NUEVO CICLO | COPARTICIPACIÓN

Inminente Día D y tensa calma en la paritaria Fernández - Larreta

El alcance de la poda de la Casa Rosada a los recursos de la Ciudad se conocerá en las próximas horas. Hay cruce de números, pero el larretismo dice que aún no hay nada concreto. La Nación no cede.

La negociación por el recorte de la masa de recursos coparticipables que recibe la Ciudad de Buenos Aires empezó a disputarse en una mesa de ping-pong: de un lado la Casa Rosada; del otro, la Jefatura de Gobierno. Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta golpean y contragolpean para sostener el juego por encima de la red y en equilibrio, pero en cualquier momento la pelota quedará de un lado. En la instancia previa a ese tiro final, todo se vive en un clima de tensa calma a la luz de una discusión que se alargó más de la cuenta pero que podría tener resolución en los próximos días.

 

El Día D de esta paritaria será cuando aparezca en el Boletín Oficial el decreto que defina el índice de coparticipación que, finalmente, tendrá la Ciudad durante la gestión de Fernández. En ambos campamentos se trabaja contrarreloj para que esa poda sea consensuada y la medida no se defina unilateralmente. Si esto último ocurriese, Rodríguez Larreta podría descongelar el silencio al que se llamó para no complicar la negociación, que hasta ahora se desenvolvió en buenos términos y con gestos de colaboración de todos los interlocutores. Al mismo tiempo, habilitaría el último recurso: judicializar el proceso.

 

Sin embargo, el jefe de Gobierno porteño envió una primera señal este martes: en horas de especulación inagotable por el inminente recorte, el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, alertó sobre un "disfuncionamiento" de la Ciudad si, como trascendió, el Gobierno llevara a 1,4% el índice de coparticipación para el pago chico PRO. En diálogo con Radio Mitre, Santilli, a cargo de la seguridad porteña, atizó el fuego por primera vez.

 

“Nuestra responsabilidad es defender a los vecinos de la ciudad. Lo que no quiero dejar de hacer es lo que hacemos con Horacio: ponemos el cuerpo. Quiero creer que habrá más reuniones para achicar las distancias, porque está en juego la seguridad de los vecinos”, sostuvo el vicejefe de Gobierno.

 

El día a día de la negociación está a cargo de la secretaria de Relaciones con las Provincias, Silvina Batakis, y el ministro de Economía y Finanzas porteño, Martín Mura. El Gobierno advierte que la resolución es inminente y que de un cónclave entre ambos saldrá la definición, pero a la Jefatura de Gobierno aún no llegó la invitación para la próxima cita.

 

 

 

Rodríguez Larreta mantiene firme su postura ante el recorte sobre las arcas porteñas: la poda de los recursos de la mesa coparticipable que recibe la Capital no puede estar por encima del 0,5%, según marcan en Parque Patricios. Ese deseo choca de frente con las aspiraciones de la Casa Rosada, que apunta a un recorte de entre el 1% y el 1,1%. Las últimas versiones afilan el bisturí nacional y marcan que Fernández estaría dispuesto a bajar más de dos puntos y fijar el índice en 1,4%.

 

Hasta fines de 2015, la Ciudad de Buenos Aires recibía ese porcentaje de la masa total de recursos coparticipables. En enero de 2016, el expresidente Macri le aumentó al bastión electoral del PRO ese monto a 3,75%. La excusa fue la necesidad de costear el traspaso de la Policía Federal. En 2018, bajo el Pacto Fiscal pedido por Macri, la Ciudad resignó ingresos y la alícuota bajó a 3,5%, cifra que se mantiene hasta la actualidad.

 

Para el larretismo, esa regresión es "inaceptable", como también la opción de que la Casa Rosada envíe mes a mes el dinero para cubrir los sueldos de la Policía de la Ciudad. "No hay chance", insisten en Uspallata 3160.

 

En rigor, el Gobierno porteño se irrita porque la discusión estaría "mezclada": según razonan en la Ciudad, La Casa Rosada marca que puede aportar el dinero para los sueldos, pero "no aclara" que esa suma no alcanza para cubrir toda el área de seguridad traspasada, que incluye mantenimiento de edificios, uniformes y automóviles, entre otros gastos.

 

Martín Menem, junto al diputado Luis Picat e intendentes del Gran Córdoba.
Diputados: Ramiro Gutierrez presentó su proyecto para la reutilización social de bienes decomisados.

También te puede interesar