X

Fue en la primera ventana del programa ATP. El 40% de sus ventas está en sectores cerrados. Con la apertura paulatina, mejoró sus números.

Por 01/07/2020 10:44

El sector de las bebidas alcohólicas atraviesa una situación despareja. Un alto crecimiento en algunos sectores, incluso en plena pandemia, y una baja en los más vinculados a bebidas de la “noche”. Es el caso del champán, que tiene un emblema que refleja la problemática: según supo Letra P, la Bodega Chandón le pidió al Gobierno cobrar la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), beneficio por el cual el Estado paga hasta el 50% de los salarios de los empleados de una compañía, en el marco de la pandemia.

Desde la firma aclararon que la inclusión fue en la primera oleada de los ATP y que luego, con las aperturas de la economía por regiones, la compañía empezó a mejorar sus números y ya no requiere ese plus. Chandón, que además fabrica algunos vinos de gama media como Valmont, Terrazas de los Andes y Latitud 33, tiene 600 empleados directos y el 40% de sus ventas responde a restaurantes y boliches, dos rubros que están cerrados a cero desde el inicio del confinamiento por Covid, el 20 de marzo.

 

El Gobierno decidió extender los ATP a menos compañías. 

 

Fuentes del sector contaron a este portal que muchas bodegas, sobre todos las más pequeñas, siguen anotándose en el beneficio. “Seguramente, los sectores que abastecemos sean los últimos en abrir”, se sinceraron.

Hoy, la actividad en Mendoza está en un proceso de nueva normalidad, que incluye la apertura de locales que venden vinos y espumantes, cerrados en la primera etapa, pero el volumen del negocio precisa de la noche, los hoteles y los bares. En este contexto, la venta se mantuvo sostenida y creciente en supermercados, donde hubo una amplia ventaja sobre el producto de mayor competencia, la cerveza.