X

"Es posible salir con la ayuda del Estado"

La empresaria autopartista que está en la mesa chica de la Unión Industrial dijo a Letra P que “las medidas del Gobierno de no segmentar la ayuda son acertadas”. El futuro del sector automotriz.

Por 20/04/2020 15:06

“No hay que olvidarse que este es un sector que viene de un pasado reciente con caída de 30% en la actividad”, dice Carolina Castro, la titular de la autopartista Industrias Guidi, justo antes de meterse de lleno en los efectos futuros de la pandemia del coronavirus en el sector autos. El dato no es menor y grafica que, de haber estado mejor parada, la producción local tendría más espalda para soportar un parate total de algunos meses. Sin embargo, tiene expectativas: “Esta crisis debe ser tomada como una oportunidad, es posible salir con la ayuda del Estado”, dijo a Letra P.

Castro, la primera mujer en la historia de la Unión Industrial Argentina (UIA) en llegar a la mesa chica de la entidad, analizó cómo están hoy las terminales, qué contexto afronta la industria en general, elogió las más recientes medidas del Gobierno de pagar el 50% de los salarios privados y se refirió a los cambios en el trabajo luego del estadío de empleo virtual en el aislamiento.

 

 

-¿Cómo describiría hoy la situación de su sector?

-Estamos sin actividad desde el 20 de marzo, muchas terminales automotrices anunciaron en su momento paradas de planta en fechas que son superiores al aislamiento, al menos al aislamiento hasta lo que conocemos hoy. Cuando vuelvan a trabajar, lo van a hacer con un volumen que, en el escenario más positivo, va a ser de la mitad que tenían antes de la cuarentena.

-Y con turnos limitados.

-Hay terminales que vuelven con un turno de producción de dos días, hay otras que van a estar dos o tres días de la semana sin trabajar. Esto depende de cada terminal. Lo que va a pasar en el futuro tiene que ver con el contexto actual, porque no es sólo un problema de mercado interno: esta crisis es una crisis global y está afectando al mercado latinoamericano en general.

-Esto se suma a la crisis que ya venía atravesando la industria.

-Este es un sector que viene de un pasado reciente con caída de actividad, de 2018 a 2019 cayó un 30%. Este año esa caída va a ser aún mayor.

"Las nuevas medidas van en la dirección de no segmentar la ayuda, es lo que la UIA venía pidiendo. Este camino que ha tomado el Gobierno es el adecuado."

-Hay empresarios que piden sostener la cuarentena y otros, levantarla. ¿Dónde se para usted?

-A un mes del aislamiento, se lograron dos objetivos muy importantes: esta idea de aplanar la curva y también que toda la población tomó conciencia del peligro de esta pandemia. Dicho esto, considero que en las próximas semanas, gradualmente, se tiene que ir abriendo la economía, liberando la actividad para algunos sectores. Obviamente, haciéndolo en el marco de los recaudos necesarios para el marco que tenemos hoy. Todas las empresas estamos planificando y siguiendo normas que la OMS y los gobiernos están dictando.

-¿Cómo tomó el anuncio de que el Estado pagará el sueldo de trabajadores del sector privado?

-La crisis, claramente, no estaba segmentando en su impacto. Los siete millones de trabajadores del sector privado están repartidos en empresas de distintos tamaños y todas son importantes a la hora de garantizar el sustento para todas estas personas. Las nuevas medidas van en la dirección de no segmentar la ayuda, es lo que la UIA venía pidiendo. Este camino que ha tomado el Gobierno es el adecuado.

-¿Alcanza el paquete de medidas para salir del pozo?

-Es posible salir adelante con ayudas del Estado. El sector público tiene un rol fundamental cuando la crisis es de esta envergadura. Y también es muy importante el diálogo social entre trabajadores y empresarios, que ya se empezó a hacer. Esta crisis tiene que ser vista como una oportunidad para mejorar ese diálogo tripartito.

-¿Cómo imagina el día después? ¿Ve cambios en el modo de trabajo?

-Hay un boom en el uso de las herramientas de comunicación virtual, que sirven para algunas prácticas específicas. En mi sector, el de la producción, lo virtual tiene sus límites. No creo que esta crisis vaya a cambiar completamente la forma en la que producimos.