LA GRIETA

El larretismo devuelve el golpe al Gobierno: "Hay falta de ética"

Santilli  cargó contra el Frente de Todos por "politizar" la situación. La Secretaría de DDHH denunció a la cúpula del gobierno porteño por la represión.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta salió a contestarle al de Alberto Fernández tras la denuncia penal por la represión del a Policía de la Ciudad sobre la Avenida 9 de Julio durante la despedida a Diego Armando Maradona. El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, cuestionó la demanda de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y cargó contra el Frente de Todos (FdT) por "politizar la situación".

 

"Definitivamente politiza la situación. Duele que todos los que amamos al fútbol despidamos al ídolo de esta manera, duele que en vez de trabajar en conjunto politicen la situación", sostuvo el funcionario a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad.  En declaraciones radiales, el dirigente del PRO cuestionó la "falta de ética y de valores" de parte de Frederic por "contar parcialmente una conversación" que mantuvieron el pasado jueves mientras se desarrollaba el velorio de Maradona.

 

Santilli remarcó que "por supuesto que se habló" con Nación sobre la posibilidad de que hubiese problemas por la gran cantidad de personas que se esperaba que asistiera a la ceremonia en Casa Rosada. "Problemas puede haber. ¿Nadie suponía que iban a ir los barrabravas?", cuestionó el vicejefe de Gobierno porteño, quien también señaló que "siempre puede terminar mal la cosa cuando pasan estas situaciones".

 

En la ráfaga de versiones, el Presidente apuntó contra Rodríguez Larreta. La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, siguió el mismo camino y negó que la Policía Federal haya impartido la orden de reprimir.

 

Según el reporte de la Ciudad, el saldo de la jornada caótica fue 13 detenidos y 11 policías heridos. Las imágenes de los efectivos de seguridad porteños avanzando sobre quienes hacían la fila para ingresar a despedir al astro del fútbol mundial son elocuentes, pero el gobierno PRO sostiene que actuó bajo acuerdo y pedido del Ministerio de Seguridad de la Nación. El larretismo sostiene que recibió un pedido de "cortar" la fila y que cuando comenzó a desarmar el vallado la situación se desmadró "producto de un grupo de violentos".

 

Federico Otermín y Nicolás Kreplak
En Unidos temen del poder de Maximiliano Pullaro para imponer condiciones en el proceso de reforma constitucional.

También te puede interesar