X

Es dueño de Mabxience, el gigante que producirá materia prima para toda la región. De la gripe A y el lanzamiento del Presidente a las tertulias por Vicentin.

Por 12/08/2020 20:51

El presidente Alberto Fernández se presentó en sociedad en su planta de Garín, al inicio de su gobierno, cuando nadie esperaba una pandemia. Ya se conocían de años de interacción de la política y los empresarios. A meses de aquel evento, Hugo Sigman terminó siendo un jugador esencial en la vacuna contra el Covid, como en 2009, cuando también produjo la dosis para la gripe A.

En Olivos, el mandatario anunció que, por decisión del laboratorio AstraZeneca, Mabxience, la firma del dueño del Grupo Insud, se encargará de producir la materia prima para las vacunas, que partirán de Argentina en unas 200 millones de dosis para ser envasadas en México. De allí, se distribuirán a toda la región.

Sigman, un histórico del negocio farmacéutico, también es un histórico de los nexos con gobiernos progresistas.

 

 

En 2009, se asoció con Novartis vía una buena relación con el ex ministro de Salud, Juan Manzur, para producir aquella inyección contra el virus N1H1. No fue gratis: le garantizó la provisión a cambio de que le permitan fabricar esa vacuna por diez años y que el Estado se la comprara, previa actualización de precios bajo los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

 

Con Fernández se conocían desde los años del gobierno de Néstor Kirchner. También de allí data el nexo con el actual y entonces ministro de Salud, Ginés González García.

Siempre cercano a líderes liberales a la europea, Sigman trajo al país a su amigo Felipe González, ex presidente de España, a disertar en diferentes foros. El CEO tiene buena parte de su negocio medicinal en ese país, en el que vive buena parte del año.

Cuentan los que lo conocen que con el Presidente habla habitualmente y con una agenda amplia. El último hito: la expropiación fallida de la aceitera Vicentin. Antes del anuncio de intervención y expropiación, que hizo tanto ruido que terminó en una vuelta atrás, Sigman le dijo a Fernández que algo había que hacer con ese tema y que lo mejor era entrar al concurso vía YPF Agro, con altas chances de ganar. Un plan parecido al también fallido intento del modelo Santa Fe.