25|9|2022

Lavagna rompió el silencio para pedir ajuste político y "cambios"

26 de diciembre de 2020

26 de diciembre de 2020

El excandidato a presidente hizo balance del 2020, de la década y del gobierno de Fernández. "Son 10 años de estancamiento", bramó.

"Llegó la hora. No más excusas", blandió Roberto Lavagna en una carta publicada este sábado 26 de diciembre de 2020 en su cuenta oficial de la red social Twitter. A modo de balance técnico, pero con una marcada crítica a los gobiernos del Frente de Todos (FdT) y de Cambiemos, el excandidato a presidente de Alternativa Federal dio un mensaje político tras un largo tiempo de silencio.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Entramos en la semana final de un muy difícil 2020. La acumulación de 10 años de estancamiento, incluso retroceso económico, y la pandemia, han puesto a los argentinos todos en una difícil encrucijada", sostuvo y agregó que "el fracaso de las políticas populistas por un lado, o de ajuste por el otro, + la parálisis por la pandemia, llevaron la realidad socioeconómica a niveles insostenibles como exponen las cifras de pobreza e indigencia del INDEC y del Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA)".

 

Bajo esa lógica, golpeó para los dos lados de la grieta. Sin nombrarlos, Lavagna cuestionó tanto a los gobiernos kirchneristas como al de Mauricio Macri por la cifra de pobreza en la Argentina. Además, escribió una serie de "cambios" a modo de propuesta. En ese sentido, pidió poner el foco en la creación del empleo privado, "protegiendo derechos adquiridos pero incorporando a la mayoría que hoy está excluida, sin derecho alguno, a formas modernas de empleo".

 

Lavagna consideró necesario "bajar los costos de funcionamiento del sistema político" y "penalizar el intervencionismo inútil y burocrático. "En definitiva, darle más poder a los ciudadanos y menos a las estructuras, gerenciales, sindicales y a las alianzas espurias entre el Estado y pseudo empresarios", mencionó.

 

Otro de los puntos que enumera como propuestas es "desarmar progresivamente el sistema de subsidios que privilegia la concentración en Capital y el Gran Buenos Aires".

 

"Habrá resistencias, de políticos, empresarios, sindicalistas, corporaciones de la obra pública, corporaciones de la justicia, medios, intelectuales". Pero también remarca que muchos de estos mismos grupos "hartos del estancamiento, del retroceso en el mundo, de la pobreza creciente, de la desarticulación territorial, serán capaces de ver lo insostenible de la situación en que estamos".

 

"Muchos de estos cambios los venimos proponiendo desde hace tiempo, pero la sociedad parece aturdida por los gritos de dos modelos que definimos -por consenso- como partes de 'la grieta'. Para avanzar hay que identificar a quienes ya han sido incapaces, cada uno a su turno, de empezar a revertir el retroceso y encaminarnos hacia la recuperación y el crecimiento", concluyó el exministro de Economía.