10|4|2021

Una luz al final de la cuarentena

23 de julio de 2020

Basado en datos de industria, construcción y energía, el Gobierno se ilusiona con indicadores de prepandemia para agosto y septiembre. El plan para la demanda.

Superados los cuatro meses de confinamiento, con el virus llegando al pico y la economía en su mayor nivel de derrumbe en la historia corta, el Gobierno observa que una recuperación de las variables no sólo es posible, sino también podría ser rápida. Según un estudio de los números, al que accedió Letra P, estiman que, de continuar hacia arriba, la producción, la construcción y una parte de la economía podrían volver a niveles pre pandemia en agosto y septiembre. En este contexto, y con la oferta a priori más robusta que la demanda, Alberto Fernández planea hacer un anuncio, una vez cerrado el acuerdo por la deuda privada, en el que comunicará herramientas para dinamizar la parte más frenada: el gasto de las familias y la inversión de las empresas.

 

Hace unas semanas, en el Ministerio de la Producción observan cómo corren en paralelo dos curvas, la del consumo de energía de CAMMESA, la compañía que administra el mercado mayorista eléctrico, y el índice de actividad industrial del INDEC. Esas dos curvas vienen haciendo casi el mismo recorrido desde enero y febrero de 2019, con una particularidad: la del INDEC está dos meses por detrás del consumo eléctrico.

 

LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL. El número de CAMMESA cayó 36% en abril de este año, al inicio de la pandemia, cuando la industria retrocedió 34%; en mayo, CAMMESA cayó 21% y el INDEC industria, 26%; pero en junio, el consumo eléctrico ya estaba en una caída de 10%. Esto fue el primer indicio de lo que podría ser una recuperación, considerando además que las industrias siguieron abiertas aún luego del cerrojo total del 1 al 17 de julio.

 

En este contexto, la industria general muestra que el consumo eléctrico de los grandes usuarios en junio ya se ubica en torno al 80% del previo al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO). La fuerte caída de fines de marzo y abril redujo la demanda de los grandes usuarios al 55% del nivel previo, recuperándose al 72% en mayo, al 79% en junio y en la primera quincena de julio se ubica en 81%.

 

 

 

No es lo único que miran en Producción. En la Secretaria de Industria tienen una especie de conteo de casos testigo, de empresas que son indicadores de recuperación. Así, hay una firma textil, que algunos llaman "el Techint" del sector, que está produciendo a niveles muy similares a la pre pandemia y, en algunos casos, mejores que en 2019, un año muy malo. Una dinámica similar se ve en la metalmecánica, automotrices que arrancarán a trabajar doble turno y, naturalmente, productoras de alimentos, que nunca pararon por ser esenciales.

 

MÁQUINAS Y LADRILLOS. “Particularmente en la industria, si bien persiste la caída interanual en los 16 sectores (con bajas de dos dígitos en 14 de ellos y cinco de los cuales superan el 50% de retracción), la mayoría reduce la retracción respecto a la de abril. De los más de 1.700 locales relevados por INDEC, casi el 40% operó con normalidad en mayo (versus 33% en abril), mientras que más del 50% operó parcialmente y el 11% no tuvo actividad productiva. Por su parte, la Utilización de Capacidad Instalada (UCI) de mayo se ubicó en 46,4%, recuperándose del mínimo histórico observado en abril (42%), aunque sin alcanzar los niveles previos al inicio del ASPO (59,4% en febrero de 20)”, consigna un informe interno del Ministerio de Economía.

 

 

Las curvas energía e industria, que ven como una señal adelantada. 

 

 

En el caso de los números de los ladrillos, el impacto visual parece mucho mayor. El Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC), que refleja venta de insumos de construcción, aumentó en mayo 99,9% y desaceleró la caída interanual hasta -48,6%. Tanto la serie original como la desestacionalizada alcanzaron los niveles de marzo, luego de ubicarse en abril en el mínimo histórico de la serie iniciada en 2012. Según fuentes oficiales, la recuperación iniciada paulatinamente en mayo continuó en junio, de acuerdo con algunos indicadores adelantados disponibles. En el detalle, los despachos de cemento al mercado interno recortaron la caída interanual de -33% en mayo a -7% en junio;  mientras que el Índice Construya, que mide el desempeño de un grupo representativo de insumos para la construcción, en junio aumentó 1,7% interanual, tras caer 34% interanual en mayo. Estos indicadores sectoriales adelantan una recuperación del sector para el mes de junio, afirman en el Gobierno.

 

 

 

Otra rareza de los datos oficiales está en el sector automotriz: los patentamientos de autos crecieron 2,3% interanual en junio, el primer aumento interanual desde mayo de 2018. En el mercado de motos sucedió algo similar: hubo 22.088 unidades patentadas en junio y un aumento de 4,3% contra 2019, siendo también el primer crecimiento interanual desde mayo de 2018. Por su parte, la producción automotriz fue de 15.657 unidades, casi cuatriplicando las 4.802 de mayo. También aumentaron las exportaciones de autos, con un total de 6.875 unidades, y duplicaron las 3.227 de mayo. La producción de acero, vinculada a la industria y la construcción, también sigue recortando su caída. Tras caer 75% interanual en abril, en mayo cayó 52% y en junio 41%. 

 

 

El consumo, muy golpeado, la pata floja de la recuperación. 

 

 

En el Gobierno también mencionan elementos positivos del ordenamiento de la macroeconomía, como la ampliación de mercado de capitales interno en pesos. "Por primera vez en años, por segundo o tercer mes consecutivo, dejar la plata en el banco, con el interés de referencia que da el Banco Nación, 30,02% anual, le está ganando a la inflación. Eso habla de sanidad económica, porque frena la carrera hacia el dólar", informaron desde la cartera de Hacienda.

 

Además, el Ministerio de Economía logró canjear títulos en dólares bajo la ley local por otros nominados en pesos, por un total de 8.600 millones de dólares.

 

Con estas cifras, y a la espera de que el ministro Martín Guzmán cierre el acuerdo con los bonistas, Fernández tiene listo el paquete de 60 medidas de reactivación, con un plus en el consumo y en el financiamiento, para lograr que la demanda empuje: se viene un Ahora 12 reforzado, con tasa cercana a cero, y un paquete de créditos para capital de trabajo apuntado a las pymes y grandes firmas, con tasas muy por debajo de la inflación proyectada.