X

Los intendentes impusieron su modelo a Kicillof y vuelven a fase 3

Reclamaban mayor autonomía. El gobernador cambió la fórmula para darles más agilidad a las habilitaciones. Agradecimiento y sintonía ¿fina?

Por 17/07/2020 21:01

Finalmente, los intendentes del conurbano bonaerense tendrán mayor autonomía para decidir si habilitar o no actividades en sus distritos, en el marco del regreso a la fase 3 de la cuarentena por el coronavirus. Los jefes comunales de la oposición reclamaban tener potestad en las habilitaciones y no depender únicamente de las autorizaciones que bajaban desde la Provincia y la Nación. El gobernador Axel Kicillof definió cambiar la metodología para las habilitaciones que a partir de ahora no será de manera individual sino sectorizada por “paquetes de actividades” y cada distrito definirá. 

Esta semana, como contó Letra P, el gobernador les había adelantado a los intendentes e intendentas del conurbano que el plan era volver a fase 3 de manera “intermitente” en los 35 distritos que estaban confinados con el objetivo de mitigar los contagios por coronavirus. Tras la efectivización -con los anuncios en la tarde de este viernes en Olivos- el Ejecutivo bonaerense detalló cómo será a partir de este lunes el regreso a la fase 3, 4 y 5 y qué actividades estarán permitidas.

ACTIVIDADES PERMITIDAS, SEGÚN LA FASE DE LA CUARENTENA 

 

En Juntos por el Cambio celebraron la decisión del gobierno. “A partir de ahora, hemos consensuado con el Gobierno nacional que las actividades de fase 3 van a ser aprobadas por paquetes”, explicó el Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, durante la conferencia brindada en La Plata junto al ministro de Salud, Daniel Gollán. Detalló además que no será “individualmente” sino que van a pedir “la aprobación y después van a ser los intendentes municipales quienes se van a encargar de implementar cada una de esas actividades y servicios”. Los intendentes tendrán ahora un rol más activo. 

Hasta el momento, el intendente pedía la autorización de una determinada actividad y el camino para ponerla en marcha era riguroso. El ministerio de Gobierno lo recepcionaba, la jefatura de Gabinete evaluaba junto al Ministerio de Producción y de Salud y si todo estaba ok giraban la solicitud a la Nación, que tomaba la decisión final. 

Bianco explicó que los cambios dispuestos para la nueva fase implican que un intendente podrá decidir, por ejemplo, no permitir una actividad habilitada. “Esto es una muy buena noticia para todos, no quita que vamos a sacar el ojo, sino que va a ser más eficiente la implementación de las cuestiones”, afirmó.
 

 

A principios de junio la avanzada opositora por las aperturas y para tener más protagonismo en las decisiones tocó techo. El jefe de gobierno de Vicente López, Jorge Macri, insistió con la apertura de los comercios barriales (que a partir de este lunes reabrirán de manera paulatina) y cuestionó a Kicillof por no permitir que los comercios subieran sus persianas. Vía carta, los opositores reclamaron también tener mayor autonomía en la toma de decisiones, y que se trabajara en una segmentación que atendiera las distintas situaciones sanitarias.

El Ejecutivo bonaerense priorizó darle aire al sistema sanitario y buscó no polemizar. En La Plata sostienen que hoy, pese a que hay récord de contagios, se está en condiciones de volver a una fase 3 en el conurbano, epicentro nacional de contagio de la peste. Lo atribuyen al éxito de la cuarentena estricta de las últimas semanas. 

Luego de los detalles que explicaron Bianco y Gollán, algunos intendentes opositores celebraron las decisiones, como el platense Julio Garro, quien agradeció a Kicillof haber “escuchado la propuesta de automización de fases”.