20|6|2022

Dólar: el catenaccio del BCRA, la Aduana y la AFIP para marcar a las empresas

15 de enero de 2021

15 de enero de 2021

El Gobierno afina cruces sistémicos de información en tiempo real y avisa que no habrá controles "a la Moreno".

El panóptico para vigilar al dólar es más coordinado de lo que parece y se profundizará. Las normativas del Banco Central, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Aduana, sumadas a las negociaciones "uno a uno" de la Secretaría de Industria con las empresas, buscan tener bajo control el flujo de divisas de 2021. Habrá dólares para producir y no tantos para importar bienes terminados, pero las compañías deberán rendir cada operación que requiera de divisas.

 

El Banco Central ajustó en las últimas semanas dos regulaciones que complementan a la comunicación 7030, que restringió el acceso a dólares para importar y pagar deudas. Por un lado, creó un registro para tener información en tiempo real de los cien principales exportadoras e importadoras, incluidas cerealeras, automotrices y alimenticias. Busca que las compañías carguen allí sus movimientos de divisas para detectar cualquier irregularidad (por ejemplo, inconsistencias en la liquidación de dólares contra el pago de deudas) antes de llegar a los sumarios y evitar sanciones ulteriores.

 

El “Registro de Información Cambiaria de Exportadores e Importadores de Bienes”, dicen fuentes del Banco Central, agilizará los controles a las empresas que más dólares liquidan y demandan. La norma quedó opacada por otra que restringió el acceso a las divisas para importar bienes terminados y otros suntuarios. Entre los primeros hay microondas, heladeras, cervezas y otros productos que forman parte de una lista que no armó la autoridad monetaria. Las importadoras deberán conseguir financiamiento, porque tendrán autorización para comprar dólares recién a los 90 días. El Gobierno descuenta que esos productos se encarecerán, pero remarca que favorecerá a la sustitución local. No importa que, como se quejan en una firma de electrodomésticos que fabrica en el país e importa, los productos que llegan desde el exterior no compitan, por segmento del mercado, con la oferta made in Argentina. Las importadoras de suntuarios (autos de más de U$S35.000, caviar, etcétera) tendrán que financiarse a un año.

 

En la entidad que preside Miguel Pesce se rearmaron para controlar el flujo de divisas, a contramano de la desregulación que había propiciado Federico Sturzenegger. Los controles de declaraciones juradas son online y en tiempo real y eso provocó dolores de cabeza en empresas de todos los tamaños. Ante cualquier irregularidad, el acceso a las divisas se bloquea. Refieren en el BCRA que 400.000 pymes tuvieron problemas con su documentación y tienen los CUITs en zona de riesgo. Hasta una gran cerealera afronta problemas por irregularidades que las fuentes oficiales atribuyen a descuidos administrativos, con una alerta adicional: ahora, el Ministerio de Agricultura puede suspender el permiso de exportación de las empresas que no justifiquen debidamente sus movimientos de divisas.

 

Las compañías y los bancos deberán rearmar sus equipos administrativos en materia de comercio exterior. "Hoy, la percepción de riesgo es alta. La demanda de dólares para importar tiene que coincidir con el volumen de importaciones. Tenemos más fierros que los que había durante el cepo de (Guillermo) Moreno y todo es por sistema... los regímenes son transparentes", enfatizan.

 

Triple marca

El BCRA no está solo en el catenaccio para marcar a las empresas que traen y demandan dólares. La Aduana comenzó el año pasado a restablecer valores referenciales para evitar sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones. La entidad que dirige Silvia Traverso refirió que la administración Cambiemos desarmó precios mínimos y de referencia de 1.100 productos y 900 posiciones arancelarias, que comenzaron a reimplantarse durante 2020. Entre los valores de referencia que volverán este año se destaca el de la carne, en el epicentro de la agenda económica por la suba de precios de los últimos meses.

 

En paralelo, la AFIP conminó a las empresas y a sus contadores a entregar, antes del 29 de enero, sus estrategias de planificación financiera desde el 1 de enero de 2019 a esta parte. Busca saber qué estructuras societarias crearon para obtener beneficios impositivos aquí y en el mundo y cuán pertinentes son. Esas mamushkas de sociedades terminan indefectiblemente en países de baja tributación, donde existen convenios para evitar la doble imposición o en paraísos fiscales. Es una norma resistida por los contadores. El Consejo de Ciencias Económicas pidió una medida cautelar para que la Resolución General 4838 no se aplique, ya que "viola el derecho a la intimidad y las leyes que protegen el secreto profesional" al poner la responsabilidad en cabeza del "asesor fiscal". Para la AFIP, no ocurre nada de eso. "Cuando un asesor fiscal se ampare en el secreto profesional, deberá notificar al contribuyente para que este sea quien cumpla con la obligación", responden cerca de Mercedes Marcó del Pont.

 

Todo este cerco normativo se complementa con las negociaciones mano a mano de la Secretaría de Industria con las empresas sobre la disponibilidad de divisas para 2021. Como contó Letra P, entre las estimaciones de las compañías y las del Gobierno hay una diferencia de U$S10.000 millones. La administración busca desarrollar proveedores locales, como en el caso del sector automotriz. Las terminales tendrán más disponibilidad de divisas que el año pasado, porque el Gobierno espera que la fabricación crezca desde 330.000 unidades a 400.000. Habrá dólares para producir, aunque el esquema no termine de convencer a las empresas, ya que divide en 12 partes iguales las necesidades del año. 

 

Algunas compañías tienen problemas para importar autos y camiones terminados. "Hay un tema con las observaciones de las SIMI (Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones). Por un lado, está el tema de las divisas, pero también buscan aumentar los niveles de localización. Eso no es fácil y las empresas hoy analizan todo. Ford se fue de Brasil después de cien años; hoy no se les mueve el pulso para tomar esas decisiones", advirtieron en el sector.