10|10|2021

La Navidad de Eurnekian: Aeropuertos y represa

20 de diciembre de 2020

20 de diciembre de 2020

Tras el gesto por las PPP, retuvo su principal negocio por otros diez años y gestionó una carta de Fernández a Merkel para destrabar Chihuido. Siempre parado.

Eduardo Eurnekian convenció a sus descontentos socios de en los corredores E y F de los proyectos de Participación Público Privada (PPP) sin mucho esfuerzo. Helport, su constructora, encabezaba el proyecto por el que el empresario debía poner 300.000 dólares por mes para pagar seguros por las garantías que permanecían intocables en el Estado. Sus socios, las constructoras Panedile, Eleprint y la española COPASA, amenazaban con ir al CIADI, al igual que los consorcios que obtuvieron los otros cuatro proyectos. Eurnekian se impuso y, a fines de septiembre, firmó la rescisión del contrato con el Ministerio de Obras Públicas. La cartera que conduce Gabriel Katopodis recién pudo terminar de desactivar esa bomba en el resto de los corredores viales dos meses más tarde. Los PPP se habían vuelto inviables al poco tiempo de nacer y uno de los diez empresarios más ricos de la Argentina debía dar vuelta la página.

 

A casi tres meses de ese momento, Eurnekian cierra un año malo y con pérdidas. No podría ser de otra forma para el dueño de una compañía que opera 52 aeropuertos en siete países y 35 de ellos en la Argentina. Sin embargo, en las últimas semanas, el hijo de inmigrantes armenios que contruyó un imperio desde una pequeña empresa textil levantó varios set point: a la prórroga de la concesión de Aeropuertos Argentina 2000 hasta 2038, formalizada este jueves pero anunciada hace más de un mes, se sumó el cierre del deficitario aeropuerto de El Palomar y el renovado impulso para construir la represa Chihuido I, la única gran obra de infraestructura prevista para 2021, que tiene a Helport a la cabeza del consorcio.

 

Pacto en Olivos. Choque de codos y buenas noticias para Eurnekian.

Mientras Paolo Rocca le pone el lomo a la cruzada contra la presión impositiva y la suba del gasto público y Marcos Galperin acompaña, cada tanto, alguna proclama del grupo de Whatsapp "Nuestra Voz", Eurnekian elige no asumir los reclamos corporativos, aunque pague el sueldo de Javier Milei, una de las principales espadas libertarias de los medios de comunicación y las redes. En cambio, afinó una relación fluida con el gobierno de Alberto Fernández que le rindió frutos en un año complicado.

 

Con apenas dos días de diferencia, dos decisiones oficiales mejoraron las perspectivas de su Corporación América. La primera llegó el martes 15, con una carta del presidente Fernández a la canciller alemana Angela Merkel en la que le ratificó, a pedido de Helport, que la construcción de Chihuido, en Neuquén, “resulta de considerada relevancia para este Estado Nacional”. La represa contará con turbinas de la alemana Voiht Hydro y garantías financieras de la estatal Euler Hermes. La jefa de Estado alemana se había interesado personalmente en el proyecto cuando recibió al Presidente en la primera gira del argentino por Europa. La segunda se rubricó el jueves 17, con el decreto que formalizó la extensión del contrato de Aeropuertos Argentina 2000, que vencía en 2028, por otros diez años.

 

La represa

Eurnekian no terminó bien con el gobierno de Mauricio Macri, sobre todo, por la parálisis de Chihuido, una obra de U$S2.000 millones. En su entorno, recuerdan cada vez que pueden que, en 2018, directivos de Voith viajaron a entrevistarse con Macri, pero al pisar Ezeiza les avisaron que finalmente los recibiría el jefe de Gabinete, Marcos Peña. No ocurrió ni eso: terminó atajándolos Gustavo Lopetegui, uno de los gerentes de Peña, para decirles que el proyecto se cancelaba por el ajuste en la obra pública que el Gobierno llevaba adelante tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Esa noche, la embajada alemana preparaba un cóctel para celebrar junto con el canciller Jorge Faurie, que se canceló a último momento.

 

La relación se recompuso con Fernández. Eurnekian visitó Olivos y la Casa Rosada reiteradas veces. Gestionó con Katopodis la rescisión de los PPP. “Por la crisis de los aeropuertos en el mundo, priorizó pasar esto a pérdida y recuperar las garantías; necesitaba liquidez”, le dijo a Letra P un empresario que conoció esas negociaciones. La extinción se firmó 15 días después de que el Gobierno presentara el proyecto de ley de Presupuesto 2021, con Chihuido como única gran obra estipulada.

 

Eurnekian tramitó la carta que Fernández le envió a Merkel y que terminó de elaborar Obras Públicas. Merkel estaba intranquila por la falta de avances concretos en la represa. Lo dejó saber al enviar un mensaje grabado a la Conferencia Anual Industrial. Si los organizadores esperaban algún mensaje invitando al acuerdo económico y social, la canciller fue al hueso: "Ahora es verdaderamente importante recuperar la confianza de los acreedores internacionales y de los actores del mercado”, dijo.

 

Según trascendió, el Ministerio de Economía definirá a comienzos de enero si convalida la tasa de interés con la que Alemania garantizará el financiamiento del 85% de la obra, que tiene un tope del 6,25%. La cartera de Martín Guzmán quiere que el costo de ese dinero sea algo inferior, en línea con las tasas nominales que la Argentina acordó con los acreedores privados al renegociar la deuda. En el entorno del empresario, dicen que el interés geopolítico de Alemania es tal, que está dispuesta a acercar el 15% del financiamiento restante. Merkel quiere poner un pie en la región en un sector que tiene protagonismo chino.

 

Los aeropuertos

Aeropuertos Argentina 2000 gestiona 35 terminales en la Argentina, pero solo dos son superavitarias: Ezeiza y Aeroparque financian a las otras 33. En abril, la compañía le pidió al Gobierno tener abierto solo un aeropuerto en el área metropolitana, como corredor sanitario, para reducir costos operativos. Con Aeroparque en reformas, la operación se concentró en el Ministro Pistarini. Luego, el Gobierno negoció con la low cost Flybondi para que mudara su único avión a Ezeiza y, luego, al Jorge Newbery.

 

Sin embargo, la pelea de fondo fue la extensión de la concesión de todos los aeropuertos del país hasta 2038. El contrato, renovado en 2017, tenía como fecha límite 2028 y una opción para prorrogarla por otros diez años. Eurnekian dijo que ya realizó todas las inversiones previstas para los próximos años y prometió desembolsar otros U$S2.500 millones hacia adelante. A cambio, se llevó otra década asegurada para mejorar sus deteriorados balances. Como consecuencia, la acción de Corporación América trepó casi 27% en Wall Street en lo que va del mes y moderó la fuerte caída del crítico 2020.

 

La energía

El imperio Eurnekian también comprende inversiones en agroindustria, tecnología y energías. La Compañía General de Combustibles (CGC) participó del Plan Gas IV y se comprometió a aportar 2,4 millones de metros cúbicos diarios a U$S3,46 por millón de BTU. El gas que asegurará es módico en comparación con los 20,9 millones de metros cúbicos al día que inyectará YPF, pero le permitirá al grupo acceder al mercado único y libre de cambios y obtener los dólares para girar dividendos y pagar deudas a partir del segundo año.