18|1|2021

Moyano sumó a un senador vidalista al escándalo del “espionaje PRO” bonaerense

18 de agosto de 2020

18 de agosto de 2020

El líder camionero presentó la denuncia para que se investigue persecución política y gremial durante el gobierno de Cambiemos. El platense Allan, en la mira.

Una nueva denuncia para que se investigue el presunto espionaje ilegal a opositores políticos, gremiales y sociales en la provincia de Buenos Aires durante la gestión de María Eugenia Vidal fue formalizada este martes en el fuero penal de Lomas de Zamora, donde el dirigente camionero Hugo Moyano apuntó al procurador general bonaerense, Julio Marcelo Conte Grand, al exministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y al senador provincial PRO por La Plata, el escribano Juan Pablo Allan.

 

Se trata de una nueva denuncia que se suma a todas las causas en trámite por presunto espionaje ilegal que tramitan en los fueros Federal de Dolores y Lomas de Zamora, y a la que se instruye en el fuero Penal de La Plata.

 

La denominada “mesa judicial” o mesa de espionaje que pide investigarse está formada, según los acusadores, por funcionarios públicos que con el respaldo del poder de turno realizaban maniobras de dudosa legalidad para espiar, perseguir y encarcelar opositores políticos, gremiales y sociales a las políticas de la alianza Juntos por el Cambio que integran la Unión Cívica Radical, el PRO y la Coalición Cívica. En esta nueva trama, además de los mencionados, también fueron acusados el espía y falso abogado Marcelo D’Alessio, actualmente detenido por orden del Juzgado Federal de Dolores; Sebastián Scalera, Fiscal General Adjunto del Departamento Judicial de Lomas de Zamora; Pablo Rossi, fiscal en Lomas de Zamora; Mariano Leguiza Capristo, fiscal en Lanús; y al funcionario judicial Juan Pablo Donofrio.

 

 


Pablo y Hugo Moyano.

 

 

La lista no sería definitiva. Funcionarios de la investigación confían en que con el avance de la causa aparecerán otros actores como posibles integrantes de la red judicial y política de espionaje ilegal. En la demanda se pide investigar a los mencionados “y a todos los que hubieran participado como partícipes y/o encubridores de los delitos señalados”.

 

El escrito fue presentado por el exjuez federal Daniel Llermanos, en su doble rol de víctima de presunto espionaje y de abogado de los líderes sindicales camioneros Hugo y Pablo Moyano, también blancos de acecho en sus vidas privadas.

 

Entre los delitos a investigar figuran falsedad de causas penales, espionaje, grabación en calabozos, falsedad ideológica de documentos públicos y extorsión a personas privadas de su libertad.

 

 


Julio Conte Grand y Juan Pablo Allan

 

 

LA HIPÓTESIS. Se sospecha que desde mediados de 2016, en el ámbito del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, su extitular Ritondo “dio inicio a una serie de reuniones (una cada quince días) tendientes a forjar amistades sólidas con miembros del Ministerio Público y del Poder Judicial (…) Al principio, los invitados fueron jueces penales y fiscales de todas las instancias que se desempeñaban como profesores en la escuela de policía ‘Juan Vucetich’”. Según la denuncia, en esas primeras reuniones, también participó como anfitrión el intendente de La Plata, Julio Garro.

 

A partir de esas reuniones en la que construyeron relaciones jueces y la entonces nueva administración provincial “se incorporaron otros magistrados ajenos a dicho establecimiento educativo pero que tenían vocación de establecer vínculos con el nuevo gobierno”. En ese camino, “los primeros vínculos fueron encomendados al escribano y senador Juan Pablo Allan”. “Durante la gestión de Vidal, no había posibilidad alguna de ser designado juez, fiscal o defensor en el Departamento Judicial La Plata sin la anuencia del mencionado senador”, se detalla en el escrito.

 

Los denunciantes solicitaron como una de las medidas de prueba a producir que se cite como testigos a los exministros bonaerenses de Seguridad y de Justicia, Cristian Ritondo y Gustavo Ferrari; al camarista contencioso administrativo de La Plata Gustavo Scaparotel; al exintendente de La Plata Pablo Bruera; al titular del PJ La Plata Luis Lugones; al actual intendente platense Julio Garro; al abogado mediático Gabriel Iezzi; y al funcionario de la Suprema Corte provincial Max Perkins, entre otros de una larga lista.

 

 

 

Los Moyano son actores muy activos en las causas de espionaje que los tienen como víctimas. Ya pidieron en otros expedientes que Conte Grand y el diputado ultravidalista Alex Campbell sean llamados a declaración indagatoria. También que las causas se tramiten en el fuero Federal de Dolores, donde está radicada la investigación más antigua y más avanzada, para que sirva como polo de atracción judicial y se realice una sola pesquisa en la materia. Esa causa está en manos del juez Alejo Ramos Padilla, que fue uno de los pocos magistrados del país en enfrentar y cuestionar al macrismo.