07|5|2021

Bajo lobbies cruzados, Fernández demora definición sobre las PASO

10 de noviembre de 2020

10 de noviembre de 2020

Los gobernadores presionan a la Casa Rosada para suspender las primarias. El Ministerio del Interior mantiene el cronograma. Los riesgos de cambiar las reglas.

Cuando quedan menos de dos meses para que inicie el año electoral y mientras un grupo de gobernadores hace fila para pedir por su suspensión, la Casa Rosada alarga la definición de su postura sobre la celebración de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de 2021 y evalúa los riesgos de modificar las reglas del sistema sobre la hora sin tener ninguna solución alternativa.

 

Las miradas no son unánimes. El presidente Alberto Fernández tiene desde hace tiempo sobre su escritorio el pedido de suspensión que dejaron varios gobernadores en conversaciones directas o a través del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del ministro del Interior, Eduardo de Pedro. Es sabido que las primarias les simplifican a las oposiciones la resolución de sus internas y la selección de sus postulantes. A las provincias, el sistema nunca les cayó en gracia y la pandemia y la crisis económica dieron la excusa para pedir su suspensión, al menos por única vez.

 

 

 

Sin embargo, la Casa Rosada tiene dudas. Consultado por Letra P, Cafiero dijo hace dos semanas que el único punto que generaba incertidumbre sobre la celebración de las PASO era la pandemia. En tanto, confirmó que el costo de las elecciones no era el punto a considerar. “Depende de la vacuna y de la distribución de la vacuna”, dijo el jefe de Gabinete.

 

De ser la pandemia el único problema, el punto estaría resuelto, toda vez que el Presidente mismo anunció que el Gobierno ya prepara un enorme despliegue para el operativo de vacunación que se llevaría adelante entre fin de este año y el primer semestre de 2021 si las investigaciones llegaran a buen puerto.

 

 

 

En cuanto a los recursos, el Gobierno ya incluyó en el Presupuesto 2021 una partida de 17 mil millones de pesos destinada al proceso electoral. Más de la mitad, alrededor de 12 mil millones, estará destinada a las primarias, cuya organización es más costosa que las elecciones generales.

 

Despejados los dos planteos de las provincias, el Ministerio del Interior, que tiene a su cargo la Dirección Nacional Electoral (DINE), asegura que la suspensión de las primarias “no está en agenda” y que el cronograma electoral se mantiene como hasta ahora, tal como marca la ley. En efecto, la directora nacional electoral, Diana Quiodo, y la secretaria de Asuntos Políticos, Patricia García Blanco, continúan con las reuniones con los partidos políticos según lo pautado y, en privado, De Pedro ya les hizo saber a diferentes dirigentes que no avala la suspensión. Como publicó este portal, el ministro de comunicó con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para comunicarle la decisión. 

 

 

 

“¿A cuento de qué habría que hacer lo que dicen los gobernadores? No se puede estar cambiando las reglas de juego todo el tiempo”, le dijo a Letra P un dirigente que participa de las conversaciones.

 

 

 

La ley de PASO fue sancionada por el Congreso el 2 de diciembre de 2009, después de cinco meses de debate. El 2 de julio de ese año, Cristina Fernández de Kirchner convocó a los partidos políticos con representación parlamentaria, jueces y juezas de primera instancia con competencia electoral, repersentantes de la Cámara Nacional Electoral, intelectuales, organizaciones de la comunidad y especialistas a debatir sobre la reforma política.

 

La discusión fue conducida por el Ministerio del Interior, por entonces encabezado por Florencio Randazzo, y duró tres meses. El 28 de octubre, el proyecto fue enviado al Congreso, donde tuvo más de cien cambios. Los gobernadores y las gobernadoras tampoco lo celebraron en aquella oportunidad, pero la ley llevó el sello de Cristina y de Néstor Kirchner, que ordenó rápidamente el apoyo. ¿Cristina estaría de acuerdo en que el Presidente avalara la suspensión de la ley que su gobierno construyó, con el consenso de todas las fuerzas políticas?

 

 

 

Cambiar las reglas en pleno año electoral tiene su complejidad. La ley resuelve la selección de candidatos en internas abiertas, pero, también, regula todo lo relativo a las campañas, el financiamiento y la publicidad electoral. Las PASO aportaron, además, una solución al eliminar las listas espejo y las candidaturas múltiples. ¿Cuál es la alternativa para todos esos aspectos que plantean aquellos que piden su suspensión? “Eliminar las primarias ahora puede traer un problema mayor”, advierte un dirigente que trabajó en la reforma de 2010.  

 

Hasta el momento, las opciones no llegaron a la Casa Rosada, donde afirman que el debate está, en todo caso, en manos de Congreso. Por tratarse de una ley electoral, cualquier reforma al régimen deberá votarse en el Senado y en la Cámara de Diputados con mayoría absoluta, por lo que cualquier movimiento requerirá del acuerdo con un sector de la oposición, donde tampoco hay una postura única.