X

La sublevación de los mercaderes

Comerciantes autoconvocados de todo el país se desmarcan de las cámaras empresarias y salen a la calle a forzar la apertura de locales. Las zonas calientes del mapa nacional y la presión a Larreta.

Comerciantes autoconvocados de todo el país se desmarcan de las cámaras empresarias y salen a la calle a forzar la apertura de locales. Las zonas calientes del mapa nacional y la presión a Larreta.

Por 04/05/2020 18:00

“A partir del 10 de mayo, abrimos sí o sí, estamos al borde de fundirnos”. El mensaje es parte de la carta fundacional de la liga de comerciantes de Santa Fe, un pool de pequeños empresarios que empezaron a salir a la calle a forzar la reapertura de locales, incluso desoyendo los mandatos de las cámaras madre, como la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la de la Mediana Empresa (CAME). En las localidades de Rosario y Esperanza, de esa provincia, ya hubo manifestaciones medianamente masivas de mercantiles con pancartas en las calles. Pero el germen empezó a armar una rebelión de mercaderes en todo el país.

Según datos a los que accedió Letra P y que viene relevando la CAC, este mismo síntoma se vio en Entre Ríos, Río Negro, Santiago del Estero, Salta y buena parte de las provincias patagónicas. Prevén, además, un estallido igual en lugares del interior muy poblados y con pocos casos, en los que aún persiste la cerrazón total, como es el caso de Tucumán.

También, en los próximos días, empezará a verse más masivamente en el conurbano bonaerense y la Ciudad de Buenos Aires, donde identifican que está el problema más serio. “Nosotros, por códigos con el Gobierno, debemos respetar la orden de no abrir. Pero la gente no aguanta más”, dijo a este portal una fuente de la dirigencia nacional mercantil.

 

Esperanza, Santa Fe. Se armó una liga de comerciantes anti cuarentena. 

 

Con esos sectores que manifiestan hay varios problemas. El primero, son en su totalidad pequeñas empresas, algunas familiares, con poca o mediana cantidad de empleados. Esas firmas que nunca tuvieron nexo alguno con los estados, ni asistencia, ni créditos. Ergo, no están accediendo a la ayuda oficial y precisan más de la circulación y las ventas que de lo que el Estado pueda acercarles.

 

 

El segundo punto importante es que llevan casi dos meses con actividad cero y muchos de ellos tienen una perspectiva más negativa aún hacia futuro. En algunos rubros, como zapaterías y tiendas de indumentaria, la baja de la actividad es del 90%, pero el problema general es un parate de la actividad total de más del 70%. Según las cámaras, en esos segmentos, poco habituados al uso de tecnología, las ventas online representan sólo un 6% o 7%.

Naturalmente, la situación ya empezó a generar cortocircuito político de las provincias con el Gobierno. El que más presión tiene es el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: los comerciantes de las avenidas Córdoba y Corrientes están armando una movida para exponer la problemática y creen que debe haber más respaldo de la posición de los comerciantes por parte de la Ciudad. En este contexto, y al menos por ahora, no está en la mente del presidente Alberto Fernández que en la cuarta etapa de la cuarentena, que arranca el próximo lunes, haya autorizaciones masivas para la apertura de este tipo de comercios.