X

La iniciativa plantea que el Estado obtenga retribuciones accionarias de las grandes firmas que reciben aportes públicos para pagar salarios. Los apoyos.

Por 25/05/2020 15:00

La idea que lanzó la diputada nacional Fernanda Vallejos para que el Estado pueda recibir acciones de empresas que coticen en bolsa a cambio de los subsidios para pagar salarios suma algunos adherentes dentro del bloque del oficialismo, aunque la primera reacción fue de distancia y cautela. La iniciativa todavía no se transformó en un proyecto de ley, pero, ante las consultas de Letra P, los diputados del Frente de Todos Hugo Yasky, Juan Carlos Alderete y Pablo Carro expresaron su apoyo para que los fondos invertidos no se pierdan y que existan limitaciones para que las firmas que despidan personal, fuguen divisas o evadan impuestos no puedan aplicar a los subsidios públicos implementados para mitigar parte del impacto económico de la pandemia. 

Yasky, además secretario general de la CTA, consideró que "es una propuesta que tiene un fundamento solido: que el Estado no se convierta en una especie de organismo bobo que asista a grandes grupos empresarios, que después van a capitalizar esa asistencia en beneficio propio". En diálogo con Letra P, opinó que "hay que garantizar algún mecanismo que recicle los recursos de todos los argentinos que utilicen esas empresas".  

 

 

Yasky considera "válido" que, "en esta coyuntura, hasta las grandes empresas reciban ayuda estatal para mantener los puestos de trabajo". "Pero también el Estado tiene la obligación de garantizarse que esos recursos sean recuperados para generar un circulo virtuoso y la compra de acciones es un instrumento que podrá estar cumpliendo esa función, porque forma parte de las reglas de juego de la economía de todas las naciones", dijo. El sindicalista opinó que es una forma eficiente de que "ese patrimonio público no se pierda, porque hay muchas de esas empresas que hacen operaciones con dólares que fugan del país y, si no lo impedimos, estamos cometiendo el error de descapitalizar al Estado". 

 

 

Alderete, diputado y dirigente de la Corriente Clasista y Combativa, también manifestó su apoyo ante las consultas de este medio. "Comparto la idea de Vallejos, porque tenemos que poner límites a los aprovechamientos de las grandes empresas que reciben subsidios. Todos estamos haciendo esfuerzos y el Estado le está pagando el 50% de los salarios a algunas empresas, que no pueden amenazar con despidos, rebajar salarios y especular".

Para Alderete, es correcto el plan de ayuda estatal, pero es necesario ponerle límites especialmente "con empresas que cotizan en bolsa y que deben retribuir la ayuda que les aporta el Estado". 

 

 

Para Carro, secretario general de la CTA de los Trabajadores de Córdoba y diputado nacional por esa provincia, "algo hay que hacer en el sentido que propone Vallejos, porque la ayuda estatal para esas empresas es una inversión pública que debe ser valorizada en este contexto de crisis". Aclaró que el concepto todavía debe ser debatido por el bloque del Frente de Todos hasta llegar a un texto consensuado, pero recordó que ya presentó un proyecto de ley para que las empresas que despiden personal no puedan recibir ayuda del Estado para pagar salarios.