07|5|2021

Radicales redoblan el PASO: proponen primarias más baratas y tardías

14 de diciembre de 2020

14 de diciembre de 2020

Propone prohibir su suspensión, usar boleta única de papel y correr los comicios de agosto a septiembre. Sus autores buscan sumar el apoyo del Frente de Todos.

El operativo clamor que impulsa un puñado de gobernadores del peronismo para suspender las PASO en 2021 cuenta desde este lunes con un contraproyecto para ratificarlas, prohibir su supresión, abaratarlas, trasladar esos comicios de agosto a septiembre y utilizar una boleta única de papel. La iniciativa fue redactada por la diputada porteña de la UCR Carla Carrizo, cuenta con el apoyo de seis colegas de su bancada y sale al cruce del proyecto de ley que presentó el diputado tucumano del Frente de Todos Pablo Yedlin, con el que propone suspender las primarias el año que viene por razones económicas y sanitarias.

 

Su propuesta buscó introducir en la Cámara baja el planteo que motorizan mandatarios como el tucumano Juan Manzur, el sanjuanino Sergio Uñac o el misionero Oscar Herrera Ahuad. Busca sumar acuerdos multipartidarios para frenar las PASO, aunque el tema no reúne unanimidad ni dentro del oficialismo y tampoco en la oposición. La alianza opositora salió la semana pasada a rechazar un cambio en el cronograma electoral, pero dentro de los cuatro gobernadores de Juntos por el Cambio (JxC) no hay un acuerdo común: el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta se opone, su colega mendocino, el radical Rodolfo Suárez, no se expidió, y sus correligionarios Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) quieren suspenderlas.

 

La propuesta que entró este lunes transita los últimos días de la extensión del período de sesiones ordinarias que estableció el presidente Alberto Fernández mediante un decreto. Está a pocos días del inicio del período de extraordinarias que fue convocada por otra decisión ejecutiva que estableció un temario de 27 textos por tratar. Si la iniciativa no es incluida en un nuevo decreto presidencial que lo amplíe, no podrá ser tratada hasta marzo y hay pocas chances de que reciba un trámite acelerado en los días hábiles que les quedan a las ordinarias. Tal como contó este portal, en la Casa Rosada no hay una posición unificada. 

 

Entre los autores aseguran que “la decisión es ahora” y que no tendría fuerza el año que viene porque vulnera la regla no escrita de cambiar el sistema electoral durante un año de visita a las urnas. Cerca de Carrizo advierten que el proyecto apunta a buscar una salida superadora dentro de la coalición opositora, pero también dentro del Frente de Todos. “Sabemos que el plan de frenar las PASO lo impulsan un grupo de gobernadores, pero no hay una posición unánime en el oficialismo, y menos en sus cuadros más jóvenes”, dijo a Letra P una fuente vinculada al texto que, así como apunta a sumar voluntades dentro de JxC, también espera que sea ponderado por el titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner

 

El operativo clamor que impulsan los gobernadores no cuenta con guiños de la presidencia del PJ, en manos del sanjuanino José Luis Gioja, tampoco del kirchnerismo, donde hay resistencias y dudas de suprimir un régimen electoral pensado por Néstor Kirchner y aplicado por Cristina Fernández al final de su primer mandato. “Una ley electoral no se suspende, porque un derecho no se suspende y por eso lo impulsamos”, aseguró una fuente parlamentaria para confirmar que es la posición común de los cofirmantes, los radicales Dolores Martínez, Emiliano Yacobitti, Ximena García, Lorena Matzen, Gabriela Lena y Miguel Nanni. La mayoría se referencia en el espacio Evolución de la UCR, que es liderado por el senador porteño Martín Lousteau, uno de los principales defensores de las PASO, que llegó a competir por separado en 2017 dentro de JxC por esa posición.

 

Entre sus principales aspectos, el proyecto propone “garantizar la permanencia de las PASO declarándolas no susceptibles de ser suspendidas, para generar certidumbre e institucionalización de las reglas electorales”. También establece realizarlas “el segundo domingo de septiembre”, en lugar de agosto, y “disminuir los topes de gastos de campaña de los partidos políticos y alianzas que no presenten listas alternativas en las primarias de 50% del gasto de las generales al 25%”. Por último, fija que “el orden de los candidatos y las candidatas respete los votos y la paridad de género por lista interna a la hora de la conformación de las listas para la elección general”. 

 

En el oficialismo, todavía no hubo pronunciamientos al respecto. Ante las consultas de Letra P, cerca del titular del interbloque de JxC, Mario Negri, transmitieron su respaldo y el presidente del bloque macrista, Cristian Ritondo, guardó silencio, pero la alianza opositora ya rechazó hace un mes los primeros intentos por cambiar la ley electoral vigente a pesar de las diferencias que hay entre sus gobernadores. “Es preferible mejorar la competitividad de las PASO, quien no compita que no cobre los fondos destinados y que se use boleta única de papel, porque derogarlas o suspenderlas es pasar de guatemala a guatepeor”, aseguró uno de los defensores del texto de Carrizo. Aseguran que la definición suma adherentes en todos los espacios. “No queremos que la única voz de este debate es que las PASO son costosas, es una lectura distorsionada, porque cuando son competitivas hay máxima participación de la ciudadanía”, sostuvo.