X

Larreta ordenó reuniones generales y de cada ministerio para elaborar propuestas. Ordenó congelar el resto de las agendas y alinearse con el plan anti virus que diagrama el gobierno nacional.

Por 16/03/2020 14:27

El viernes por la tarde, cuando la agenda no marcaba pendientes y estaba por culminar una semana, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, convocó a todo su gabinete a un cónclave extraordinario y de “urgencia” en Pizza Cero, su búnker predilecto, donde mezcla reuniones políticas y de gestión. Así empezó el fin de semana crítico en el que el gobierno porteño aceleró medidas y resoluciones para contrarrestar, o al menos retrasar, el avance de la pandemia del coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires.

Tras más de tres horas de reunión, Larreta ordenó a sus ministros que hagan propuestas previendo la posible aceleración de la de crisis. Flanqueado por su ministro de Salud, Fernán de Quirós, el alcalde adelantó que esa no sería la última reunión del comité de crisis por el coronavirus y que se volverían a ver en las próximas horas. El sábado siguieron las reuniones y buena parte de los ministros estuvieron en la sede del gobierno, en Parque Patricios. El domingo, directamente todos los funcionarios optaron por “mudarse” al edificio de la calle Uspallata y centralizar la elaboración de propuestas que, en muchos casos, requirió un trabajo coordinado entre distintas áreas.

 

 

De todas formas, hubo reuniones por toda la ciudad y algunos ministros ofrecieron sus casas como centros de reunión con sus equipos. De ese cúmulo de encuentros salió el “crudo” del paquete de medidas que anunció Rodríguez Larreta este lunes y que quedará plasmado con el decreto que saldrá en el Boletín Oficial. Entre otras medidas, se suspendieron trámites de renovación de licencias de conducir, aplazó vencimientos de multas, cerró parques, plazas y actividades deportivas al aire libre. Además, fruto de estas propuestas, nació el acuerdo para que los sindicatos ofrezcan las camas de sus hoteles para internar a pacientes con coronavirus.

A todo funcionario Larreta le transmitió el mismo mensaje: suspender agendas propias, agotar las propuestas vinculadas a la prevención del coronavirus y que cada una de esas medidas vaya “en línea” con lo que dicta la Casa Rosada. Ese pedido de conexión con Balcarce 50 lo confirmó el propio Larreta cuando, junto a Quirós, se trasladó a Olivos para participar junto a Alberto Fernández, Axel Kicillof y ministros nacionales del comité de crisis que acordó la suspensión de clases y el cierre de fronteras, entre otras medidas.

 

 

Por esas horas, los ministros porteños entraban y salían de Uspallata 3160. El curso de acción estaba claro desde el día anterior, cuando se realizó la segunda reunión de gabinete extraordinaria, que encabezó el jefe de Gabinete, Felipe Miguel. La primera fue el viernes, con el propio Larreta. De la segunda reunión salió la directiva que esquematizó la cascada de propuestas de cada área. Todos los ministros y equipos diagramaron entre el sábado y el domingo un listado de medidas preventivas que debieron entregar en formato Power Point.