X

La COVIAR de Zuccardi expuso cifras de recuperación en pandemia y Bodegas de Argentina lo cruzó, por considerarlo un guiño al Gobierno ante precios congelados.

Por 29/07/2020 17:34

La disputa entre los dos bandos de bodegueros no se detiene ni ante números que reflejan cierta mejora en las ventas y las exportaciones. La Corporación Vitivinícola (COVIAR) que encabeza José Zuccardi, expuso un alza en el consumo de vinos en base a cifras del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y disparó un contra-comunicado de Bodegas de Argentina, con Patricia Ortiz al frente, en el que cuestionan las cifras, por darse en un contexto de congelamiento de precios en los que no hay recomposición del valor.

El boom del vino es un capitulo más de una contienda que inició poco antes de fines de 2019, cuando Bodegas, que reúne a pymes y a grandes exportadores, intentó disputar la conducción de COVIAR, que finalmente quedó bajo el ala de Zuccardi. Desde ese momento, Bodegas salió de la Corporación, pero los chisporroteos no cesaron. ¿Qué se observa en las cifras del sector? Que pasaron de pagar los salarios con ATP del Gobierno, como el caso de Chandón, a tener números para nada despreciables en materia de volúmenes comerciales: en cuanto a mercado interno, en los cinco primeros meses de año, hubo un alza interanual de 1,9%.

Referido a las exportaciones, el INV informó que se vendieron al exterior 207,6 millones de litros de vino en el período enero-junio de 2020, lo que representó un aumento del 51,9% con respecto a igual lapso de 2019. El crecimiento en este primer semestre también se produjo en las ventas de mosto concentrado, que totalizaron 62.787 toneladas, con un aumento del 15,6% con respecto a 2019. El vino a granel lidera la suba, aportando el 153,9% del total de lo exportado.

 

Patricia Ortíz, de Bodegas de Argentina. 

 

“Por quinto año consecutivo cae la facturación de la industria del vino”, se tituló el contraataque de Bodegas de Argentina, que aclaró que “si bien los volúmenes crecieron en mayor o menor medida, es más contundente lo que han caído los precios, por ende, la facturación total y el valor agregado también, que es lo que realmente cuenta a la hora de analizar la situación del sector que, sin dudas, no es bueno". "De la facturación sale la inversión y el empleo, no de las cajas vendidas a un precio más bajo en promedio”, amplió el comunicado.

Bodegas, como integrante de la mesa de discusión de precios de la Coordinadora de Productores de Alimentos (Copal), marcó una fuerte posición contra el congelamiento de Precios Máximos, fue una de las banderas de la entidad.

A continuación, Ortiz, titular de Bodegas, expresó algo de la raíz de las disputas: “Veo con preocupación la caída del precio promedio y por ende de la facturación, la falta de premiumización en los mercados externos y la agresiva promoción en el mercado interno”.

Uno de los cuestionamientos que se le hacen a COVIAR es cómo destina el dinero para la promoción de la actividad. Según Bodegas, más centrado en el mercado interno que en la exportación. Detrás de esa posición, se expresa la idea de que los números de Zuccardi son un gesto político al Gobierno. Desde Coviar, en tanto, dijeron a Letra P “no saber” de dónde salen los números que muestra Bodegas y pidieron “no insistir en una contienda que no ayuda en nada al sector”.

 

José Zuccardi, titular de COVIAR.

 

Lo ideológico cruza claramente la problemática bodeguera. Le endilgan a Zuccardi una inclinación hacia al peronismo y, sobre todo, lo grafican con otro de los hombres fuertes de COVIAR. Eduardo Sancho, titular de ACOVI, una de las entidades que integran COVIAR, que fue pre candidato a gobernador de Mendoza en los años de Cristina Fernández. Estas diferencias, más allá de los números, son el fondo de la disputa bodeguera, que tiene que ver con quién y cómo se maneja la COVIAR, en cuanto a negocio y en cuanto a relaciones con los gobiernos.

En medio de la batalla de lobbys y presiones, algunos avanzan en contar su versión de los hechos. El 14 de julio, un puñado de empresas de vinos, entre ellas Bodegas, se reunieron con el ministro de Agricultura, Luis Basterra. Estuvieron el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, la Cámara de Bodegueros de San Juan, la Cámara Riojana de Productores Agrícola (CARPA) y la Cámara de Exportadores de Vino de la Patagonia. Allí le plantearon al ministro “la disconformidad respecto a la forma en que se conduce la COVIAR, como por ejemplo la asignación, administración y ejecución de los recursos aportados por las empresas”. También le bajaron línea dura al decir que se pretende imponer un nuevo Plan Estratégico Vitivinícola “sin haber evaluado el anterior, sus aciertos y fracasos, y sin perseguir los intereses de la industria, sino de unos pocos que temen que, con la finalización del PEVI 2020, pierdan sus espacios de poder”. En el sector, la disputa parece estar iniciándose todo el tiempo.