X
39 crímenes violentos en lo que va del año obligaron al gobierno y a la dirigencia opositora a bajar las tensiones para no agitar más el clima político. Pausa en las críticas al socialismo y a Saín.
Por 18/02/2020 19:06

La escalada de homicidios en Rosario y, puntualmente, el triple crimen de una pareja de jóvenes y su beba de un año encasilló a la mayor parte del arco político en la moderación y detrás del pedido de trabajo en conjunto. La dimensión del caso hizo que la dirigencia baje un cambio y evite declaraciones incendiarias que pudieran afectar la institucionalidad del gobierno de Omar Perotti.

Si bien resonaron las críticas, no hubo pedidos de renuncia del fusible directo en este tipo de asuntos que es el ministro de Seguridad. Incluso, cuando todos los cañones venían apuntando justamente a Marcelo Sain, un crítico vehemente de la gestión anterior. Primero fue el propio gobernador quien salió a bancar al funcionario y a analizar el escenario con calma. "El abordaje de la seguridad no depende de un ministro, es integral", aclaró.

La crónica policial, con 39 homicidios dolosos en lo que va de 2020, “habla de las dimensiones de la problemática que tenemos”. Pero “esto no empezó ayer, es un proceso que viene desde hace años (…) Estamos en emergencia en seguridad. Ojalá todos lo comprendan”, advirtió Perotti, quien no cargó contra el socialismo por la inseguridad como sí hizo en los primeros meses. Toda una señal. 

El ex intendente de Santa Fe y ex candidato a gobernador por Juntos por el cambio, José Corral, evitó todo tipo de confrontación: “El gobierno de Perotti lleva dos meses, hay que darles tiempo a todos los gobiernos cuando están empezando y hay que darles las herramientas a través de la emergencia de seguridad. Es un tema tan grave en Santa Fe que requiere el esfuerzo de todos”.

 

 

“Si bien es cierto que los datos no son buenos, con una frecuencia de crímenes dolosos como en los peores años, si alguien tiene la solución inmediata está mintiendo. Uno escucha con sorpresa muy críticos a quienes tenían la responsabilidad hasta hace apenas 60 días, cuando los números y hechos eran igual de graves”, dijo a Letra P en alusión al socialismo.

Desde la UCR perteneciente al Frente Progresista, el diputado Juan Cruz Cándido, sostuvo a este medio: “Es como dice Perotti, no se le puede echar la culpa un ministro, ni esto se resuelve de un día para el otro. No es momento de poner el dedo en la llaga ni especular. No es tiempo de mezquindades para los que no gobernamos, ni de soberbia de parte de los que les toca gobernador”. “Lo que está pasando no es por las medidas que se tomaron sino por las que no se tomaron. No sabemos lo que se quiere hacer, cuál es el plan”, dijo a modo de diagnóstico y pidió abrir la mesa de diálogo con la oposición.

El presidente del bloque de Diputados radicales, Maximiliano Pullaro, evitó hablar públicamente para no generar más confrontación, dado que fue ministro de Seguridad hasta diciembre. “Hay que recomponer”, sostuvieron desde el entorno.

 

 

Esta idea se repite en el resto de la oposición, incluso la sugirió el propio Sain. “Tenemos que juntarnos con la oposición, tener una discusión seria. Vamos a enviar un proyecto de ley para modernizar el sistema (policial). Vamos a tener que acordar seriamente qué policía queremos porque no resiste más de esta forma”, analizó en C5N.

Desde el socialismo, la diputada Lionella Cattalini pidió reconstituir la Junta de Seguridad, un mecanismo para sentar a todos los poderes del Estado en una mesa. La diputada eligió un tono más confrontativo: “La sensación es que no hay plan, y nos duele porque Perotti llegó al gobierno prometiendo la paz y el orden, y tuvo seis meses de transición para tener un análisis profundo y planificar. El ministro Sain además de romper puentes y hacer declaraciones, se aísla”.

 

 

Por su parte, el diputado nacional del PRO y vicepresidente de ese espacio, Federico Angelini, criticó con dureza al gobierno peronista como lo hizo Patricia Bullrich, presidenta del partido. "Tenemos bien en claro que el problema viene desde hace tiempo, y que uno de los principales causantes fue la pasividad y la negación que siempre tuvo el socialismo", lamentó el legislador santafesino a Télam antes de conocido el triple crimen de Empalme Graneros.

En ese sentido, dijo ver "mucha improvisación por parte del actual gobernador Perotti". "Puso un ministro que tiene una mala visión sobre las fuerzas policiales, las fuerzas de seguridad, y tiene un componente ideológico muy fuerte. Y estoy seguro que la inseguridad no se combate con una cuestión de ideología, sino que se combate con el uso de la fuerza del Estado por sobre los que están fuera de la ley", advirtió.