X

El jefe de Gabinete viajó para darle apoyo al gobernador preferido de CFK, que atraviesa una severa crisis sanitaria y política. La relación con Beliz.

Por 05/06/2020 19:08

Tras compartir nuevamente el anuncio sobre la extensión de la cuarentena con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, el presidente Alberto Fernández mandó a su mano derecha, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, a llevar el respaldo político explícito del Gobierno nacional a Jorge Capitanich, que lidia en Chaco con el tercer foco de circulación de coronavirus en el país.

El apoyo presidencial es una cuota significativa de aliento en medio de la tempestad. Capitanich es uno de los gobernadores más cercanos al jefe de Estado, que le encargó la institucionalización del Frente de Todos, y uno de los dirigentes de mayor confianza de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Además, mantiene un diálogo permanente con el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, con quien discute sobre temas de planificación a largo plazo, y con el propio Cafiero. Ese tejido de relaciones generó la red de contención política para Chaco en plena escalada de contagios. 

 

 

Cafiero llegó a la provincia este viernes acompañado por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, que anunció el desembarco en la provincia del plan Detectar, con el que se abordó la problemática de la circulación comunitaria del virus en los barrios vulnerables del conurbano bonaerense y la Ciudad de Buenos Aires. En Chaco, eso sistema se aplicará en el barro Toba, ubicado en Resistencia, donde Capitanich señaló que actualmente hay 151 casos de coronavirus.

 

 

Chaco es el tercer distrito de circulación de Covid-19 del país, pese a que tiene poco más de un millón de habitantes. A fines de febrero, fue una de las primeras provincias afectadas por el virus, cuando dos mujeres residentes en ese distrito arribaron al país provenientes de España y dieron inicio a una cadena de contagios. La situación escaló rápidamente cuando el virus entró a los barrios vulnerables, tal como ocurrió en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. El jueves, el reporte del Ministerio de Salud informó que la provincia tenía 979 casos, el doble que la provincia de Córdoba.

Tras el anuncio, Fernández decidió enviar a Cafiero a Chaco para enviarle respaldo político y sanitario a Capitanich. El jefe de Gabinete se había puesto en contacto con el gobernador durante la semana, al ver el ascenso de la curva de contagios. Le ofreció el apoyo del ministerio de Salud en territorio. 

Junto al gobernador y a Vizzotti, Cafiero recorrió este viernes la fábrica textil Santana en Puerto Tirol, los hospitales “Julio C. Perrando” y “Luis Fleitas” y el barrio Toba. También los acompañó el subsecretario de Asuntos Parlamentarios y Gestión Política de la Nación, Sebastián Benítez Molas, dirigente de máxima confianza de Capitanich.

 

Cafiero junto a Capitanich en el Comando de Operaciones de Emergencia COVID-19.

 

En Resistencia, Vizzotti anunció la entrega de 4.000 tests serológicos para la provincia y la implementación, en colaboración con las autoridades locales, del plan Detectar, que arrojó buenos resultados en el AMBA. La Nación coordinará la tarea con la ministra de Salud de Chaco, Paola Benítez, blanco de críticas internas y externas en la provincia por su gestión de la pandemia.

 

 

"Cuando el pueblo lo acompañó con el voto, el gobernador había fijado otras prioridades para la provincia. Lo mismo les pasó a Alberto y a Cristina. Esa agenda quedó un poco suspendida porque hoy tenemos que gestionar una pandemia", dijo el jefe de Gabinete en Resistencia, sentado junto a Capitanich, Vizzotti y la vicegobernadora Analía Rach Quiroga. Cafiero remarcó, además,  "el trabajo que la provincia está haciendo en el barrio Toba" y comprometió el apoyo para obras de infraestructura en la zona.

 

 

La visita de Cafiero es un gesto importante de apoyo de la Casa Rosada a Capitanich, que pilotea una tensión política desatada al compás de la crisis sanitaria. El propio gobernador admitió que su equipo de gobierno "es joven y no tiene la experiencia necesaria y suficiente para asumir responsabilidades tan complicadas en un momento tan compleja", lo que lo llevó a armar una estructura casi paralela de gestión que denominó Unidad Oficina de Gobernador.