GREMIOS

El Gobierno acordó con los estatales una paritaria cargada de futuro

Otro año sin ganarle a la inflación. Aumento de 25% y bono de Navidad, aceitado con pases a planta masivos. ATE firmó junto a UPCN por primera vez desde 2006.

El gobierno nacional acordó este miércoles con los dos gremios estatales un incremento salarial que alcanzará al 25% cuando termine de hacerse efectivo en mayo del año próximo. El aumento, al que se agrega un bono de fin de año y que incorpora hasta fines de 2021 la suma fija de $4.000 otorgada por decreto presidencial en enero último, no les permitirá a los trabajadores ganarle a la inflación, al igual que ocurrió durante todo el gobierno de Mauricio Macri.

 

La negociación dio por cerrada la paritaria 2020 con la firma de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) que conduce Andrés Rodríguez y, por primera vez desde 2006, de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que tiene como secretario general a Hugo "Cachorro" Godoy.

 

El tramo final rubricado este miércoles adicionó al 7 por ciento dispuesto en octubre un incremento de 18% que se hará efectivo en tres cuotas: 4% en febrero, 6% en marzo y 8% en mayo. A esto se suma, un bono de 4.000 pesos para fin de año para los salarios que al 31 de enero pasado registraban un ingreso bruto por debajo de los 60.000 pesos.

 

De esta manera, el impacto de las sumas fijas permitirá que los trabajadores que dentro de las diversas escalas perciben haberes más bajos logren un empate con el alza anual del índice de precios. El resto, con mejores sueldos pero sin las sumas fijas, obtendrá una nueva derrota. El plan de regularización del empleo público que permitirá el pase paulatino a planta permanente para 29.000 trabajadores mediante el sistema ConcursAR 2.0, oficializado por el Gobierno junto a los sindicatos, fue el lubricante indispensable para que los representantes gremiales pudieran pasar un nuevo trago agridulce.

 

Recuperación

Tras una pérdida de poder adquisitivo de los sueldos estatales en relación a la inflación de casi el 40% entre 2015 y 2019, los estatales depositaron en el gobierno del Frente de Todos la esperanza de un repunte. La pandemia, la renegociación de la deuda externa y la herencia de la gestión anterior fueron neutralizando a palazos aquella ilusión. 

 

“Este año, que fue de un enorme esfuerzo fiscal, se garantizaron los puestos de trabajo, el cobro integral del salario y las condiciones laborales que preservan la salud de las y los trabajadores en el contexto de la emergencia sanitaria”, dijo Ana Castellani al anunciar el acuerdo salarial. La secretaria de Gestión y Empleo Público de la Nación eligió así destacar el vaso medio lleno del asunto y puso el énfasis en lo que vendrá.

 

Los estatales lograron un aumento que alcanzará al 25% cuando termine de hacerse efectivo en mayo.

“Para 2021 estamos ofreciendo incrementos por encima de la inflación esperada, iniciando un sendero de recuperación salarial; el próximo año será el año de la recuperación y la propuesta de un 18 por ciento para el primer cuatrimestre va en ese sentido” precisó y subrayó la importancia complementaria del plan de regularización del empleo público.

 

Como adelantó Letra P, el proyecto elaborado por el equipo de  Castellani  se propone el relanzamiento de la carrera dentro de la administración pública y la efectivización de trabajadores con contratos anuales, una demanda histórica de los sindicatos que acusan al Estado de ser el primer precarizador.

 

Los pases se efectuarían por etapas y no implicarán un costo fiscal decisivo para el Estado. Sin embargo, suponen una mejora en las condiciones de laborales de los estatales.

 

Los gremios, también eligieron resaltar el rumbo que consideran provisorio por encima de los logros objetivos. En un comunicado, UPCN destacó que "más de un tecnócrata" creyó que la paritaria podría cerrar "sin mejora alguna" por la difícil coyuntura económica, pero "se logró revertir esa situación, quizás no en los niveles deseados, pero sí en la dirección correcta".

 

Desde ATE, Godoy se expresó en términos similares. "Entendemos que si bien permite a más de la mitad de los trabajadores empatar la inflación queda un parte de los trabajadores por debajo de la inflación, por lo tanto en términos económicos es insuficiente pero, en el contexto actual, y tras el logro fundamental de pasar a 29.000 trabajadores a planta permanente y reubicarlos a otra porción importante recategorizándolos implica las razones por las cuales, después de 15 años y en el marco de un contexto de discusión muy rico, estamos firmando este acuerdo paritario", explicó.

 

"Las y los trabajadores de la administración pública fueron estigmatizados durante años. Nosotros reivindicamos su tarea y buscamos fortalecer la calidad del empleo público", señaló el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, al anunciar el plan de regularización de la carrera estatal. Esa sintonía política habilitó la comprensión de la dirigencia sindical acerca del agujero que provocó la pandemia en las cuentas públicas para avalar un acuerdo paritario que no resultó, ni por asomo, el que imaginaban en los albores de 2020.

 

La apuesta por la recuperación en 2021 es una salida hacia adelante para ambas partes. Como siempre, la política es un arma cargada de futuro. 

 

El acampe de la Policía de Misiones en Posadas. Foto: SomosTélam
De la mano de Javier Milei, el macrismo volvió al INTI para desguazarlo 

También te puede interesar