X
El líder de la central obrera Héctor Daer explicó que el objetivo es “ir readecuando el salario a una realidad económica” de cada sector. Además, negó rotundamente la posibilidad de un paro general.
Redacción 14/02/2020 10:52

El secretario general de la CGT Héctor Daer subrayó que las paritarias deben tener "revisiones" y no cláusula gatillo, para así "ir readecuando el salario a una realidad económica y de cada una de las actividades" sin que se genere "un proceso inflacionario".

Tras almorzar el pasado jueves con el presidente Alberto Fernández, el referente sindical subrayó que el mandatario "sabe la responsabilidad" que tiene el movimiento obrero y afirmó que a la hora de discutir aumentos salariales "no es un tema de moderación, sino de entender el proceso y a partir de ahí encontrar un camino que permita bajar la inflación".

 

 

En diálogo con Radio La Red, el titular Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) pidió "dimensionar" la cláusula gatillo y precisó que sólo "en cuatro convenios aparece en forma explícita y llegaba a once convenios los que tenían referencia al índice de costo de vida".

"Lo que hay que seguir teniendo son revisiones, porque son las que van a ir readecuando el salario a una realidad económica y de cada una de las actividades. Eso va a permitir no perder poder adquisitivo y poder llevar un control de que las paritarias no terminen yendo a precios por la especulación empresarial", señaló el sindicalista.

A la vez, Daer indicó que el objetivo de la central obrera es que en las paritarias se pueda "sostener el ingreso, ir recuperando lo perdido, pero que no genere un proceso inflacionario".

"Seguramente será mucho más activo el mecanismo de negociación, mucho más dinámico, pero no se puede tomar un mecanismo o un método de negociación universal, porque hay salarios que compartieron su índice con la inflación, otros que perdieron poquito y otros que perdieron más", aclaró.

Consultado respecto a la posibilidad de que el Gobierno vuelva a otorgar aumentos de sumas fijas a través de decretos, el gremialista explicó que esa modalidad "no es incompatible con la negociación salarial".

"Esas sumas se están incorporando a los básicos y después hay que ampliarlas proporcionalmente a las escalas", amplió.

Finalmente, el secretario general de la CGT afirmó que ahora no se puede "ni hablar" de un paro y remarcó que "no está en carpeta" la realización de una medida de fuerza contra el Gobierno de Alberto Fernández.

"Sólo podría hacerse si se vuelve a un rumbo de llevarnos a un país fragmentado como tuvimos en los cuatro años del Gobierno anterior. Pero vamos en el rumbo de un país desarrollado, mitigar los efectos de la pobreza, generando desarrollo sustentable", concluyó.