30|9|2021

Fernández diseña un acto ambicioso para clausurar la crisis y mostrar futuro

20 de agosto de 2020

20 de agosto de 2020

Habla de un punto de partida el 29A, tras cerrar con los bonistas. Sería con amplio despliegue y en un lugar cerrado, como el CCK. El "federalismo" en escena.

La Casa Rosada afina los detalles del lanzamiento de la agenda económica del Gobierno, que Alberto Fernández pretende hacer con bombos y platillos, en un acto institucional que muestre un respaldo contundente de las 24 provincias, una vez que se haya cerrado finalmente el canje con los bonistas privados, el 28 de agosto.

 

Aunque todavía no tiene fecha definida, el acto de lanzamiento de las ya a esta altura famosas 60 medidas de reactivación se estructura a partir de diferentes hitos que marcan un límite temporal. El primero está dado por el plazo que tienen los bonistas para adherir al canje. El Presidente y los ministros coinciden en señalar el 29 de agosto como el día que da inicio a "la agenda pospandemia". El segundo, es el límite que tiene el Gobierno para presentar el Presupuesto 2021 ante el Congreso, fijado por ley el 15 de septiembre. El texto del proyecto reflejará el plan económico macro y las medidas que la Casa Rosada trabajó en las últimas semanas en conjunto con los gobernadores y gobernadoras.

 

 

En simultáneo, el Gobierno también espera un respiro sanitario. Aunque todavía sin cantar victoria, piensan que el número de los casos de coronavirus empezará a ceder para la misma fecha, a partir del "amesetamiento" que mostraron los reportes de los últimos días. La crisis todavía no terminó, pero en Balcarce 50 el clima cambió. El coronavirus dejó de ser la urgencia y las conversaciones entre integrantes de la mesa chica presidencial, "muy conformes con la respuesta del sistema sanitario", se enfocan cada vez más en el día después.

 

En efecto, la pospandemia fue uno de los ejes centrales del encuentro que el Presidente tuvo el martes en la Quinta de Olivos en una mesa política que reunió a los habituales comensales de ese día, Santiago Cafiero, Eduardo "Wado" de Pedro, Sergio Massa y Máximo Kirchner, con los invitados especiales, el gobernador Axel Kicillof, los ministros Gabriel Katopodis y Mario Meoni, y los intendentes Jorge Ferraresi, Juan Zabaleta y Fernando Espinoza.

 

Aunque con "el puño cerrado y los dientes apretados", durante ese encuentro todos los dirigentes coincidieron en la idea de que la pandemia "está más o menos controlada" y tanto Fernández como Kicillof se refirieron de manera explícita al alivio que genera en el horizonte la aparición de la vacuna. El gobernador de la provincia de Buenos Aires mantuvo, de todas formas, el tono de preocupación que suele mostrar durante los anuncios que comparte con Fernández y Horacio Rodríguez Larreta.

 

 

 

"La agenda económica empieza el 29", confirmó a Letra P uno de los asistentes a la reunión de Olivos, donde se cocina el armado del acto con el que Fernández pretende dar una vuelta de página a un primer año de gobierno cuya hoja de ruta se vio alterada por la pandemia. Según pudo saber este portal, el equipo presidencial piensa en el armado de un evento que muestre al primer mandatario flanqueado por el gabinete y acompañado -aunque sea de manera virtual- por actores centrales de la economía, del empresariado y del sindicalismo y los 24 gobernadores y gobernadoras, con quienes los ministros Martín Guzmán (Economía), De Pedro (Interior) y Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) trabajan desde hace semanas en planes específicos para las seis regiones en las que el Gobierno dividió el país. La coordinación está a cargo de Cafiero. 

 

"Participe o no, ningún gobernador podrá decir que esa agenda no lo contiene, porque es un trabajo consensuado con ellos", explicaron en Casa Rosada, donde también se especula con la eventual presencia de Cristina Fernández de Kirchner, quien desde el 10 de diciembre se mostró públicamente junto al Presidente una sola vez, en Olivos, cuando el ministro Guzmán presentó la oferta para los tenedores privados de bonos bajo ley de Nueva York. En aquella ocasión, a comienzos de la pandemia, también estuvieron representadas todas las provincias. Esta vez, el escenario elegido podría ser el Centro Cultural Kirchner (CCK), una de las opciones que baraja el Gobierno para un acto que llevará el estilo más sobrio Fernández, sin la épica de los años cristinistas, más parecido al acto por el 9 de Julio, sin los olvidos en las invitaciones que generaron internas en el Frente de Todos.

 

 

 

Las medidas estarán contempladas en el Presupuesto 2021, todavía en plena elaboración. En el gabinete tienen claro que el proyecto "va a tener que cumplir con el proceso de ordenamiento fiscal", que obsesiona a Guzmán y al Presidente, por lo que el gasto "no será exorbitante". Tal vez, más parecido al de un año no electoral que a uno impar, fuertemente orientado a la generación de trabajo mediante obra pública y privada, incentivos fiscales para que el sector privado contrate personal, subsidios de tasas para promover inversiones, rebajas de IVA y cuotas para subir el consumo, entre otras líneas.

 

El paquete no dará la sorpresa en un ciento por ciento. El Gobierno tuvo que adelantar algunas de las medidas para calmar a algunos sectores en crisis, como el turismo, e incluso hizo anuncios de inversiones millonarias, como la de la automotriz Nissan, por 130 millones de dólares, que no podían esperar los tiempos del cierre con los acreedores.