?

 

-Las elecciones de medio término son para que los ciudadanos hagan una evaluación de la gestión nacional. Este año, hubo muchos factores que complicaron a los oficialismos de todo el país. El principal fue la situación económica. Con la llegada de un gobierno peronista, teníamos la esperanza de mejorarla pero apareció la pandemia. Eso nos obligó a priorizar la salud y dejar otros aspectos de la gestión en espera. Las consecuencias de medidas restrictivas, sin dudas, afectaron en el humor de la gente. En las recorridas, nos dice que está todo bien pero que la plata no alcanza. Escuchamos el mensaje y hemos tomado decisiones. Estamos más cerca de los vecinos, en los barrios y en la calle, escuchando.

 

-¿Cómo será la campaña del Frente de Todos de cara a las elecciones generales?

 

-El Frente de Todos tenía que salir a la calle y ahora vamos a reforzar eso. La situación sanitaria permite tener otra campaña. Mientras la economía se reactiva, como viene ocurriendo desde hace un tiempo, nuestra tarea es escuchar. Al día siguiente de las elecciones y con la apertura para eventos sociales, el peronismo comenzó un fuerte trabajo territorial. La idea es llevarle más gestión a la gente con programas provinciales y nacionales. La apertura de actividades ayuda a tener una cercanía con los vecinos. Entiendo el enojo que hubo, es lógico y compresible. 

 

-¿El objetivo del oficialismo es acortar la diferencia con Juntos o cree que se pueden dar vuelta los resultados de las primarias?

 

-En una lectura rápida, Enrique Cresto fue el candidato que más votos sacó en la ciudad. Concordia va a demostrar que se puede cambiar, que trabajar con la gente dará otro resultado. Estuve en Buenos Aires y vi una ciudad diferente en cuanto a las aperturas, al movimiento de gente y al movimiento económico que se da por la apertura. Eso, que también se ve acá, nos indica que ya hay un mejor humor en el vecino que ahora puede salir, pasear. A las elecciones de noviembre se va a llegar con un mejor estado de ánimo. Ojalá que la situación sanitaria se mantenga como ahora. Acá no hubo caprichos sino realidades, que tuvimos que afrontar.

 

-¿Concordia sigue siendo la meca del peronismo?

 

-Concordia es la capital del peronismo, pero la gente castigó a la gestión nacional. En las legislativas de 2017, cuando (Mauricio) Macri estaba en su mejor momento, el peronismo perdió en Concordia por primera vez. Dos años después, con Enrique en la lista se llegó al 54%. Todos tenemos algo que ver en las elecciones de medio término, pero la gente mira más lo nacional.

 

-Una eventual derrota en las legislativas, ¿condiciona al peronismo y, en especial, a Cresto de cara a 2023?

 

-No. El rumbo nacional ya está cambiando y eso va a ayudar para el 2023. Lo de Enrique, en esta elección, es circunstancial, como los candidatos de todo el país. Cuando uno sale a hablar con la gente, se encuentra con una crítica a una situación general, que tiene que ver más con el país. No se plantea un problema de la ciudad. En las PASO no se votó a un candidato, se evaluó una situación que ya está mejorando.