X

La herencia macrista y la crisis global. La reestructuración de la deuda y "un programa de reducción de costos sin precedentes".

Redacción 13/08/2020 10:11

“Hay que revertir el deterioro de YPF de los últimos cuatro años, en los que ha tenido una caída significativa de la producción y de la inversión”, dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una entrevista radial a pocas horas de que el ceo de la compañía, Sergio Affronti, anunciara a los inversores de la petrolera de mayoría estatal una pérdida neta de 85 mil millones de pesos en el segundo trimestre del año. En parte, estos números se explican por los alcances del aislamiento puesto en marcha por el Gobierno en marzo con la llegada del COVID-19 a la Argentina, pero no se agotan en ella, advierten fuentes de la empresa y sostienen que los últimos cuatro años de gestión dejaron una YPF "frágil, que se vio aún más complicada con la pandemia".

“En los cuatro años previos, YPF ha tenido caída de la producción y de la inversión; lo único que creció fue su deuda, (por lo que) hay que revertir ese estado de deterioro.” (Martín Guzmán) 

En la última semana de marzo, las ventas de naftas se desplomaron un 85% y a partir de ese momento fueron repuntando gradualmente hasta llegar a una estabilización en julio con una caída de entre 40 y 45%. En el caso del gasoil, llegó a tocar una caída máxima del 50% para luego estabilizarse en torno a una caída del 20% en las últimas diez semanas. Es, destacan en la compañía, una caída "sin precedentes" en la demanda.

En este marco, YPF tuvo malos resultados, como el resto de las compañías petroleras del mundo, pero también, argumentan las fuentes, problemas de arrastre producto de las decisiones de la gestión macrista como el contrato de la barcaza de licuefacción de gas con la empresa belga Exmar Energy. El management anterior, denuncian las nuevas autoridades, le dejó al gobierno de Alberto Fernández una empresa endeudada a altísimas tasas, con una inversión retraída en un 44% en los últimos cuatro años y un 14% menos de ganancias, que obligó a la gestión saliente reportar, a fines de 2019, un rojo de 33.000 millones de pesos.

“En los cuatro años previos, YPF ha tenido caída de la producción y de la inversión; lo único que creció fue su deuda, (por lo que) hay que revertir ese estado de deterioro”, dijo Guzmán. 

 

Affronti, ceo de YPF. Evalúa “el impacto de un potencial ajuste de precios"


Según los números que exhibe la gestión encabezada por el nuevo presidente, Guilermo Nielsen, y Affronti, la deuda heredada supera en 2,7 veces el flujo de ingresos de la compañía en un contexto financiero con todos los mercados cerrados. Por eso, en julio se llevó a cabo un canje de deuda que alcanzó una muy alta adhesión y va a permitir postergar el abultado pago de vencimientos, dicen cerca del ceo.

La deuda de YPF heredada por las nuevas autoridades supera en 2,7 veces el flujo de ingresos de la compañía en un contexto financiero con todos los mercados cerrados.

En el mercado consideran que la reestructuración de la deuda alcanzada recientemente despeja un poco el futuro de YPF, que comienza a levantar sus índices. En ese sentido, Affronti reconoció este martes frente a los inversores que la compañía y el Gobierno evalúan “el impacto de un potencial ajuste de precios" para paliar en parte la situación.

En efecto, el Ejecutivo nacional no le cierra la puerta a un aumento. En esa línea, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, aclaró que "el precio del combustible no lo regula el Estado, pero reconoció que "hay una discusión entre Estado y empresas". "Cuando asumimos la gestión, veníamos de una inflación arriba del 53 % y era necesario congelar algunos precios. Luego vino la pandemia y se congelaron otros. Será importante ponernos de acuerdo en la trayectoria", indicó. 

Affonti defendió la postura del sector ante los inversores al señalar que “los precios de los combustibles necesitan algún ajuste para reforzar nuestra capacidad de generación de caja, para mejorar mejorar el capex, que es crítico, y revertir la tendencia declinante de la producción”. Sin embargo, evita dar precisiones hasta que el Gobierno y el sector terminen de evaluar el impacto que podría acarrear la corrección por el traslado a los precios finales de productos básicos en un contexto recesivo.

Los especialistas entienden que la actualización de los precios de los combustibles es indispensable para la recuperación de la petrolera, pero insisten en que el problema económico y financiero de la firma es más profundo y anterior a la crisis global causada por la pandemia. En ese contexto, Affronti anunció un “plan de reducción de costos sin precedentes" que será aplicado "a lo largo de toda la cadena" para lograr un ajuste del 30%.