LOS RECURSOS FEDERALES

Kicillof, ningún lobo solitario: la Casa Rosada revisa toda la coparticipación

Para el Gobierno es tiempo de buscar mecanismos que compensen el reparto que establece la ley, casi imposible de modificar en el Congreso. Los gobernadores, a la espera del dinero de la Ciudad.

En plena discusión con la Ciudad de Buenos Aires por el recorte de parte de los fondos extra que recibió durante la gestión de Mauricio Macri, el gobierno de Alberto Fernández analiza la forma de discutir con los gobernadores nuevos mecanismos de reparto automático de dinero para las provincias que corrijan las cuotas establecidas en la ley de coparticipación, que data del alfonsinismo y resulta casi imposible de modificar por vía legislativa.

 

 

 

El debate está en pleno curso y tiene atentos a los mandatarios, que se quejan desde hace años del dinero que recibe la Ciudad de Buenos Aires y reclaman una nueva distribución. Le elevaron sus reclamos en varias oportunidades al ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, a quien no lo tomó por sorpresa el planteo de Kicillof. El gobernador también habló del tema con el presidente Fernández. 

 

 

Pero la solución no es sencilla. El mecanismo para modificar la ley 23.548, que establece el monto que le toca a cada provincia en concepto de coparticipación, es extremadamente complejo: al tratarse de un convenio entre la Nación y las provincias, debe ser sancionada por el Congreso y ratificada por las legislaturas de cada uno de los 24 distritos del país. Por eso, aunque diferentes gobiernos intentaron poner el tema en discusión en varias oportunidades, ninguno pudo llevar el proceso adelante. La ley fue sancionada en enero de 1988 y los montos nunca se modificaron, pese a los cambios económicos y poblacionales que sufrió el país en tres décadas.

 

 

 

Consciente de que la distribución original no obedeció a estudios pormenorizados sino que fue “una decisión coyuntural que perduró en el tiempo” por la dificultad de modificarla y de las inequidades que generó, el Gobierno estudia otra manera de abrir la discusión con los gobernadores y establecer mecanismos automáticos de transferencias para las provincias que puedan corregir los números de la ley. En ese punto trabajará en los próximos tiempos el ministro De Pedro que, como el Presidente, cree que hay que hacer modificaciones para fortalecer el federalismo.

 

En lo inmediato, por lo pronto, el debate será en torno a los fondos que la Casa Rosada recuperará de la Ciudad de Buenos Aires y ya tiene resuelto que repartirá entre las provincias, con Kicillof con el primer número en la mano.

 

La comitiva oficial en el vuelo que los regresó a la Argentina. 
La comitiva oficial en el vuelo que los regresó a la Argentina. 

También te puede interesar