14|10|2021

"La Cámpora busca tener un rol decisivo en el armado de listas"

31 de diciembre de 2020

31 de diciembre de 2020

El analista político habló del aval presidencial a Máximo Kirchner para presidir el PJ bonaerense y del "equilibrio" que Fernández debe mantener con CFK.  

De cara a las elecciones legislativas, Máximo Kirchner se encamina a convertirse en el nuevo presidente del PJ bonaerense y ya sumó el aval del presidente Alberto Fernández. El analista político Rosendo Fraga consideró que el objetivo de esa movida política es que La Cámpora, espacio que conduce el hijo de Cristina Kirchner, tenga "un rol decisivo en el armado de las listas" de aspirantes a legisladores y legisladoras. 

 

En este sentido, el director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría afirmó que el apoyo presidencial a esa candidatura responde a la necesidad de "mantener un equilibrio" dentro del Frente de Todos, luego de las críticas de la vicepresidenta a parte del Gabinete. 

 

"La relación entre el Presidente y la vicepresidenta muestra tensiones, pero lo probable es que la influencia de Cristina se mantenga o incluso se acreciente, sin que esto llegue a una ruptura en el binomio que gobierna", analizó Fraga.

 

-¿Cómo analiza la relación entre el Presidente y su vice durante el primer año de gestión?

 

-Cristina Kirchner desarrolló una estrategia que primero fue una silenciosa construcción de poder -entendiendo por tal la designación de militantes en puestos claves-, luego fue imponerle al Gobierno su agenda y, después, que esa agenda comenzara a realizarse. Finalmente, la candidatura de Máximo Kirchner para la presidencia del peronismo bonaerense. En este proceso se inscribe el buscar ministros que respondan a esta estrategia, que, sin lugar a dudas, tiene por objetivo el manejo del poder.

 

-¿A Cristina le cuesta asumir el rol de vicepresidenta que se asignó?

 

-Ella se asignó el rol de ser la líder de la coalición oficialista. Esto implica ejercer el liderazgo, lo que no es fácil para el Presidente. En la historia argentina, no hay un presidente de estas características, con un vicepresidente que es el líder político de la fuerza que gobierna. A nivel global, es difícil encontrarlo.

 

-¿Hacia dónde cree que va esa relación?

 

-Al cumplir un año en el poder, la relación entre el Presidente y la vicepresidenta muestra tensiones, pero lo probable es que la influencia de Cristina se mantenga o incluso se acreciente, sin que esto llegue a una ruptura en el binomio que gobierna.

 

-¿Las últimas declaraciones de Cristina Kirchner ayudan o perjudican al Gobierno?

 

-Esas declaraciones no son cómodas para el Presidente. Dos de cada tres argentinos en las encuestas piensan que Cristina tiene más influencia en el poder que el Presidente.

 

-¿Cómo imagina el cierre de listas del Frente de Todos para las elecciones 2021?

 

-En la elección legislativa del próximo año la clave será la provincia de Buenos Aires: ganar o perder por un voto este distrito genera efecto ganador o perdedor. La intención de que Máximo Kirchner ocupe la presidencia del peronismo bonaerense es un paso para que el kirchnerismo y en particular La Cámpora tengan un rol decisivo en el armado de las listas.

 

-¿El Presidente debería ceder ante los reclamos de la vice para preservar la relación o resistir para no perder autoridad?

 

-Es un problema de equilibrio. En los últimos días del año, el Presidente apareció negándose a producir los cambios en el gabinete que pidió la vicepresidenta, pero, simultáneamente, apoyó a Máximo Kirchner para la presidencia del PJ en Buenos Aires. Este es el ejemplo de lo que el Presidente seguirá tratando de hacer en los próximos meses.

 

-¿Qué rol juega Sergio Massa en este contexto?

 

-Por trayectoria y ubicación política, está más cerca del Presidente y es probable que se mantenga en esa posición.